Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes febrero 7, 2023

“En Idish Suena Mejor”, Segunda parte


P: Java, para alegría de los que dominan el idioma y frustración de quienes no, todos oímos desde siempre esa frase que asegura que “en idish suena mejor”…¿Es así? La referencia es por ejemplo al hecho que es un idioma muy colorido…¿Verdad?

R: Sin duda, es muy jugoso.

P: ¿Y cómo explicaría usted ese fenómeno en español, a lectores entre los cuales seguramente hay muchos que no saben idish?

R: Ante todo, te diré que además de eso que “en idish suena mejor” hay gente que dice que el idish es imposible de traducir. Pero yo creo que un buen traductor sí lo puede hacer. Basta con ver cómo tradujo el escritor argentino Eliahu Toker los proverbios que eligió publicar. Excelente.

Ahora, quien habla idish siente que es algo especial. Creo que es cierto, aunque también el ladino y otras lenguas judías tienen particularidades muy singulares. Es muy difícil explicar por qué el idish tiene ese carácter  tan especial que nosotros sentimos. Creo que una de las explicaciones pasa por el hecho que el idish, como el pueblo que lo habló, siempre fue migrante y así tuvo contacto con muchísimos idiomas.

Primero, Alemania, luego Francia, Checoslovaquia, el norte de Italia. Al norte de Italia llegaron judíos de Alemania a los que habían acusado de envenenar los pozos de agua provocando la peste negra y fueron expulsados. Durante 200 años, viviendo en el norte de Italia, siguieron hablando idish y publicando los libros más hermosos de aquella época. Tuvieron contacto allí por supuesto con el italiano, con el judeo italiano de los judíos que habían llegado de otros lugares y con el judeo español de los judíos que habían llegado de la península Ibérica.

Después llegó la inmigración a Europa oriental, por lo cual el idish tuvo contacto con el polaco, ruso, bielorruso, ucraniano..Todos esos idiomas con sus características y elementos diversos, fueron adoptados y adaptados a la vez. Muy pocos idiomas pasan esos procesos. Sabemos que todos los idiomas tienen palabras del latín, elementos del griego, pero lo que le ha pasado al idish es muy singular.

Además, el parlante es consciente de eso y sabe jugar, sabe  planear su frase según sus necesidades y la fuerza de los elementos que pone.

P: Como parte de este proceso ¿El idish tiene alguna influencia del español?

R: En el idish del siglo XVI y XVII había muchas palabras internacionales  que llegaron al idish por el alemán o el polaco, por ejemplo. Pero en nuestros días hay un idish  especial de Latinoamérica.

P: ¿Me puede dar algún ejemplo?

R: “Er ot se jubilirt”—o sea “se jubila”…

P: Genial…

R: Esto, a pesar de que la palabra “jubileo” es una palabra hebrea que viene de “jubileo”, en hebreo “iovel”…está en la Biblia…

P: Mi papá decía “arreglirn”… y siempre nos causaba gracia…

R: Claro…Todos los latinoamericanos hacen estas cosas. Te cuento algo lindo ya que mencionamos este punto. Vino aquí un señor que era el jefe de la Municipalidad de Beer Sheba, Eliahu Nawi…

P: El legendario alcalde,…

R: Así es. Y dijo de nosotros, los judíos ashkenazim que vinimos de Latinoamérica , que somos “ashkefardim”, medio ashkenazí y medio sefaradíes..

P: Me gusta la combinación..

R: Yo creo que es cierto. Mira…hay por ejemplo un idish palestinense, que se hablaba en Palestina. Era de la gente que vino a morir acá y luego a vivir acá. Tenían palabras en ladino dentro del idish. Hay un chiste de un estudiante que llegó a Jerusalem a comienzos del siglo XX y estaba buscando una casa. Habló con una señora ashkenazí que le dijo “ij ob a díre mit a kuzíne” o sea tengo una casa con una “kuzine”..El joven estaba contento que iba a conocer una chica, pero ella le estaba diciendo que tenía casa con cocina..

