Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes septiembre 27, 2022

Unión Europea: designen a Hezbollah como organización terrorista, Ahora!


Magnus Norell

The Washington Institute

Times of Israel
22 de febrero, 2013
HEZBOLLAH
Hezbollah permanece confiado que, Alemania y Francia, alejarán a la Unión Europea de la designación, y este sentido de complacencia puede llevar a más ataques terroristas.

De manera  oficial: luego de siete meses de investigación,  el gobierno búlgaro anunció que Hezbollah fue el responsable del ataque al autobús en la ciudad costera de Burgas, en julio de 2012, que dejó a cinco turistas israelíes y al conductor búlgaro muertos. El ataque demuestra, una vez más, la voluntad de Hezbollah para llevar a cabo sus operaciones terroristas en Europa y, gráficamente, que no duda en poner en peligro a los ciudadanos de la Unión Europea en  búsqueda de sus objetivos. Más  aun:  la investigación reveló  el alcance de las activades de Hezbollah en territorio europeo en la planificacion de otros ataques.

En julio pasado, un libanés con ciudadanía sueca fue arrestado en Chipre por  llevar a cabo, supuestamente,  labor de supervisión para Hezbollah. Admitió  ser miembro de la organización y, hoy, lo están juzgando  en Limassol. Previamente, Hezbollah y sus auspiciantes iraníes estaban conectados con ataques a principios de los noventa contra la comunidad judía en Argentina y, más recientemente, hubo un intento de asesinato del embajador de Arabia Saudita en EEUU, en Washington DC en 2011, así como un ataque fallido en Tailandia.

Un par de semanas atrás, fui llamado como testigo experto al juicio de Limassol y- a juzgar por la evidencia- más allá de toda duda,  la operación en Chipre fue otro ejemplo del preparativo de Hezbollah para otro ataque terrorista en suelo europeo. Sin embargo, a continuación del ataque en Burgas y el juicio en Chipre, la Unión Europease rehusa a designar a Hezbollah como organización terrorista, a pesar de la propia fuerza policial de Europa, la EUROPOL, que pone a Hezbollah en su base de datos como “entidad terrorista” y el grupo usa el territorio de la Unión Europea para sus actividades de financiamiento y recolección de fondos.  
En 2004, Holanda ubicó a las alas militar y política de Hezbollah en la lista de terrorismo, mientras que el Reino Unido designó,  como terrorista, al brazo militar, la Organización de Jihad islámica. Bulgaria parece probable que siga su ejemplo. Los peso pesado de la Unión Europea, Alemania y Francia en particular, se oponen al movimiento sobre la base de que creará inestabilidad dentro de Líbano en lo que es una región volátil. De mayor preocupación, es que  creen que, la organización ha “suavizó” su enfoque a través de un compromiso político.

El argumento que las actividades sociales y políticas de Hezbollah nieguen la justificación de designarlo como organización terrorista es bastante engañoso. No sin decir que, ningún partido político o movimiento social, debería necesitar un ala armada, de manera que ¿por qué ellos sí? En el caso de Hezbollah, esas actividades “filantrópicas”  refuerzan su rol como organización de frente de línea combatiendo a sus enemigos, en el país y el exterior. En Líbano, cuatro miembros de Hezbollah fueron acusados, por la corte apoyada por Naciones Unidas, del asesinato del ex premier libanés Rafik Hariri en 2005.
Contrario a algunos argumentos, que sugieren que designar a Hezbollah pondría en peligro la estabilidad política de Líbano, hacerlo, podría sostenerse, facilitaría a las verdaderas fuerzas democráticas en el país luchar, a brazo partido, con este movimiento e ir de alguna manera colocando  allí un sistema político “normalizado”.

Hezbollah surgió como consecuencia de la invasión de Israel a Libano, en 1982. Fue  destinada a detener ataques orquestados por la OLP y sus aliados libaneses. En su manifiesto (1985), Hezbollah declaró que uno de sus principales objetivos era la destrucción del Estado de Israel. Esa meta  nunca se modificó  y varios líderes de Hezbollah, durante años, lo reiteraron (incluyéndolo en conversaciones que el autor tuvo con representantes de Hezbollah).

Desde la retirada de Israel (mayo,  2000 del sur de Líbano, Hezbollah buscó un desarrollo militar a escala sin precedentes. Luego de su guerra con Israel  (julio, 2006), reaprovisionó su arsenal con misiles y hardware militar, equiparable al de cualquier mediano país europeo. Eso incluye almacenamiento de cohetes y misiles portátiles anti-aéreos. Esas  provisiones de armas escondidas tienen el potencial de desestabilizar toda la región.

A pesar de una cantidad de resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, incluyendo la 1559 y 1701 de UNSCR, que llamó  a los grupos a desarmarse, Hezbollah continúa siendo aprovisionado con armas de origen iraní. De acuerdo con Ray Takeyh, miembro senior del Middle Eastern Studies en el Consejo de Relaciones Exteriores, Irán provee, casi, $ 100 millones por año en ayuda financiera a Hezbollah.

En las últimas semanas y meses vimos evidencia de la estrecha cooperación entre Hezbollah y el régimen de Assad en Damasco, con numerosos informes que muestran a combatientes de Hezbollah tomando parte en la masacre del régimen de su propio pueblo. En octubre pasado, The Times of London informó que, al menos 1500 combatientes de Hezbollah, estaban apoyando el régimen de Assad formando una milicia.

Para Hezbollah, la caída de Assad sería un golpe severo para mantener su presencia dominante  dentro de Líbano y su gobierno y disminuye su libertad de movimiento al transportar armas y materiales desde Irán, el real titiritero de este conflicto.      

Desde el comienzo, Hezbollah estuvo involucrado en actividades terroristas. Lo que cambió,  en las últimas décadas,  es que la organización incrementó  sus actividades criminales y terroristas en el exterior. De acuerdo con un informe, recientemente publicado por el Dr. Matthew Levitt- jefe del Programa Stein sobre Contraterrorismo e Inteligencia en el Washington Institute for Near East Policy- entre mayo y julio de 2012, funcionarios de Hezbollah, en estrecha cooperación con la Fuerza Qods, brazo internacional de las Guardias Revolucionarias de Irán, intentaron más de 20 operativos terroristas en el exterior.

Hezbollah sigue confiando en que, con el apoyo de Alemania y Francia, la Unión Europea no designará al grupo. De manera crítica, es este el sentido de complacencia que permitiría planear futuros ataques.

Ahora es tiempo para la acción y el liderazgo político de la Unión Europea necesita tomar la iniciativa y designar a Hezbollah como organización terrorista.

Att> CIDIPAL

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.