Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles mayo 22, 2024

Las Mujeres en las Fuerzas de Defensa de Israel: ¿Es lógico aspirar a igualdad absoluta?


Del rango de  Coronel hacia arriba hay aproximadamente 30 mujeres. Hay 25 Coroneles, cuatro  con rango de Brigadier General y  una  General

El 92% de las profesiones que existen Tzahal, están abiertas también a las mujeres. Los cargos aún cerrados totalmente son los de combate de infantería propiamente dicho, como paracaidistas, Golani, Givati, o sea unidades en las que es muy probable un enfrentamiento directo, cara a cara, con el enemigo.

Lo que está viviendo Tzahal hace años en forma progresiva en cuanto al servicio de las mujeres, es una verdadera revolución. La pregunta es si acaso podrá hablarse de éxito absoluto únicamente cuando haya plena igualdad en cuanto a posibilidades de servicio de las mujeres soldadas. ¿Es lógico que la haya? ¿Acaso hay que aspirar a ello?

Para analizar el tema y conocer los diferentes matices de la situación, conversamos con la Teniente Coronel Limor Shabtai (37), la Sub Asesora del Comandante en Jefe del Ejército Tte. Gral.Beni Gantz para el tema de la mujer, quien explica que inclusive a nivel estructural , el que exista su oficina en lugar de lo que era hasta hace algunos años el Cuerpo Femenino de Tzahal (en hebreo-Jeil Nashim), ya es un gran paso adelante.

Esta oficial, casada y madre de tres hijas de 2 años y medio, 7 y 11, está feliz con el camino que eligió.

P: Limor, se habla hoy de un gran avance en la lucha por la igualdad de oportunidades a las mujeres soldadas .Es un proceso de larga data…

R: Así es. Las mujeres sirven en Tzahal desde la creación del Estado en 1948 . Estaban hasta en posiciones de combate, pero cuando volvía la calma, se las veía siempre en puestos como enfermeras. Con el tiempo se comprendió que hay que aprovechar mejor la capacidad de las mujeres. La verdad es que las cosas empezaron a cambiar primero por una necesidad de tropas, pero las mujeres supimos canalizarlo en la dirección correcta. O sea que  originalmente es cierto que el cambio no comenzó por un deseo de garantizar mayor igualdad, pero enseguida pudimos aprovecharlo en este sentido, y se avanzó mucho.

Debo recordar que en todo esto hay, entre otras cosas, una limitación legal. La Ley fundamental del Servicio militar obligatorio determina que los hombres harán servicio de 36 meses, las mujeres de 24 y también limita las profesiones en las que pueden desempeñarse las mujeres. Recordemos que esta ley fue promulgada en 1948,al establecerse el Estado, en los tiempos de Ben Gurion. La percepción era que que el servicio  de la mujer debe ser corto, porque la sociedad se estaba formando y era importante que la mujer pueda dedicar tiempo a formar familias. Hoy, claro, estamos en otro momento.

P: Pero esa ley fue cambiando..


R: Así es. Se la enmendó  y se agregaron profesiones, cargos, que las mujeres pueden desempeñar. Pero cada uno es una enmienda a la ley, que puede llevar entre un mes y un año..y el Ministro de Defensa tiene que aprobar personalmente cada una de ellas.

Esta enmienda permite pues la igualdad, pero eso significa que las chicas que van a los puestos de combate o a otros puestos que antes estaban cerrados-como investigadora en la Policía militar- deben también hacer servicio igual que los varones  o sea tres años, no dos. Y además, no se puede imponer a nadie ir a esos cargos ya que es voluntario. Hoy hay mujeres en cursos de pilotos, en la guardia Karakal en la frontera con Egipto, instructoras de artillería, una gran variedad.

P: Suena bien eso de lugar por la igualdad pero…¿es imprescindible llegar a la igualdad absoluta?


R: No. El tema no es numérico. Queremos plena igualdad de oportunidades, no en números. Hay diferencias que son irrelevantes y otras que sí son relevantes. Decir que las mujeres no pueden ser pilotos, es hablar de una diferencia irrelevante. Pero ver, por ejemplo, que el cuerpo de la mujer está estructurado distinto que el del hombre y que mientras la fuerza principal en el hombre está en los hombros, en la mujer la parte fuerte es la zona de la cadera, es otra cosa. Eso ha sido demostrado en investigaciones científicas.

En base a algo así, hemos adaptado por ejemplo chalecos anti balas protectores, que son muy pesados, al cuerpo de la mujer, y eso les facilita enormemente  porque el peso está en la parte indicada para ellas. Antes de esa adaptación, teníamos muchas soldadas mujeres con serios problemas traumatológicos por el peso mal llevado.

P: Mencionaba el tema numérico…y justamente quisiera preguntar por qué, si hay más mujeres que hombres en la sociedad, las mujeres son sólo el 30% de Tzahal.


