Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes julio 4, 2022

Natalidad judeo-árabe desafía teoría convencional


25 Octubre 2012

Andrea Daskal

Israelenlinea.com
demografia_400_266
La mayoría judía al oeste del río Jordán está asegurada y se beneficia de un giro contrario a la teoría convencional, que una vez más está desconectada de la realidad.

En 2012, la demografía judía de Israel continúa el crecimiento de los últimos 17 años, mientras que la demografía musulmana, al oeste del río Jordán y en todo Oriente Medio, se adapta contínuamente a los estándares occidentales.

De acuerdo con un estudio llevado a cabo el pasado junio por el Population Reference Bureau (PRB) de Washington, el 72% de las mujeres casadas palestinas en Cisjordania de entre 15 y 49 años, prefieren evitar el embarazo; igualmente un 78% en Marruecos, 69% en Egipto y Libia, 68% en Siria, 63% en Irak y 61% en Yemen. El estudio del PRB mantiene que «un creciente número de mujeres utiliza anticonceptivos, ya que los servicios de planificación familiar se extendieron en gran medida en la región árabe. 

La caída sin precedentes del nivel de fertilidad en el mundo musulmán fue documentada en junio de este año por el Dr. Nicholas Eberstadt, demógrafo del Instituto American Enterprise, y de Apoorva Shah, del Instituto Hoover. 

De acuerdo a Eberstadt y Shah, «A lo largo de la comunidad mundial musulmana, los niveles de fertilidad están disminuyendo dramáticamente. Según datos de la División de Poblaciones de la ONU, 48 países y territorios de mayoría musulmana fueron testigos de una caída en niveles de fertilidad durante las últimas tres décadas. El decenso proporcional en fertilidad en áreas mayormente musulmanas era mayor en comparación con la del mundo en su totalidad durante ese mismo período, o para las regiones menos desarrolladas en su totalidad. Seis de las diez mayores bajas absolutas en fertilidad para un período de dos décadas jamás registrados en la era de la postguerra ocurrieron en países mayormente musulmanes. Cuatro de los diez mayores descensos en niveles de fertilidad registrados en un período de 20 años tuvieron lugar en el mundo árabe. Ninguna otra región del mundo – ni en el dinámico sur y este de Asia – se acercan a estos números, mostrando así que la marcada reducción en niveles de fertilidad que ahora se evidencian a través del mundo musulmán es uno de los más importantes acontecimientos demográficos de nuestra era».

Los acontecimientos claves que llevaron a un descenso drástico en niveles de fertilidad árabe en Oriente Medio, incluyendo Cisjordania, fueron la modernidad y sus derivados: urbanización – 70% población rural árabe en Cisjordania en 1967 y 75% urbana en 2012 -, crecimiento de niveles de educación y empleo para mujeres, récord en tasas altas de divorcios, mayor edad de matrimonio, aumento de planificación familiar, rápida reducción de embarazos de adolescentes y emigración, entre otros.

La Autoridad Palestina (AP) aumentó deliberadamente el número actual de la población árabe en Cisjordania (1.65 millón) por un millón desde la llegada a Israel de un millón de nuevos inmigrantes de los países de la ex Unión Soviética. Por lo tanto, en contraste con los estándares demográficos aceptados internacionalmente, la AP cuenta a unos 400,000 residentes en el extranjero – que viven fuera de su país durante más de un año – como residentes de facto. Además, unos 300,000 árabes de Jerusalén, que poseen identificación israelí, son contados doblemente como israelíes (por Israel) y como palestinos (por la AP). El número de nacimientos es reportado en exceso; el número de defuciones reportadas es menor al real y la emigración es ignorada.

En 2012, el nivel de fertilidad judía de Israel – tres nacimientos por mujer – es un patrón creciente y una buena señal para la economía y seguridad nacional del país, excediendo al de cualquier otro estado musulmán de Oriente Medio, incluyendo Yemen, Irak y Cisjordania, cuyos niveles de fertilidad también descienden. 
La tasa de fertilidad de Irán, Arabia Saudita y los Estados del Golfo es de 1,8 partos por mujer; 2,5 en Siria; 2,9 en Egipto y 1,8 en los países de norte de África. La tasa promedio de una madre judía nacida en Israel ya excedió los 3 partos. 

En 2012, los nacimientos judíos incrementaron al 77% el total de nacimientos de Israel, comparado con el  69% en 1969. Mientras que la tasa de fertilidad de los judíos ultraortodoxos se redujo debido a la creciente integración al mundo laboral y al ejército. La tasa de fertilidad entre los judíos seculares creció de forma significativa.

Desde 2001 se registró un descenso en el número de emigrantes judíos, y el número de judíos expatriados que regresan al país aumento. 

El informe del PRB determina que la actual población judía en el área combinada de Israel y Cisjordania, 66%, crecerá a 80% en 2035 si los gobiernos israelíes reconocen la presente oportunidad de aliá. Por lo menos 500.000 nuevos inmigrantes de la ex Unión Soviética, Francia, Gran Bretaña, Argentina y EE.UU podrían llegar a Israel durante los próximos cinco años, tomando en cuenta los indicadores económicos del Estado judío, la intensificación del antisemitismo europeo, la penetración islámica en Europa y el crecimiento de la educación judía-sionista.

En conclusión: La investigación del PRB determina que la teoría de que los judíos en Israel están condenados a convertirse en una minoría entre el río Jordán y el Mediterráneo no es ni dramáticamente errada ni exageradamente engañosa.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.