Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| sábado abril 13, 2024

Discurso de Simón Peres, 18 de Junio de 2013


peres90

A continuación, les brindamos para vuestra lectura y deleite, el discurso del Presidente de Israel, Simón Peres, en la apertura de la “Conferencia del Presidente” que se realiza ya hace varios años en Jerusalén, que este año coincidió con los festejos de sus 90 años de edad.

Miles de personalidades de todo el mundo: actores, escritores, políticos,  académicos, Sharone Stone, Barbara Streisand, Robert de Niro, Bill Clinton, Tony Blair, entre otros,  han llegado a celebrar el nonagésimo aniversario de este gran hombre, soñador y visionario, ético, humano, premio Nobel de la Paz, que vivió de cerca toda la historia de este estado, y fue parte de su creación.

Los dejamos con el emocionante discurso que dio en el día de ayer, 18 de junio de 2013 en Binianei Ha Umá, en Jerusalén:

Estoy realmente emocionado, ver esta noche tantos amigos, muchos de ellos han estado a mi lado, y yo estuve junto a ellos. Juntos hicimos unlargo camino y emocionante.

Yo sé que han venido aquí a Jerusalén, de todas partes delmundo, y desde diferentes puntos del país, para hacer tributo a mí, a nuestro pueblo al Estado de Israel y para el “tikun olam”, para tener  un mundo mejor. Muchas Gracias.  

(…) loscapítulos de mi vida acompañan la historia de la creación y la construcción del Estado de Israel, se me dio el gran honor de servir para este Estado, de participar en la construcción de su fuerza, de perseguir la paz, que es el pilar de nuestras almas.

Las décadas en la que soy un hombre público, me enseñaron una moraleja central: para servir fielmente a tu pueblo, tienes que adherirte a ti unabrújula ética, cuyos principios sean claros y precisos. Cuando llega la noche, hay que resumir los errores del día; cuando nace el sol, no hay que olvidar lo que soñamos durante la noche.

Aprendí que el sueño, es el principio de un mañana mejor. Esta es también la esencia del congreso que abrimos esta noche: convertir el sueño sobre el mañana en un programa para hoy.

De mi mamá Sara aprendí a amar a los libros, de mi padre Itzjak, aprendí a honrar el trabajo duro.

Mis padres creían que tanto la ignorancia como la vagancia, son pecados.

De Sonia, el amor de mi vida, aprendí el significado del amor. En sus ojos, un profundo amor, carente de amor propio, ella era toda amor al prójimo.  

(…)

Envidiaba de Sonia su fuerza e inmunidad, su modestia. Juntos, con mucho amor, construimos nuestro tesoro compartido, tres hijos, ocho nietos y tres bisnietos. ( Para suerte de ellos, heredaron los genes de ella, no los míos).

Amigos, el camino de mi vida es el largo camino  que va desde Vishneva, lugar donde nací, a Israel, lugar en el que viví como una persona joven y llena de sueños. Es el camino que se encuentra entre mi abuelo y David Ben Gurión, dos personalidades que me impregnaron el sello más profundo hasta hoy día.   

Mi abuelo tan querido, el Rab. Tzví Meltzer, hombre de la Ieshivá “Slabodka”, fue asesinado por los nazis. Él me enseñaba “guemará” durante el día, y Tolstoi por las noches. El diseñó mi vida, cuando yo fui niño.  

Por otro lado, David Ben Gurión, el fundador del Estado deIsrael, de los judíos más grandes que he conocido. Él me enseñó la centralidad de la visión en el diseño de la realidad. Él siempre decía: la consideración ética es la consideración más inteligente de las consideraciones humanas. Él me enseñó que no hay cosa más responsable que tomar riesgos hoy, para obtener una oportunidad para el mañana. Su inteligencia política, firmeza corajuda, su capacidad para tomar decisiones difíciles, enfrentarse a ellas como una piedra, configuraron una realidad que parecía imposible de lograr, y que cambiaron las bases del pueblo judío.

Queridos amigos, en mi niñez, Israel era más leyenda que realidad. Ella surgió de un sueño, nació, y hoy es más grande que el sueño que fue.

Desde el caos del Holocausto, nos levantamos hacia las colinas, que están por encima de los límites que la historia conoció. No fue  de la noche ala mañana, fue un largo y pesado camino lleno de sangre. Tuvimos que pasar siete guerras y nos enfrentamos a todas. Gracias al heroísmo de nuestros hijos e hijas, de nuestros soldados de Tzahal, y gracias a los padres que los educaron.

