Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes septiembre 27, 2022

De una Primavera Árabe a un Invierno Islamista


Manifestantes Enviados por las Mezquitas

Khaled Abu Toameh

28 de octubre de 2011

http://www.hudson-ny.org/2541/arab-spring-islamist-winter

Los «revolucionarios» que sodomizaron y lincharon al dictador libio Muammar Gaddafi cantaban el famoso grito de batalla islámico «¡Allahu Akbar!» [Allah es Más Grande].

Cuando los líderes de la revolución anunciaron la muerte de Gaddafi en una conferencia de prensa, incluso los periodistas musulmanes seculares comenzaron a cantar «¡Allahu Akbar!»

Unos días más tarde, el líder del Consejo Nacional de Transición de Libia, Mustafa Abdul Jalil, declaró, en un mitin en Bengasi, que su país se convertiría ahora en un estado islámico.

«Como un país musulmán, hemos adoptado la Sharia islámica como la principal fuente del derecho. En consecuencia, cualquier ley que contradiga los principios islámicos de la Sharia islámica es jurídicamente ineficaz».

En esta etapa, todavía no está claro qué versión de la ley islámica tienen previsto hacer cumplir los nuevos gobernantes de Libia.

¿Libia seguirá  el ejemplo de Irán, Sudán y Arabia Saudita, donde los adúlteros son apedreados hasta la muerte y a los ladrones condenados les cortan las manos y los decapitan en la plaza pública?

¿O Libia aprobará una versión más «moderada» del Islam, como es el caso en muchos países árabes e islámicos?

De cualquier manera, lo que está claro, por ahora, es que la Libia post-Gaddafi será cualquier cosa menos un país laico y democrático, sino uno donde no hay lugar para los liberales y moderados.

A aquellos que pensaron que la Primavera Árabe traería moderación y secularismo al mundo árabe, se les viene una gran decepción.

Los resultados de las primeras elecciones libres, celebradas bajo el paraguas de la Primavera Árabe, han llevado a los islamistas al poder en Túnez.

Pero los islamistas que ganaron las elecciones en Túnez ya están siendo acusados ??por sus rivales de ser demasiado «moderados», ya que no aprueban la jihad y el terrorismo contra los «infieles».

¿Qué pasó con todos los jóvenes y carismáticos representantes de Facebook, que les decían a todos que los levantamientos llevarían los valores occidentales y la democracia a los países árabes? Algunos de los partidos laicos que se postularon en las elecciones tunecinas no ganaron, ni siquiera, un escaño en el parlamento.

De lo que muchos observadores occidentales no se han percatado, es que la mayoría de las manifestaciones antigubernamentales que han barrido el mundo árabe, durante los últimos diez meses, a menudo fueron lanzadas desde las mezquitas, tras la oración de los viernes.

Ésto es especialmente cierto con respecto a Egipto, Yemen, Siria y Jordania.

Gracias a la Primavera Árabe, los islamistas, en estos países, están empezando a salir de sus escondites para convertirse en actores legítimos en la escena política.

Que la suerte está echada es fuerte y claro. En una elección libre y democrática, los que llevan la bandera de «el Islam es la solución» obtendrán grandes victorias en la mayoría, si no en todos, los países árabes.

Los palestinos fueron los primeros en experimentar esta nueva tendencia en 2006, cuando Hamas derrotó a la facción secular Fatah, en elecciones parlamentarias libres y justas, celebradas a petición de EE.UU. y la UE.

Los líderes de la Primavera Árabe han fracasado al ofrecerse a sus pueblos como una mejor alternativa que los islamistas. Por lo que concierne a muchos árabes, ésta es una revolución Facebook [faceless] sin rostro que no ha logrado producir nuevos líderes. La Primavera Árabe se está convirtiendo en el invierno islamista.

Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.