Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| lunes mayo 27, 2024

La mayoría no son refugiados, son títeres


Clifford D. May

10 de mayo de 2012 –

Scripps Howard News Service

refugiados-palestinosDespués de la Segunda Guerra Mundial, los británicos se retiraron de India, que se dividiría en dos naciones independientes. Una tendría una mayoría hindú, la otra una mayoría musulmana. Más de 7 millones de musulmanes se trasladaron al territorio que se convirtió en Pakistán. Un número similar de hindúes y sikhs se trasladaron a India. Hoy en día, no queda ni un refugiado.

Después de la Segunda Guerra Mundial, los británicos se retiraron de Palestina, que iba a ser dividida en dos naciones independientes. Una tendría una mayoría judía, y la otra una mayoría musulmana. Alrededor de 750.000 musulmanes abandonaron los territorios que se convirtieron en Israel. Un número similar de judíos abandonó tierras árabes/musulmanas. Hoy ninguno de los judíos sigue siendo un refugiado. Pero todavía hay refugiados palestinos – de hecho, su número creció rápidamente a casi 5 millones. ¿Cómo es eso posible?

A través de dos mecanismos: un refugiado, por definición, vive en suelo extranjero, pero para los palestinos la definición se ha modificado de manera que un palestino desplazado, dentro de territorio palestino, también recibe el estatus de refugiado. En segundo lugar, la organización internacional responsable del reasentamiento de refugiados, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (UNHCR), fue excluida desde el principio. Fue creada una nueva organización, exclusivamente para los palestinos: la Agencia de las Naciones Unidas de Socorro y Obras Públicas (UNRWA). En 1950, UNRWA definió al refugiado como alguien que había «perdido su hogar y sus medios de vida», durante la guerra lanzada por los países árabes/musulmanes en respuesta a la declaración de estado independiente de Israel. Quince años más tarde, UNRWA decidió – en contra de las objeciones de Estados Unidos – incluir como refugiados a los hijos, nietos y bisnietos de aquellos que abandonaron Israel. Y, en 1982, UNRWA amplió aún más esa condición para todas las generaciones posteriores de descendientes – para siempre.

Bajo las reglas de UNRWA, incluso si el descendiente de un refugiado palestino se ha convertido en ciudadano de otro Estado, sigue siendo un refugiado. Por ejemplo, de los 2 millones de refugiados registrados en Jordania, todos menos 167.000 tienen la ciudadanía jordana. (De hecho, aproximadamente el 80 por ciento de la población de Jordania es palestina – no es sorprendente ya que Jordania ocupa más de tres cuartas partes de la zona históricamente conocida como Palestina). Al adoptar tal política, UNRWA está violando flagrantemente la Convención de 1951 sobre el Estatus de Refugiado, que establece claramente que una persona dejará de ser considerada un refugiado si ha «adquirido una nueva nacionalidad y disfruta de la protección del país de su nueva nacionalidad».

Pero el plan de UNRWA es continuar haciendo crecer – en lugar de reducir – la población palestina refugiada, ad infinitum. Según las proyecciones de ACNUR, para 2030, la lista de refugiados de UNRWA llegará a 8,5 millones. Para 2060 habrá veinticinco veces el número registrado por UNRWA en 1950 – a pesar de que ninguno de los que realmente abandonaron Israel es probable que todavía respire.

Todo el mundo entiende qué significaría que a todos estos refugiados, realmente, se les conceda un «derecho al retorno» a Israel. «Sobre el número de refugiados, es ilógico pedirle a Israel que permita el ingreso de cinco millones, o incluso de un millón», dijo el presidente palestino, Mahmoud Abbas, el 24 de marzo de 2009. «Eso significaría el fin de Israel».

Pero, por supuesto, ese es el objetivo: Los descendientes de las personas desplazadas, hace más de 60 años – cuando la primera oferta de lo que hemos dado en llamar una «solución de dos estados» fue rechazada – están siendo utilizados como títeres para evitar una solución de dos estados, ahora o en el futuro. Aumentando el número de refugiados, manteniendo esa población en la pobreza, la dependencia y la ira, comprendiendo que el «derecho de retorno» será exigido por parte de algunos líderes palestinos, UNRWA está ayudando a los extremistas a impedir la paz y continuar librando una guerra de aniquilación contra Israel. Esta política contra la paz está siendo financiada, en gran parte, por los estadounidenses: Siempre hemos sido el mayor donante de UNRWA, aportando aproximadamente $4,4 mil millones desde 1950.

Algunos miembros del Congreso han comprendido lo que pasa y planean hacer algo al respecto. El senador Mark Kirk (R-Il) está trabajando en una enmienda a la ley de Asignaciones del Estado para Operaciones Exteriores del año fiscal 2013 que, por primera vez, establecería como política de EE.UU. que solamente un refugiado palestino puede ser clasificado como refugiado palestino – no un hijo, nieto o bisnieto, y no alguien que se ha reasentado y adquirido la ciudadanía en otro país. La enmienda Kirk requeriría que el Secretario de Estado informe al Congreso sobre cuántos palestinos, atendidos por UNRWA, se ajustan a la definición tradicional de refugiado.

El Representante Howard Berman (D-CA), miembro de alto nivel en el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, también está considerando opciones legislativas en respuesta a estos problemas. Por lo menos, estos enfoques asegurarían que los descendientes de refugiados sean listados – con desusada claridad – como «descendientes de los refugiados».

Todavía podría tener derecho a recibir «servicios» de UNRWA pero como «ciudadanos de la Autoridad Palestina», que podrían aspirar a convertirse en ciudadanos de un estado palestino -, siempre y cuando los palestinos lleguen a la conclusión que el establecimiento de un estado palestino vale lo que cuesta: renunciar al sueño de destruir al estado judío. Muy pocos palestinos están en ese punto. Si el Congreso puede frenar a UNRWA, se avanzaría mucho en esa dirección.

Clifford D. May es el presidente de la Fundación para la Defensa de las Democracias, una institución política enfocada a la seguridad nacional y política exterior

 

http://www.defenddemocracy.org/media-hit/the-real-palestinian-refugee-problem/

Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

Att. en ingles: TEU

Difusión: www.porisrael.org

 
Comentarios

Es racional y justo. Pero sabemos que la racionalidad no es una facultad apreciada por el islamismo.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.