Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes febrero 7, 2023

Rabino Angel Kreiman: “La Presidenta Argentina Está Matando De Nuevo A Mi Esposa”


Kreiman nos recibió en su casa y nos dio la oportunidad, durante varias horas, de escuchar un  apasionante testimonio  sobre sus años como Rabino  en Chile, en los tiempos de Salvador Allende y el General Augusto Pinochet,  su lucha por los derechos humanos y las vida que logró salvar arriesgando la suya propia, así como acerca de lo que parece ser el eje de su existencia: el diálogo judeo-católico. Sobre todo esto, iremos publicando por separado otras partes de la entrevista. Las asiduas menciones de sus hijas, yernos y nietos, son parte integral del diálogo.Pero todo lleva, de una forma u otra, a la AMIA. 

P: Rabino ¿cómo se siente usted con las noticias que llegan estos días de Buenos Aires?

R: Le puedo decir que la  actitud de la Presidenta argentina no me merece ningún tipo de respeto. Vemos  cómo por razones políticas, de conveniencia política,  se han involucrado en una causa equivocada. Esta señora nos ha engañado. Y el Canciller argentino le está dando la espalda a su origen. Estoy muy decepcionado. Para mí fue muy duro el asesinato de mi mujer.

P: ¿Qué recuerda de aquella dura mañana de la bomba?

Le diré  ante todo que nos fuimos de Chile a Buenos Aires porque a la AMIA le había parecido tan excelente  el “invento” de mi esposa en Chile, el PASSI (Programa de Asistencia Social Israelita), con la Bolsa de Trabajo,  que la llevaron a Buenos Aires para que fuera Directora de la Bolsa de Trabajo. Ella la hizo, la armó, con Norma Leu.

P: Y que ayuda no sólo a gente de la colectividad.

R: Los que tienen que dar trabajo son empresas judías, pero entre los que pedían el trabajo había muchos no judíos. Mi señora, de bendita memoria, nunca preguntó a nadie si era judío, católico, protestante,  musulmán, no creyente ..El día que hablé con mi señora diez minutos antes de la bomba, el 9 de Av de aquel lunes 18 de julio de 1994, a las 9.30 de la mañana, me dijo: “No me llames más durante el día porque hay 54 personas en la fila esperando para pedir trabajo”. De esas 54, a lo mejor 10 eran judíos. Pero nunca se les preguntó.

P: Y la explosión fue el comienzo de una nueva etapa en la pesadilla…

R: A raíz del asesinato, tuve que vivir duras situaciones que nunca olvidaré. Estuve durante ocho días entrando en la morgue de la calle Viamonte para reconocer pedazos. Era una morgue donde se podía poner  quizás cinco cuerpos, y había pedazos de 85. Gracias a Dios, la mayor parte del cuerpo de mi señora, el tronco, estaba reconocible, y pudimos tener el 25 de julio un entierro digno. El Rav Ben Hamu, Rabino Jefe de Argentina, tuvo que conseguir autorización de Israel para que las bolsas de pedazos, donde  quizás había muchísimos de no judíos, fuesen enterrados en Tablada en fosa común. Estamos hablando de algo siniestro.

P:  ¿Qué secuelas le dejó la tragedia?

R: Le cuento que yo había vivido en Chile desde que me ordené en el Seminario Rabínico de Buenos Aires. Tiempo después del atentado, volví a Chile.  Estaba en la ciudad de  Temuco en el sur cuando fue el terremoto de hace tres años. Cuando empezó todo a temblar, yo-que estaba tan acostumbrado a eso de vivir tantos años en Chile-, me aferré a la cama y recé la plegaria judía “Shmá Israel”. Se movía todo el hotel en el que estaba, se caía todo….hasta que los que estaban en la pieza al lado mío, que eran argentinos que no entendían de temblores, empiezan a gritar : “¡Una bomba, una bomba, una bomba!”.  Salgo en calzoncillos a la calle y el conserje del hotel me dice “¿Adónde va rabino?”, a lo que yo le contesté: “Voy aquí hasta la AMIA porque parece que otra vez le tiraron una bomba a mi señora”.P: Dura regresión..R: Y no era la primera regresión que yo hice. Había hecho regresiones pero más cercanas a la fecha. Seis meses después del 18 de julio del 94  , después de Rosh Hashaná, fui a Corrientes y Pasteur, a la sede del Keren Kayemet a buscar un “lúaj” y ahí también me pasó. Fui hasta la AMIA, .y el policía me preguntó adónde voy. Dije “voy a buscar a mi señora porque a esta hora sale de trabajar”. Estaban los escombros…yo no los veía. Como la Susy no salió por supuesto, me fui a Viamonte donde hay un mercadito de  productos kasher donde mi señora compraba siempre y le pregunté a una señora sefaradí que estaba allí “¿No vino mi señora?” .Me sentó, me dio agua y empezó a gritar “el rav está loco, el rav está loco”….. Pero después del terremoto, hace tres años, la regresión fue muy dura. Y ahí yo ya sabía que lo que quería era venirme a vivir a Ierushalaim, que para mí, es como el cielo.

P: Rabino, usted recuerda así a su esposa…¿Y qué siente entonces sobre el significado del acuerdo que Argentina firmó con Irán?

 R: Yo siento que lo que está haciendo la Presidenta argentina es como matar de nuevo a mi esposa. Lo que está haciendo esta mujer es quemarlo todo. Me ha terminado de matar todo el recuerdo que yo podía tener de la Argentina. Yo suponía que quienes mataron a mi mujer y a las otras 84 víctimas, iban a pagar por ello. Aclaro que yo no hago de esto un monopolio mío ni un monopolio judío. 

P: Claro..si entre  los 85 muertos, hubo numerosos no judíos…

R: Por supuesto. Cuando fui una vez a invitar al Cardenal Bergoglio para que firme una declaración sobre la AMIA, fui con la mamá de un chiquito que murió a los 5 años,  que lo único que quería era conocer el Subte. Era gente muy humilde que vivía muy afuera. El tenía que ir todos los lunes al Hospital de Clínicas a hacer una terapia y la mamá le dijo que si quiere  conocer el subte, el próximo lunes 18 de julio, se va a tener que levantar bien temprano , van a ir a una estación del subte y de ahí van a caminar cuatro cuadras hasta el hospital. Pero cuando pasaron ese lunes de  mañana por la AMIA, la bomba le arrancó al chico de las manos, que murió, y a ella le quedó todo el brazo derecho con esquirlas. Y ella le mostró al Cardenal lo que le había pasado…Entonces, lo de la AMIA, no es un monopolio judío. Y con esta actitud de Cristina, de Timerman-que duele mucho más porque si ella tiene intereses políticos que no se puede comprender…es una cosa, pero que alguien traicione a su propio origen, a su propia familia y esté asociándose con el enemigo…¿A quién se le puede ocurrir que se va a encontrar a los responsables, asociándose a los responsables? No entra en la lógica más simplista y más grotesca. Estamos asociándonos al enemigo. ¿A quién le voy a creer?

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.