P: Y eso que ahí la intención no era necesariamente hacer reir…pero el idish lo logra igual…Java, mencionábamos esto de que en idish “suena mejor”..Creo que en las “maldiciones” es especialmente evidente ¿No? ¿Tiene algún ejemplo colorido para que compartamos con los lectores?

R: La verdad es que me dediqué un poco  a las maldiciones y bendiciones en idish. Si tú analizas lo que se dice, creo que no es realmente una maldición sino un chiste, algo que se dice para hacer reír y no para amenazar al prójimo. Las ideas son tan fantásticas…Te voy a dar algunos ejemplos: “que te tragues un paraguas y que se te abra en el estómago”.

P: ¡Qué ocurrencia!

R: O “que empeñes tu cabeza y pierdas el recibo”.

P: Fabuloso…¿Cómo se dice en idish?

R: “Zos far mashkenen dem kop um farlirn dos kvitl”. Luego hay algunas maldiciones extraordinarias que comienzan como bendiciones…con la gracia que cuando estás muy contento porque te bendijeron, recibes el golpe. Como por ejemplo “que tengas un almacén perfectamente surtido con todo, lo que vengan a comprar que no lo tengas y que lo que tengas no lo vengan a comprar”. Una variante dice “que tengas una farmacia, la mejor del mundo, y que nadie se enferme”. Y una que me encanta dice “que se te caigan todos los dientes pero que quede uno para que te duela”.

P: No sé cuál sería la forma ideal de transmitir la risa en el papel…Java, sólo un pueblo con mucho sentido del humor puede desarrollar un idioma así ¿Verdad?

R: Dicen que sólo un pueblo que sufre mucho tiene que desarrollar un humor de este tipo…

P: ¿Le parece que un “sabra” de hoy puede no captar la dimensión plena del idish? Quizás hay que tener cierta mentalidad relacionada a la vida en la diáspora para captar del todo la esencia del idish….

R: Creo que para captar bien el idish hay que aprenderlo pero además, leer mucho. Alguien dijo que para traducir del idish, hay que saber muchos idiomas más: alemán, francés, ruso, polaco y otros. Y eso también atrae a mucha gente. Pero respondiéndote a tu pregunta te diré que mis alumnos de hoy muchos de ellos hablan un idish extraordinario. Y son todos sabras, o sea nacidos en Israel. Y les encanta hablar. Muchas veces cuando yo me dirijo a ellos en hebreo, me contestan en idish. Hay parejas que han decidido hablar en sus casas en idish y por lo tanto hay niños no religiosos que saben idish. Sabemos que muchos de los religiosos ese es el idioma que hablan en su hogar, pero que lo hablen familias completamente laicas, es algo muy especial.

P: ¿Cómo lo explica?

R: Tienen una motivación  muy grande, un amor muy fuerte por el idish y su cultura y por lo tanto un deseo muy grande de transmitirlo a sus hijos.

P: Mi papá, de bendita memoria, entrevistó hace muchos años a Itzjak Bashevis Singer, que escribía por cierto en idish, y le deseó que reciba el Premio Nobel de Literatura. Bashevis más o menos se rió y dijo “joven, nunca lo recibirá un escritor que escribe en idish”…Poco tiempo después lo recibió. ¿Hay hoy en día muchos prolíficos o buenos escritores en idish?

R: Desgraciadamente no, ni en Israel ni en ninguna otra parte del mundo. Hay pocos. Hay algunos excelentes escritores en Israel, pero el gran poeta Abraham Sutzkever-uno de los grandes poetas del siglo XX y no sólo en idish- falleció hace tres años .Fue prolífico hasta su último día. Tenemos otros más, pero no se escribe en idish tanto como antes.

P: Y si no se escribe ¿El idioma está destinado a morir? ¿O es demasiado categórico decirlo algo así?

