Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles febrero 8, 2023

Parasha Pinjas


parashaDebido a que Pinjás, el hijo de Eleazar y nieto de Aarón ejecutó a Zimri ben Salu, príncipe de la tribu de Simón y a Cozbi bat Tzur, princesa de Midian, deteniendo de esta manera la plaga que se había desatado en el campamento de Israel, Di-s establece con él y sus descendientes un pacto de sacerdocio eterno.

Es realizado un censo de los israelitas, que arroja como resultado 601.000 hombres mayores de 20 años.

Di-s da instrucciones con respecto al reparto de la tierra. Las hijas de Tzelofjad se  presentan ante Moshé y reclaman que, dado que su padre murió sin dejar hijos varones, se les de parte en la herencia de la tierra. Moshé consulta a Di-s y la respuesta es que al no haber hijos varones heredan las hijas, sino los hermanos, o los tíos, pero que la heredad de cada familia permanezca para esa familia.

Di-s le ordena a Moshé que suba al Monte Nevó y vea la Tierra de Israel antes de morir, pues por lo ocurrido en Meribá el no entrará a ella. Ante el requerimiento de Moshé de que no deje sin guía a Israel, el Todopoderoso le ordena que invista a Ieoshua bin Nun como su sucesor y encargado de conquistar la tierra y repartirla.

La Parashá termina enumerando los sacrificios diarios, de Shabat, de Rosh Jodesh y de las festividades.

ACTUAR

“Pinjás, el hijo de Eleazar, hijo de Aarón el cohen, hizo volver Mi cólera de encima de los Hijos de Israel, cuando celosamente cobró Mi venganza entre ellos… He aquí que Yo le doy Mi pacto de paz” (Números 25:11-12)

Pinjás no pensó, no calculó, no analizó los pros y los contra. Pinjás actuó, actuó sin miedo. Era la Torá, era el honor de Di-s mismo el que estaba en juego.

Siempre se nos dice que antes de actuar hay que pensar, sopesar las posibilidades, no precipitarnos. Eso está bien… está bien cuando se trata de cuestiones mundanas, cuando se trata de operaciones comerciales, pero no cuando lo que está en juego es nuestra herencia, nuestra fe.

Acá no valen los compromisos y los análisis, no hay que pensarlo. La Torá es una, y nuestro compromiso como judíos debe ser total.

Di-s hizo un pacto con nosotros, al igual que con Pinjás, un pacto de sacerdocio eterno, un pacto de paz. Él cumplirá su parte en la medida en que nosotros actuemos con el mismo celo que Pinjás y defendamos la Torá y nuestra herencia sin pensarlo, sin vacilar, como verdaderos celosos.

 

LAS TRES SEMANAS, TIEMPO DE REFLEXION

 

Nos encontramos en el período de tres semanas que median entre el 17 de Tamuz y el 9 de Av. Durante estas tres semanas recordamos una serie de calamidades que culminaron con la destrucción del Templo y nuestro exilio de la Tierra de Israel. Esta época es conocida como Bei HaMetzarim, entre estrecheces. Y el nombre no es casual. Nos encontramos limitados y oprimidos por nuestro exilio (y no sólo el exilio físico), estamos alejados de nuestra fuente de vida espiritual y añoramos el lugar en que la Presencia Divina se manifestaba abiertamente: el Bet HaMikdash. Sin embargo debemos aprender de nuestra historia. Así como salimos de las estrecheces de Egipto, también saldremos de estas estrecheces actuales y volveremos a servir a Di-s con alegría en Su Casa reconstruida. Lo único que hace falta es agregar un granito de arena por nuestra parte, aumentando en tzedaka, amor al prójimo y teniendo fe, mucha fe.

 

¿Cual es el Significado del año 6000 en el Calendario Judío?

Por Baruch S. Davidson


Pregunta:

Oí de un Rabí que el año 6.000 será el último año, el año en el que el Mashíaj arribará y anunciará la redención. Pienso que no sabemos cuando será el «último» año, ¿entonces por qué esta predicción?

Respuesta:

El Talmud nos dice que este mundo, como lo conocemos, durará seis mil años, con el séptimo milenio anunciando el Shabat cósmico, la Era Mesiánica. Seis días a la semana nosotros trabajamos, y en Shabat descansamos y disfrutamos los frutos de nuestra labor; lo mismo es verdad con respecto a los milenios.

Sin embargo, ciertamente es posible que el Mashíaj venga antes. Y creemos, esperamos y oramos cada día para que este sea el día en que venga el Mashíaj. Esto también es análogo al Shabat semanal, al cual tenemos la prerrogativa de introducir el viernes por la tarde temprano.

Es así, nosotros no sabemos exactamente cuando vendrá el Mashíaj, pero sabemos que será antes del año 6000. (Cuando fue escrita esta respuesta era el año 5768 [2007-8]).

Solo quisiera agregar que la anticipación del arribo del Mashíaj en cualquier momento ha crecido considerablemente en los últimos años a la luz del anuncio del Lubavitcher Rebe ¡de que el arribo del Mashíaj es muy, muy inminente!

(Extraído de www.es.chabad.org)

 

(Contacto: jabad_esp@yahoo.com.ar)

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.