R: La diferencia deriva del hecho que hay diferentes sectores de la población femenina, que no van al ejército, como por ejemplo las chicas religiosas, aunque eso va cambiando. Mientras entre los varones, los religiosos van al ejército e inclusive entre los ultraortodoxos hay quienes van, eso no sucede entre las jóvenes mujeres ultraortodoxas y sólo en parte entre las otras religiosas.

P: De fondo hay también un tema cultural, social ¿no es así?


R: Claro, al parecer hay todo tipo de concepciones en base a las cuales crecimos, según las que la mujer es la principal encargada de criar a los hijos, estará más en la casa, mientras que el hombre tiene otro enfoque.El cambio debe ser también a nivel conceptual.

Te cuento una anécdota. Una vecina mía, que es médica, me contó que cuando llevó a su hija al jardín de infantes, vio que estaban jugando dos niños: el varón era el médico y la niña era la enfermera. Y ella es médica…en esa misma clase, tres de las madres son médicas. Pero hay algo conceptual de fondo..Al parecer hay modelos sociales en base a los que se crece.

P: ¿O sea que aún hay que explicar a los hombres, a la sociedad en general, de qué son capaces las mujeres?


R: Claro, pero no sólo en el ejército..En la sociedad misma hay todavía mucho que explicar. No hay suficiente conciencia respecto a la fuerza de la mujer. En una unidad de combate que visitamos recientemente, las mujeres soldadas dijeron que hacen todo igual que los soldados menos la guardia en las estaciones en las que todos los efectivos de la base esperan transporte, automóviles que los lleven. Así decidió el comandante de la base, aunque varones y mujeres tienen la misma preparación en cuanto a guardias  y cómo lidiar con armas si tienen que usarlas. Hablamos con él y vimos que su intención era facilitar, aliviar, no discriminar…aunque de hecho, las mujeres pueden hacer ese trabajo igual que los varones. La motivación fue un poco como sobreprotegerlas.

P: Y parte del tema viene de las propias mujeres…


R: Por supuesto…jovencitas que a veces sienten que algo determinado “no es” para ellas…Hay mucho todavía por cambiar, pero se hace mucho. Hay escuelas, liceos en Israel en los que se estudia género y eso es una gran cosa. Recordemos que hay otro tema de fondo: el ejército, como institución, tiene un espíritu y aureola masculinos. Pero nosotras vamos abriendo la puerta cada vez un poco más. Y el enfoque no es imponerse en forma amenazante sino que nos den la oportunidad de demostrar de qué somos capaces.

P: El 92% de las profesiones, de los puestos, están abiertos a mujeres, pero sólo el 4% de los puestos de combate están ocupados por mujeres..O sea que muchas chicas soldadas, no quieren ir a ese tipo de cargos..


R: Recordemos que hay muchas otras profesiones que ahora están abiertas a mujeres, que no tienen nada que ver con el tema de combate. Por ejemplo, cosas tecnológicas. La imagen generalizada es que las mujeres van más para el lado humano y los hombres más por lo científico…Nosotras trabajamos mucho ya en secundaria a través de diferentes asociaciones civiles, para alentar a las jovencitas a que se enrolen en profesiones tecnológicas. En grandes cantidades van a temas humanos, a veces a biología…pero muchas a sicología y sociología…Me imagino que si se le pregunta a un padre qué quisiera que haga su hija, su ambición no será que logre desarrollar un misil…Es que el tema cuando se habla de cosas abiertas hoy a las mujeres no es sólo que pueda usar tales o cuales armas sino también que pueda estar en la parte del cerebro tecnológico que las desarrolla…

P: O sea que falta conciencia entre las propias chicas acerca de las cosas que pueden hacer…


R: Exactamente.

P: En los últimos años, siempre que se habla de la apertura del ejército  ante las mujeres, para que hagan cosas que antes no podían hacer, se habla de la unidad “Caracal”, que monta guardia más que nada en la frontera con Egipto… y que recientemente ha tenido inclusive que lidiar con una situación de combate cuando terroristas trataron de infiltrarse. Una chica de esa unidad fue condecorada hace muy poco por la valentía que tuvo al reaccionar rápidamente, matar a un terrorista y salvar así varias vidas..Pero la pregunta es si le parece que debería haber otros ejemplos, no de combate, que dejen en claro esa apertura que hay ahora a mucha mayor igualdad..


R: Ante todo creo que la apertura a unidades de combate sí es un ejemplo claro del cambio y no hay que dejarlo de lado. Y el ejemplo de la chica condecorada es muy fuerte, y seguramente podrá alentar a otras a reclutarse también a puestos así.Lo que esa joven soldada hizo, demostró que era la persona indicada en el momento indicado  y el tema de género aquí fue irrelevante.

EL DESEO DE APORTAR


P: Limor, usted podría destacarse también en la vida civil…¿Por qué optó por carrera militar? Estudió Criminología, es una persona preparada ¿Por qué eligió este marco militar?

