Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles agosto 10, 2022

Un viaje a la información que no se tiene


Dori Lustron

Dori-Lustron

Pensé que marzo seria un mes tranquilo. Me tome vacaciones por 12 días en mi querida Mendoza de adolescente y el resto del mes iría a Buenos Aires a hacer hasbará. Estuve con mi familia, amigos, personalidades y lectores. Volví a lugares recordados y a veces no reconocidos por los cambios. Necesitaba después de un tiempo este descanso de la hasbará. Fui al cementerio a dejarles unas piedritas de Israel a mis tres muertos queridos, mi papá, mi mamá y mi abuela, que siempre me apoyaron en todas mis actividades y el único regalo que les podía hacer eran piedras de esta Tierra Bendita.

¿Por qué cuento esto? Porque quisiera compartir con mis lectores no solo las emociones por Israel sino las de mi vida personal. No soy una computadora sino una mujer como cualquiera que es parte de este mundo en conflicto. Mi marido dice que soy «pintoresca», por mis despistes y dispersiones. El humor es parte de mi vida. No podría vivir sin humor y eso ayudó a superar muchas cosas duras que me han tocado vivir. Por supuesto, siempre están las críticas por mi egocentrismo, pero aquel que esté libre de ego que tire la primera piedra dijo un judío muy famoso y que revolucionó al mundo. El decía algo parecido, pecados tenemos todos…Y ego también. Justamente, a ese judío también nos lo quieren quitar diciendo que era palestino. Sabemos que estos árabes de hoy, llamados palestinos, tienen una historia muy corta, a partir de 1964 con el nacimiento de la OLP. Les llevamos por delante miles de años de historia y ellos necesitan inventar una. Y, ¿Qué mejor que sacársela a los judíos? Somos tan tontos e inútiles que en cien años hemos levantado, en unos pocos km. de arena y pantanos, una potencia llena de Premios Nobel y altas tecnologías. Pero aun así, nuestra ayuda humanitaria, nuestra humanidad, llega a todo el que la necesita. Me honro cuando Israel manda ayuda a países carenciados. O cuando aquellos países que siempre nos agredieron hoy necesitan de Israel

El descanso se acabó cuando llegue a Buenos Aires. Mi amiga, Martha Wolff me esperó, como siempre, y me mimó en su casa. Entrevistas con los jóvenes, charlas, conferencias o como quieran llamarles. La idea era esclarecer lo máximo posible con palabras claras y sin pelos en la lengua. Gracias a Di-s no los tengo. Y me tocó esclarecer sobre la primavera árabe, su mentalidad, el Islam y los sectores que luchan entre ellos, los teocráticos fanatizados y los seculares mal llamados moderados, el yihadismo, el terrorismo de Hizballah, Hamas, la Yihad Islami y otros grupos financiados por Irán. Irán, palabra mágica y recurrente, y la preocupación sincera de la gente. Me tocó hablar de ellos y de nuestros países vecinos con tantos problemas de movilización y de la inseguridad que tenemos al respecto. Y hablé también de la tan mentada Hermandad Musulmana, sus orígenes y los problemas que existen con ellos desde su fundación en 1928. Esto no es nuevo sino que se viene gestando desde los predecesores. La historia es larga y la información, mucha.

También hablé de aquello que no salía publicado: los 278 misiles que cayeron en el Sur de Israel mientras yo estaba allá. Esperaron que me fuera… por lo que mi hipertensión no voló a las nubes al sonido de la sirena. Fue muy duro esta vuelta. No salió NADA publicado salvo un periodista argentino que vive en Israel que ya empezó a competir con Slutzky, en Clarín. Le echan las culpas a los «tituleros» o sean los que manejan los titulares, para sacarse el peso de encima. Yo diría que si me cambiaran mi discurso no solo haría una aclaración a los lectores sino diría públicamente que eso yo no lo escribí y me iría de allí, no sin antes dar un buen portazo, para que piensen, con fundamento, que los judíos somos unos maleducados pero no cobardes. Se terminaron los judíos silentes. Ahora, nos toca elevar la voz y no hay que callar. Ya callaron muchos millones y terminaron en las cámaras de gas. Tenemos un país y un ejército que nos defiende. Resistimos boicots a científicos pero no dicen que muchos de esos científicos con sus descubrimientos han salvado miles de vidas en el mundo entero. Son los idiotas útiles de siempre que quieren cobrar notoriedad a causa de los judíos.

Y así, coseché largos abrazos de la gente, fotos y palabras cálidas que me nutrieron de afecto por lo que hago. En todas las charlas, la gente se acercó a darme las gracias, inmerecidas, porque lo que hago es una cuestión de amor, pasión y compromiso con mi país y con mi pueblo. Y cuál no sería mi alegría, de hoy, al saber que Bnei B’rith, con lo recaudado en mi conferencia pudo comprar una heladera que necesitaba la Casa Cuna para preservar los medicamentos en la sección de Oncología.

 ¡Bravo por ellos!

Ser útil a otros seres humanos es una tarea importante. Dicen nuestros sabios que salvar una vida es salvar al mundo. Todos los actos solidarios que se puedan hacer se «deben» hacer. Para eso estamos.

Israel es un país solidario por excelencia. Hemos pasado todo lo inimaginable, pero hemos sobrevivido y acá estamos dando batalla, superándonos más que nunca y en pie.

Con guerra psicológica, con amenazas de borrarnos del mapa, con todo tipo de problemas internos, con la brecha social, con políticos corruptos que están en la cárcel porque acá la ley se cumple, con derechas, izquierdas, ortodoxos, laicos… Todos hacen a Israel y nosotros tenemos un Gran País digno de ser cuidado y vivido.

Que nadie diga que no hay hasbará. Israel no la hace pero la hacemos nosotros, el ejército de Porisrael en Internet: publicando en una página muy bien confeccionada por WEBstationONE desde San Diego, California, difundiendo, reenviando, mandando cartas de lectores, discutiendo en los foros de los diarios, por Facebook, por Twitter, por la cadena de hasbará, por Radio Sefarad, por youtube.com/porisrael. No miremos lo que NO hace el gobierno. Miremos lo que hacemos cada uno de nosotros y aportemos lo que podamos. Gracias, a todos los que hicieron posible que yo pudiera hablar y tomar contacto con la gente. Uno a uno sumamos miles. Porque… Para una hasbará efectiva

JUNTOS SOMOS MÁS

Jag Pesaj Kasher Vesameaj

AM ISRAEL JAI!

Fuente y Difusion: www.porisrael.org

 
Comentarios

Muy bueno Dori. FELICITACIONES!!!!!

Julio Espinoza Vega

Hay una mayoría silenciosa que admira y quiere imitar a los judíos. Saludos, JEV

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.