Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes enero 24, 2022

La Flytilla propalestina aterriza en Israel


Sal Emergui 

elmundo.es

TEL AVIV- El Aeropuerto Internacional de Ben Gurion se ha despertado este jueves con el despliegue de centenares de policias (ya sea guardia fronteriza, de paisano o de la unidad antiterrorista). Muchos israelíes y turistas preguntan si hay alguna alerta de atentado o si la principal puerta de Israel se prepara para la inminente llegada del presidente norteamericano, Barack Obama. Las importantes medidas de seguridad se deben a otro motivo menos dramático que el primero y mucho menos festivo que el segundo. 

Tierra, aire y mar. Tras evitar la infiltración de centenares de palestinos desde la frontera siria y ver como la segunda Flotilla no llega a Gaza, Israel afronta ahora un nuevo reto: La llegada este viernes al Aeropuerto Ben Gurion, cerca de Tel Aviv, de 600 a 1000 activistas propalestinos.  En 50 vuelos de Estados Unidos y varios países europeos (básicamente Francia, Inglaterra y Alemania), aterrizan escalonadamente a partir de esta madrugada con un objetivo declarado. “Por primera vez diremos la verdad a los funcionarios israelíes. Que no vamos a Israel sino a Palestina para manifestarnos de forma pacífica contra la ocupación en Cisjordania”, afirma Michael Rab, activista que llegará desde Londres junto a 20 compañeros de un grupo izquierdista antiisraelí.  

Israel habla de “provocadores, extremistas y anarquistas” temiendo alborotos en la misma terminal en el más que probable caso que muchos vean vetada su entrada. 

Seguridad en el Aeropuerto  Ben Gurion (Reuters)

Al margen de los agentes desplegados, se han movilizado decenas de funcionarios del ministerio de Interior para tramitar posibles expulsiones de los activistas considerados más radicales. En los últimos días, cinco han conseguido entrar mientras otros tres han sido expulsados. Los organizadores definen la operación nacida en las redes sociales como  “Bienvenidos a Palestina”. Para los israelíes, es una flotilla aérea que se suma a la marítima en la campaña internacional de dichos grupos contra su país. 

“Estamos preparados ante cualquier provocación que pueda surgir no sólo en el aeropuerto sino en los lugares donde pretenden participar en manifestaciones ilegales. No permitiremos  que los extremistas monten jaleo y pongan en peligro al resto de personas en la terminal. Actuaremos también sabiendo que su objetivo es propagandístico», cuenta Nisim Mor, jefe de operaciones de la Policía. 

Las autoridades israelíes han enviado a las agencias de vuelo y a varios países unas listas con nombres de miembros de  grupos como el ISM (veterano en manifestaciones contra Israel) para evitar que suban al avión.Todo aquel que está en la lista negra (es decir, con un curriculum de choques con soldados o policías israelíes) tiene todos los números para ser devuelto en el vuelo de vuelta a su país de origen. 

El ministro de Seguridad Interna, Yitzhak Aharonovich, declara que “Israel da la bienvenida a todos los turistas pero los hooligans que vienen a provocar desórdenes serán expulsados de acuerdo a los tratados internacionales”. 

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu añade: “Actuaremos de acuerdo a la Ley internacional. Todos los países tienen el derecho de impedir la entrada de provocadores en sus fronteras. Hay que actuar con determinación y evitando roces innecesarios”.  

Anuncio de la iniciativa propalestina.

Aunque el escenario más previsible es la expulsión de decenas de activistas y algún que otro choque físico, el cóctel puede ser peligroso. Las ganas de enfrentamiento de los activistas (la única forma de salir en los telediarios para reivindicar la causa palestina) y la histeria que ha invadido el Gobierno y organismos de seguridad de Israel no invitan a un apacible fin de semana. En este sentido, los activistas se frotan las manos ya que la reacción israelí les ha dado más publicidad de la soñada. 

Según la agencia palestina  Wafa, 40 grupos proplaestinos enviarán al aeropuerto a casi 1000 militantes de todas las edades. En cualquier caso, un dato a tener en cuenta: Actualmente, hay más de 7000 activistas y voluntarios extranjeros que sirven de motor central en manifestaciones en Jerusalén Este o Cisjordania ya sea contra el muro o contra las colonias.

“Cuando nos pregunten, les diremos que venimos a solidarizarnos con  nuestros amigos palestinos. La única diferencia con anteriores viajes es que diremos la verdad, que nuestro destino no es Jerusalén o Tel Aviv sino Belén o Ramala. Que venimos a manifestarnos contra la ocupación”, asegura la alemana Sophia Deeg, una de las coordinadoras. 

Un funcionario del ministerio israelí de Interior advierte: “Aquellos que, según los organismos de seguridad pueden participar en actos violentos, no entrarán a Israel».

“Menos mal que me voy unos días a Italia. Estos pseudopacifistas tienen más odio a Israel que simpatía a los palestinos. No les veo manifestándose contra las matanzas en Siria, Libia o Irán. Eso sí, hay un exceso de dramatismo en Israel sobre su llegada. No es para tanto pero quizas somos adictos al drama», nos dice Yoske Shushan, con ganas locas de subirse al avión y abandonar la Fortaleza Ben Gurion. 

 
Comentarios

No los dejen entrar!!! Que vayan a manifestarse a Siria. Intolerantes antisemitas imbéciles…Estos sociópatas merecen que los saquen a patadas, no quieren discutir nada, simplemente son agitadores con ganas de destruir.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.