Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes septiembre 27, 2022

¿No sería mejor callarse un poco?


Ana Jerozolimski

Semanario hebreo. Uruguay

¿Atacar o no atacar? ¿Es bueno o malo que Israel lance una ofensiva militar contra las instalaciones nucleares de la República Islámica de Irán? ¿Quién tiene que decidir al respecto? ¿El Primer Ministro solo, o con el Ministro de Defensa…escuchando a los jefes de los aparatos de seguridad que apoyen o se opongan…o sin prestarles atención?

De todo esto se habla abiertamente en Israel. Increíble, pero cierto.

Claro….dirán algunos que es bueno que Irán tenga claro que la opción de un ataque existe, que Israel no se queda cruzado de brazos y que no permitirá que el régimen de los Ayatollas tenga la capacidad de tomar por el cuello al mundo todo, al haber adquirido poderío atómico con el que amenazaría y extorsionaría al mundo. Es cierto..Y estimamos que lo sabe hace rato..

El Primer Ministro Benjamín Netanyahu no desperdicia ninguna tribuna y recalca constantemente lo que ya se sabe que es cierto: que un Irán nuclear sería una amenaza existencial para Israel pero de hecho una amenaza para el mundo todo. Especialmente para el mundo libre, el que se rige por valores democráticos y abiertos…pero también para sus vecinos, que no son precisamente grandes democracias, pero que temen a los planes de Irán.

Los problemas con la Autoridad Palestina, las protestas sociales y las tensiones con Egipto, quedarían ridiculizados y reducidos al mínimo ante la gravedad de un posible Irán fundamentalista, con poderío nuclear.

El nerviosismo nacional en Israel al respecto aumentó en los últimos días al publicar el destacado analista político del “Yediot Hajaronot”, Najum Barnea, que Netanyahu y el Ministro de Defensa Ehud Barak ya decidieron que habrá un ataque contra las instalaciones nucleares de Irán. Especialmente preocupante resultó leer que todos los jefes de seguridad- el Comandante en jefe del Ejército, el jefe del Mossad y del Shin Bet-se oponen , pero que aún así lo decidieron. Evidentemente, nadie confirmó nada al respecto y resta confirmar si es una información o una interpretación.

Cabe al respecto una aclaración inmediata: en Israel, no se puede lanzar un ataque contra nadie, porque el Premier y el ministro de Defensa lo decidan solo. No funcionan así las cosas en la democracia israelí. Otra aclaración pertinente es que la oposición de los jefes de seguridad no se debe a que minimicen la gravedad de un Irán nuclear sino a que consideran que la reacción sería demasiado peligrosa, sin que haya certeza ninguna de que el ataque alcanzaría su objetivo, o a que estiman que es imperioso dar más tiempo a Occidente a que aplique sanciones más duras para frenar a Irán, antes de actuar solos.

Mientras tanto, se informó ayer que la Fuerza Aérea israelí acaba de concluir unas maniobras y ejercicios en  una isla italiana, practicando simulación de ataques a larga distancia. También se informó sobre el lanzamiento experimental de un misil de largo alcance. Todo, claro, se junta. Evidentemente, ni la prueba del misil ni las maniobras aéreas se planearon cuando empezó el debate a raíz de la nota del último viernes en el “Yediot Hajaronot”. Pero que eso aportó al nerviosismo general, es indudable.

Y la gran pregunta es si Israel puede vivir con un Irán nuclear, aunque en Teherán nadie apriete el botón. El tema es que es imperioso considerar que atacar las instalaciones nucleares iraníes, no es como el operativo contra el reactor atómico irakí en 1981. Irán, es otra cosa, con un programa bajo tierra y disperso por todo ese enorme país. Habrá que analizar probabilidades de éxito y costo, como en toda gran apuesta.

El problema, cabe recordar, no es simplemente el poderío atómico, sino el que esté en manos del único país del mundo que llama  a destruir a otro, Israel, y cuyos valores tanto difieren de los que defiende el mundo libre.

Y si Occidente no quiere que Israel “enloquezca” y actúe, quizás sería bueno que considere cómo actuar para impedirlo.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.