Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes mayo 16, 2022

Cuando aliados voluntarios e involuntarios despejan el camino para que se impongan el terror y la muerte


Eleonora Bruzual

18 de enero de 2012

Radio Mambí 710 AM

Circuito Univisión de Miami

RobertSpencerLeer el último artículo de prensa de Robert Spencer ese escritor y analista norteamericano que ha dedicado tiempo y esfuerzos a estudiar el Islam y el terrorismo que de él ha nacido, aterra. Spencer, quien ha publicado nueve libros sobre el tema, dos de ellos best-sellers del New York Times, titula su último artículo de prensa: “Integrismo islámico en Estados Unidos”, donde demuestra como la conspiración yihadista perdura en las mezquitas de allí.

Resalta el acucioso analista como, bajo la administración Obama se ha logrado que sea política gubernamental estadounidense imponer que el Islam no tiene en absoluto, algo que ver con el terrorismo, y el que se ponga a buscar objetivos comunes entre Islam y Terrorismo de la Yihad se le imputará de inmediato como alguien que practica la «islamofobia». Al hacerlo esta persona quedará estigmatizada y podrá ser castigada por la ley. Esto por supuesto estimados oyentes es la mejor patente de corso para ese Irán de siniestros Santones que desaforados buscan la bomba atómica y mientras, cuelgan de grúas a sus enemigos internos, hasta que con ellas –las bombas atómicas- puedan hacer explotar democracias, países y pueblos enteros.

Garantías más que implícitas para que grupos tan aterradores como Hezbolláh y Hamas sigan chantajeando mientras avanzan en su plan de dominar el Mezo Oriente e implantar allí el miedo como lenguaje ideologizante. Lo vemos en Líbano, donde los sanguinarios terroristas de Hezbolláh son un poder tan fuerte o más que el Estado Libanés. Y que decir de Hamas que ya logró chantajear al Rey Abdalá de Jordania, al que forzaron a elegir como Primer Ministro al jurista Awn Jasawneh, un hombre con estrechos vínculos con los Hermanos Musulmanes y por supuesto con los terroristas palestinos de Hamas en particular.

Robert Spencer alerta sobre una serie de nuevas revelaciones que se conocieron esta misma semana y que dan cuenta de un espeluznante conspirador yihadista y su confesión, la que muestra cuan peligrosa para los Estados Unidos y toda la cultura occidental  es la legislación donde sospechar de islamistas y hasta investigarlos es delito, legislación que según el analista  jamás debió adoptarse.

Al respecto del yihadista detenido, informa Robert Spencer que éste es un joven musulmán “que responde al nombre de Abdel Hamid Shehadeh”. Leo en el artículo que les refiero que esta joyita trataba “hace poco de alistarse en el ejército, no por patriotismo sino como parte de un plan para sorprender a los soldados estadounidenses y matarlos en nombre del Islam y la yihad”. Por suerte fue sorprendido, y echó el cuento completo… Dice el articulista que la confesión a los detectives es precisa, que dejó a las claras la existencia de una red yihadista “de proporciones colosales que debería acabar con el autoengaño políticamente correcto del enfoque de las fuerzas del orden sobre el problema del terrorismo yihadista en Estados Unidos”…

Es para aterrarse mis queridos oyentes… Pero mejor les relato textual lo que sigue denunciando Robert Spencer: “Shedaheh proporcionó al FBI suficiente información para llenar un auto de 22 folios que es tan incriminatorio para él a nivel personal que su defensa intenta que no sea tenido en cuenta como prueba. A aquellos cuyos nombres también facilita por supuesto les gustaría sin duda que fuera desestimado como prueba. Según el New York Daily News, Shehadeh es «una fuente de información». Entre los conspiradores cuyo nombre facilitó se encuentran «unos profesores del salafismo islámico ortodoxo de Brooklyn» y musulmanes «que pronuncian discursos yihadistas en mezquitas o diatribas en salas de chat de los Estados Unidos”.

Mucho más denuncia Robert Spencer… Pero más grave que sus denuncias resulta no saber si el gobierno de Barack Obama tomará responsablemente la realidad que se vive en esa nación donde los activistas del fundamentalismo islámico mienten descaradamente cuando aseguran que absolutamente todos los musulmanes que viven allí aceptan felizmente las libertades y el pluralismo constitucionales, y que cualquiera que insinúe lo contrario es «un islamófobo» virulento…

Realmente que no importa hacia donde vea, yo siento que las democracias y nuestra propia civilización judeocristiana están amenazadas por los cultores del odio, que cada vez logran que aliados voluntarios o involuntarios le despejen el camino hacía el Imperio del terror y la muerte.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.