R: Creo que más que nada por algo de valores, por la forma en que crecí. Mi padre sirvió durante 30 años en la Policía. Siempre nos educó a amar nuestra tierra, nuestra patria, y a aportar al país. Para mí, el servicio  militar nunca fue una carga con la que hay que cumplir y ya está, sino algo en lo que tenía claro que quiero aportar lo más posible. Yo salí a curso de oficiales por ideología. No quería ejercer influencia sobre cien soldados sino sobre mil…Para mí esto nunca fue simplemente un trabajo sino algo mucho más allá. Y te diré que cuando era Vice comandante de la cárcel, sabía que podía dar ejemplo a otras mujeres, que sepan y vean que se puede, también con familia y siendo madre, hacer un buen servicio militar.

P: Pero seguramente requiere adaptarse a una dinámica de vida muy especial…Como madre, no es sobreentendido que se puede hacer..


R: Es cierto. Mis hijas tienen ahora 11, 7 y dos años y medio. Mi cargo actual es relativamente cómodo así que en general a las 17.30 ó 18.00 ya estoy en casa, aunque claro está que hay días más largos. También hay días en los que tengo que salir de casa mucho más temprano de lo normal, así que no puedo organizar todo con las niñas de mañana ni llevarlas a clase…y lo tiene que hacer mi esposo.

Yo siento que doy un ejemplo muy importante a mis hijas. La mayor, de 11, vio en lo de una amiga una filmación sobre jóvenes que  deciden no  ir al ejército y ella me comentó que no entiende cómo alguien puede pensar que ella actuaría de otra forma. Su duda es si ser piloto u oficial de marina, pero que va a aportar, seguro.

En casa se da  un ejemplo. Mi esposo sigue yendo al servicio de reserva y me apoya a mí en lo mío, sabe cuán importante es para mí el ejército. Y en casa, él sabe hacer de todo para preparar a las niñas—Menos hacer grandes comidas, sabe todo.Eso también es cuestión de igualdad..

COMPARANDO CON OTROS EJÉRCITOS DEL MUNDO


P: ¿Cómo compararía a las Fuerzas de Defensa de Israel con otros ejércitos del mundo, en lo que se refiere al servicio de la mujer?


R: Ante todo, hay sólo dos países en el mundo en el que las mujeres hacen servicio militar obligatorio por ley. Uno es Israel y el otro, no estoy seguro, creo que es Chad, en África. En el resto de los ejércitos, las mujeres decidieron enrolarse  así como podrían haber ido a trabajar en otra cosa. Y esto nos obliga a cosas con las que en otros ejércitos no se sienten tan comprometidos.

Por ejemplo, han venido a reunirse aquí conmigo en distintas oportunidades, representantes de distintos marcos militares de Estados Unidos, la Navy, el Corps, de todo. Entiendo que tienen representantes del asesor especial para el tema de la mujer, pero la mitad de ellos son hombres. Yo no lo puedo entender. Si una soldada norteamericana es violada ¿Acaso se va a sentir cómoda de ir a contar al respecto a un hombre? Acá, todos los enlaces son mujeres, salvo en el batallón de soldados ultraortodoxos, donde de todos modos hay solamente soldados hombres.

Realmente creo que nuestra situación es mucho mejor que la de otros ejércitos, ante todo, por la concepción de fondo, por la cual llamamos también a las mujeres a prestar servicio, hay otra igualdad de oportunidades.

Y MIRANDO HACIA EL FUTURO…

P: Para terminar…como oficial, como madre, como ciudadana de Israel  ¿cómo ve el futuro del país cuando sus hijas tengan edad de ir a hacer su servicio militar obligatorio?


R: Yo suelo decir que quiero hacer que el ejército sea mejor, para cuando mis hijas entren a sus filas. Pero sinceramente considero que Tzahal es un lugar digno, que respeta a sus efectivos. Claro que siempre hay excepciones y problemas, fenómenos de todo tipo. Como en toda sociedad humana, también en una organización tan grande, la más grande de Israel, hay problemas y cosas que están mal, pero siento que realmente Tzahal es un buen lugar, que respeta a la mujer y sus capacidades. Hay mucho todavía por recorrer hasta que mis hijas estén en edad de hacer el servicio militar y entren al ejército, a un lugar mejor todavía que ahora. Y me refiero realmente al aprovechamiento de sus propias capacidades y talentos, no por el tema del género sino de lo que valen.

P: ¿Y cómo ve el futuro en lo que se refiere a temas de guerra y paz…al Israel en el que ellas, sus hijas, crecerán?


R : No sabría decirlo, pero ya he comprendido que Tzahal deberá existir por mucho tiempo más. Creo que la sociedad israelí debe ser fuerte. Están pasando cosas buenas, como el reclutamiento gradual de los ultraortodoxos y la entrada de jovencitas religiosas al servicio, y eso es muy importante para la sociedad. Es interesante. Si analizo la situación en forma realista, me cuesta ver a Israel sin ejército..Somos como un pequeño charco rodeado de un mar de enemigos y por eso siento que es importante aportar .Y siento que lo estoy haciendo.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.