Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves julio 7, 2022

La UNESCO contra los judíos


El organismo cultural de la ONU parece estar involucrado en una campaña inquisitorial contra Israel

Giulio Meotti

Ynetnews

Publicado: 19.07.11 / Israel News

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) adoptó una decisión llamando a Israel a cesar inmediatamente todos los trabajos arqueológicos en la Ciudad Vieja de Jerusalén. En particular, la UNESCO, una de las agencias de la ONU más importantes e influyentes, atacó la renovación del puente Mughrabi, que une la plaza del Muro Occidental y el Monte del Templo.

La decisión, iniciada y promovida por los estados árabes, fue adoptada por consenso de los miembros occidentales de la comisión. En realidad, el voto es la más reciente iniciativa anti judía lanzada por la oficina de la ONU que se ocupa de promover la cultura, la educación y la ciencia en todo el mundo. De hecho, los barones ladrones de la UNESCO están santificando la actual campaña mundial destinada a liquidar la legitimidad del gobierno israelí.

En 2009, la UNESCO declaró a Jerusalén como «capital de la cultura árabe», trabajando con funcionarios de la Autoridad Palestina y personalidades árabes clave, para protestar contra lo que describió como «la ocupación israelí de la Santa Jerusalén». Otras ciudades a las que se les concedió el título, a lo largo de los años, fueron Argel, Damasco, El Cairo, Túnez, Amman, Beirut y Khartoum.

Los árabes tienen dificultades para representar convincentemente a Israel como usurpador de la tierra, ya que el mundo cree que hay una enorme conexión entre el pueblo de la Biblia y la tierra de la Biblia. La UNESCO está negando esta conexión, presentando la historia judía en Medio Oriente como nada más que una insignificante y breve estancia por parte de arrogantes colonizadores.

La UNESCO parece negar que el pueblo judío ha plantado sus raíces en Israel hace más de 4.000 años, o que 1.000 años antes de Cristo, el Rey David convirtió a Jerusalén en la ciudad judía por excelencia, nunca completamente abandonada, incluso en tiempos de persecución mortal.

La Ciudad de David en Jerusalén, un importante objetivo de la furia anti-judía de la UNESCO, ahora es el sitio arqueológico abierto que suscita más interés en el mundo, con artefactos bíblicos, antiguos cementerios y sellos reales. Allí, la UNESCO utiliza la arqueología para pegarle a Israel y trata a los arqueólogos israelíes como nacionalistas autoritarios.

En los últimos años, la UNESCO incrementó su colaboración con ISESCO, el organismo cultural de la Organización de la Conferencia Islámica. Según la propaganda de ISESCO, la historia bíblica y los templos judíos son sólo ficción, los monumentos judíos son tesoros islámicos robados por los sionistas, y los trabajos arqueológicos israelíes son actos criminales contra los musulmanes.

La ideología de la UNESCO describe a los judíos como nada más que invasores colonizadores, mientras que los musulmanes que invadieron el país y lo devastaron en el siglo VII son, por alguna inexplicable pirueta, los descendientes de los así llamados «cananeos indígenas».

En 2010, la UNESCO decidió que la Tumba de Raquel y la Cueva de los Patriarcas de Hebrón son «mezquitas musulmanas». Los países occidentales no formularon ninguna protesta. La UNESCO nunca mencionó que, además de la famosa bíblica Tumba de los Patriarcas, Hebrón contiene también la tumba del primer juez (Otniel Ben Kenaz), la tumba de los generales y los confidentes de Saúl y David y las tumbas de Ruth y Jesse, la bisabuela y el padre de David. La UNESCO tampoco dijo una palabra sobre el hecho que la tumba de Raquel es unánimemente venerada como el lugar de entierro de una de las grandes mujeres de la Biblia, la esposa de Jacob, la bendita madre judía.

Durante la Segunda Intifada, la UNESCO condenó a Israel por «la destrucción y los daños causados al patrimonio cultural en los territorios palestinos» como «un crimen contra el patrimonio cultural común de la humanidad». Sin embargo, la UNESCO se mantuvo en silencio cuando una turba palestina destruyó la tumba de José, un importante santuario religioso judío, y construyó una mezquita en el lugar.

Tras el estallido de la Segunda Intifada, terroristas palestinos atacaron también la tumba de Raquel y, durante 41 días se les impidió a los judíos visitar el recinto. La UNESCO nunca lo condenó. Recientemente, decenas de tumbas, en el cementerio del Monte de los Olivos en Jerusalén, fueron objeto de vandalismo, el último de una serie de ataques en los más antiguos cementerios del judaísmo, donde judíos han sido enterrados desde tiempos bíblicos. Una vez más, la UNESCO permaneció en silencio.