R: Es demasiado categórico. Bashevis Singer dijo al recibir el Premio Nobel  que “hace 500 años estamos diciendo que el idish está moribundo”..y no se ha muerto..Es muy difícil que un idioma desaparezca. Dicen que cada día desaparezca de la Tierra….Además hay gente joven que escribe en idish aunque como ya dije antes, no mucho y no son muchos.

P: Usted mencionó antes un poco al pasar a los religiosos –ashkenazíes por cierto- que hablan idish en la casa. Y yo le quería preguntar si cree que eso sucede porque quieren preservar el hebreo como lengua sagrada..o por otra cosa, relacionada por cierto también al tema del reconocimiento del Estado de Israel y todo lo que deriva de ello..

R: Uno de los excelentes Doctorados que yo he dirigido se dedica a la lengua de la lengua de los más ultraortodoxos en Jerusalem y Bnei Brak. En primer lugar, los números son mucho menores de lo que habíamos pensado. Sabemos que hoy la mayoría habla también hebreo. Uno de los grandes reconocimientos de este Doctorado es que  la  autora,  la Doctora Dalit Berman Asulin, descubrió que estos grupos son una ciudad trilingüe, que hablan idish, “lashon kodesh” o sea la lengua santa y hablan el hebreo israelí. El hebreo israelí es para ellos la lengua baja, la lengua del sionismo, la lengua falsa. Cuando hablan entre sí, hablan en idish. Cuando hablan de algo santo, importante, religioso, cultural, hablan en “lashon hakodesh”, que es el hebreo como se hablaba antes pero con la pronunciación ashkenazí. Y es solamente para cosas importantes, sublimes. Puede ser para eulogías, discursos especiales.

Lo que pasa es que como ya saben hebreo no siempre buscan una palabra en idish para nombrar algo que existe hoy en el Estado de Israel.  O sea, pueden decir por ejemplo: “ij bin gueven un kupat jolim un ij ob guemajt bdikot dam” o sea “fui a la kupat jolim (la policlínica) y me hice análisis de sangre”.

P: Lo mismo que hacen los árabes, que mezclan palabras en hebreo…

R: Exactamente, el mismo fenómeno  de los árabes israelíes que hablan hebreo y árabe y cuando hablan en árabe mezclan palabras en hebreo. Y les pasa a los heimish en Estados Unidos que cada vez mezclan más palabras en inglés.

P: No podemos  terminar esta entrevista sin mencionar la fenomenal obra de traducción que usted ha hecho, a la que dedicó muchos años…del idish al hebreo…

R: Así es. Traduje el diario de Glikl , que en idish significa “fortuna”. Nació en Hamburgo en 1645 y murió en Metz en 1724 , o sea que vivió muchos años..En aquella época morir a esa edad era morir anciana…Su libro lo conocí durante mis estudios ya que se publicó a fines del siglo XIX y era  parte de la lectura obligatoria. Y me impresionó muchísimo por ser una mujer del siglo XVII. Esta señora , a los 12 años la comprometieron, a los 14 años la casaron y a los 15 tuvo su primer hijo, el primero de 14, dos de los cuales murieron , uno muy poco después de nacer y la otra fue una niña de tres años.  En esa época la estadística era completamente opuesta. Una familia podía 14 hijos y que le queden vivos dos.

La lectura de su detallado diario es apasionante, por la dedicación con la que ella escribía cada detalle, lo cual nos permite hoy conocer aspectos de la vida judía de una familia de buena posición en el siglo XVI en Alemania. Nos permite realmente transportarnos a aquellos años.

P: Java, yo le agradezco enormemente por su tiempo. Ha sido un gusto conocerla y aprender de usted.

R: Gracias a tí por todo esto, de todo corazón.

Difusión: PorIsrael.org

 
Comentarios

gracias por el libro GLIKL – LO RECOMENDE-

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.