Juntamos diásporas de todos los extremos del mundo, y nos conformamos en un pueblo. Construimos una democracia vigorosa y una sociedad de múltiples matices. Construimos a Israel como centro mundial de alta tecnología, ciencia y creatividad. De una poco noble tierra, creamos oasis inspiradores. El Estado de Israel demostró siempre que la abundancia escondida en el hombre, descubre los tesoros escondidos en la tierra.

Yo amo este país. El aroma de los higos maduros en el árbol de mi jardín, me despierta cierta magia. Así también lo hacen las aguas de Río Jordán, y el silencio de las noches del desierto del Neguev.

En cada encuentro con ciudadanos a lo largo y a lo ancho del país, yo me enorgullezco por su fuerza, su capacidad, su espiritualidad, su fe, y su voluntad por dar.  

Estoy enamorado de mi pueblo, que saben ser efervescentes y también temperamentales. A veces, sus palabras no son una demostración de diplomacia, pero a su vez, su inteligencia y creatividad, su valentía y su bondad, su generosidad y calidez, pueden derretir cualquier glaciar.

El israelí que insulta porque lo pasaste en la ruta no como se debe, es el mismo israelí que en el campo de batalla, estará listo a dar su alma para defender a su país, salvar su vida y la de los demás.

El trabajo, aún no ha terminado. Llegamos a la tierra prometida, ahora la tenemos que convertir en una tierra que prometa. En un estado ejemplar.

Israel es pequeña en territorio, pero puede ser grande en justicia e integridad, un país en el que ninguna persona este hambrienta de pan, un país en el que todos sus niños y niñas reciban una educación de calidad, desde la temprana infancia y durante toda su vida. Un país en el que gobierne la mayoría elegida, y sus minorías gocen de plenos derechos. Un país en el que haya lugar para diferentes ideas y no haya, y está prohibido que haya, lugar para cualquier tipo de discriminación: religiosa, nacional, étnica, o de género. Una sociedad que respete a sus más débiles, y que se preocupe por los extranjeros, por el huérfano y la viuda, por el anciano y por el enfermo. Un país de responsabilidad del uno por el otro, y tolerancia por el otro. Un país que no perdone la violencia, la corrupción, el vandalismo.

Estimado público, somos los hijos de un antiguo pueblo. Un pueblo que supo del sufrimiento y soportó el castigo, más que cualquier otro pueblo. Nos rebelamos ante la idolatría. Preferimos rezar a un solo Dios invisible, que clama por la justicia y la verdad, igualdad social y libertad.

Soy feliz de ser parte de un pueblo que no se conforma. La disconformidad es compromiso para reparar.

Yo miro desde el punto en donde empezamos, al alto lugar donde llegamos.  Y pienso en mi corazón: ser optimista, es tan lógico, tan factible.

Yo creo que Israel puede seguir subiendo y creciendo, si toma las decisiones que se deben tomar.

Si nosotros aspiramos cierta e ingenuamente ser el pueblo elegido, un pueblo que da de sí, nosotros queremos paz con nuestros vecinos.

El ayer entre nosotros y los palestinos está lleno de tristeza. Yo creo que Israel del mañana y Palestina del mañana, pueden dar a nuestros hijos luz y esperanza.

El avance de la paz completará el camino de Israel hacia su visión básica, que es un estado ejemplar, ético y fructífero. Un país que vive en paz y seguridad dentro de su casa y con sus vecinos.

Estimados amigos, a veces en tu niñez escuchas una frase que queda en tu corazón, y que te acompaña todos los días de tu vida. Así, durante mi niñez, le preguntaba a mi querido abuelo Rab Tzvi Meltzer, ¿cuál es la frase correcta para que el hombre lleve consigo en su corazón? Y él cito en mi oído del libro de Salmos (Tehilim), Capítulo 34: “¿Quién es el hombre que ama la vida, deseoso de días para gozar de bienes? Guarda tu lengua del mal, tus labios de decir mentira; apártate del mal y obra el bien, busca y persigue la paz”.

Recemos juntos para un mañana de paz para todos los pueblos, para todos los jóvenes, para el futuro de nuestros hijos.

Les agradezco a todos con amor y optimismo, 

Traducción: Rodrigo Weiner

 
Comentarios

D os bendiga Israel

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.