La UNESCO también «presume» de una larga lista de decisiones para boicotear y aislar al estado judío. El 7 de noviembre de 1974, la UNESCO votó «negar ayuda a Israel en los campos de educación, ciencia y cultura debido a la alteración persistente de Israel de las características históricas de Jerusalén». El 20 de noviembre de 1974, la UNESCO aprobó también excluir a Israel de su grupo regional europeo. Este ostracismo anti judío no fue abandonado hasta 1978, después que Estados Unidos retuvo $40 millones en pagos a la organización en señal de protesta.

La guerra de la UNESCO contra Israel y Occidente continuó y fue tan evidente que, en 1984, EE.UU., el Reino Unido y otros países occidentales abandonaron la organización. En 1989, la UNESCO efectuó la acusación de que «la ocupación israelí de Jerusalén» estaba destruyendo la ciudad santa por medio de «actos de interferencia, destrucción y transformación» (el entonces alcalde de Jerusalén, Teddy Kollek, expresó su «profunda indignación por la actitud de la UNESCO»).

En 1990, la UNESCO atacó lo que describió como los cambios «irreversibles» al patrimonio arquitectónico de Jerusalén, como resultado de la «ocupación» de Israel. Apparatchiks de la UNESCO condenaron la «belleza perdida» de la ciudad. En 1993, el entonces director general de la UNESCO, Federico Mayor, boicoteó una conferencia internacional sobre ciencia en Jerusalén, a pesar de la historia de Israel de brillante ilustración, como el mayor productor de publicaciones científicas y museos por habitante del mundo.

En 1996, la UNESCO organizó un simposio sobre Jerusalén en la sede del organismo en París. Pero ningún grupo judío o israelí fue invitado. Cuando, en 1998, una delegación de la UNESCO visitó Jerusalén, se negó a reunirse con funcionarios israelíes. En el pasado, la UNESCO también ha pedido «sanciones financieras contra Israel» y aprobó cientos de resoluciones criticando las actividades de Israel en Judea y Samaria.

En 2001, la UNESCO promovió el «Documento de Declaración de El Cairo para la Preservación de las Antigüedades de Jerusalén», que falsamente acusaba a Israel de destruir antigüedades islámicas en el Monte del Templo y en la Ciudad Vieja de Jerusalén, en un intento de desviar la atención de los crímenes palestinos contra la arqueología y la historia. Cuando las Naciones Unidas celebraron su 50° aniversario, la UNESCO se negó a hablar de la Shoah en su resolución sobre la Segunda Guerra Mundial, ignorando intencionalmente la solicitud de Israel para incluir una referencia sobre la destrucción del judaísmo europeo.

En una nota final, un reciente informe de la UNESCO sobre ciencia, el médico y teólogo judío Maimónides, está clasificado como un musulmán llamado «Moussa ben Maimoun». Así que el Rambam – por Rabino Moshe Ben Maimon – se ha visto obligado a «convertirse» al Islam por los historiadores revisionistas de la ONU.

Durante la Edad Media, la Inquisición francesa confiscó y quemó los libros de Maimónides. Desde los elegantes bulevares parisinos, los inquisidores de la UNESCO están siguiendo la misma terrible solución de presentar a la historia y a la Tierra Santa «Judenrein».

Giulio Meotti, periodista de Il Foglio, es el autor del libro La Nueva Shoah: La Historia Jamás Contada de las Víctimas del Terrorismo en Israel

http://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-4097506,00.html


Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

Difusión: www.porisrael.org

 
Comentarios

La UNESCO centro Hipócrita adscrito a la ONU, organismo contradictorio ¿ES QUE ACASO RESPALDAN A LAS ORGANIZACIONES TERRORISTAS? o ¿ES QUE ACTUALMENTE ESTÁN INFILTRADOS POR ESTOS GRUPOS AL MARGEN DE LA LEY Y LA DIGNIDAD HUMANA?

podria cambiar el nomb re este supuesto organismo de la «cultura mundial, y llamarse unescoa por arabe y por asco tb porque solo eso da

No se trata de cambiarle el nombre al mismo Carlota, se trata de que el mundo este alerta porque este mensaje antisemita de la unesco tiene una finalidad… Netamente la UNESCO esta siendo seguramente financiada por estos al margen de la ley (TERRORISTAS ARABES) que lo que buscan es dominar al mundo por medio de la violencia

UNESCO???….No sera Mas bien UN-ASCO..osea UNASCO…Lo cual le Describe mejor lo que es esa ¿¿ORGANIZACION??O debo decir; DES-ORGANIZACION.quien esta al frente de dicha ORG ¿SATANZAS? Es el unico con Semejante Sarcasmo y malevola manera de actuar.Lo que hace la UNASCO es pisotear la Historia Y CULTURA de UN PUEBLO que si sabe lo que Es CULTURA CIENCIA Y DEPORTE..osea ISRAEL.Todo esto que hace la UNASCO es una BURLA a La HISTORIA y a la RAZON

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.