Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes junio 12, 2020
donativo

“El Islam En Su Interpretación Radical Actual, No Es Compatible Con la Democracia”

Lo Afirma El Dr. Tawfik Hamid, Pensador Reformista Islámico.


Tawfiq hamid 2

Tawfik Hamid ha estado en los dos mundos.

De joven, en su Egipto natal, sintió la necesidad de acercarse al Islam. Sin conocer exactamente las opciones y las vías a seguir, llegó a través de conocidos a la Gamaa al- Islamíya, una organización terrorista fundamentalista islámica, responsables de distintos atentados en el país contra figuras de gobierno y blancos militares. Allí conoció a Ayman el-Zawahíri, que años después se convirtió en el segundo de Osama Bin Laden en Al Qaeda. Recuerda el odio en la mirada hacia los no musulmanes. Recuerda las plegarias enardecidas. Y la misión que le encomendaron: secuestrar a un policía egipcio y sepultarlo vivo. Ese fue el punto crucial en el que comprendió que la que estaba viviendo, no era la forma de acercarse al Islam que él había estado buscando.

Abandonó su país y tras varias vueltas, llegó a Estados Unidos buscando otra vida.

Los atentados del 11 de setiembre del 2001 lo convencieron de la necesidad de luchar contra el Islam radical y de explicar que el Islam puede ser otra cosa.

Hoy en día es Senior Fellow en la Cátedra de Estudios de Radicalismo Islámico en el Instituto Potomac para Estudios Políticos en Washington. Ha prestado testimonio ante el Congreso de Estados Unidos, ha dado conferencias en el Pentágono, el Parlamento Europeo, la Dirección de Inteligencia   Nacional de EEUU y el  FBI, entre otros, y escribe regularmente en destacados periódicos, entre ellos el The Wall Street Journal.

Tuvimos el enorme gusto de conocerlo hace pocos años, en una de sus visitas a Jerusalem, donde brindó impactantes conferencias. Desde entonces, lo contactamos repetidamente para oir la opinión de un gran conocedor del Islam, desde adentro, que propone alternativas y analiza a fondo.

La crisis en Egipto, no podía ser la excepción. Este es un resumen del diálogo mantenido: sobre Egipto, religión y más que nada, sobre si hay compatibilidad entre el Islam y la democracia.

 

P: Dr. Hamid, usted nació en Egipto e imagino que observa los sucesos en su país natal con una mezcla de preocupación y esperanza. ¿Qué está sintiendo estos días?

 

R: Sigo con mucho entusiasmo lo que está ocurriendo porque lo veo como la primera revolución anti islámica, destinada a liberarse del radicalismo en el Islam que arruinó muchas cosas durante años y dañó al país. Creo que es una nueva esperanza para poner fin realmente este  fascismo islamista, llevar al país por la senda correcta .No espero cambios significativos en todo súbitamente, pero si se modifica la dirección y se dan pasos en la dirección correcta, es una gran cosa. Los musulmanes se están despertando. Por primera vez en su historia, osaron decir “no” al Islam radical, a los Hermanos Musulmanes, y este paso  es imprescindible para derrotar al radicalismo.

Realmente me emociona. Cuando 30 millones de personas salieron a la calle, mi corazón se movía con ellos.

 

P: Recuerdo bien la primera entrevista que usted me concedió hace unos años, en ocasión de una visita suya a Jerusalem para brindar unas conferencias..Me dijo en forma categórica que si el Islam fundamentalista asciende al poder democráticamente, en las urnas, con ese voto se terminó la democracia ya que no será eso lo ejercido después…Aún así, le preguntaría si no hay nada en la situación actual que al menos le incomode..Es que el ejército intervino..Pero además, no sólo defenestró a Mursi sino que se lo llevó preso. ¿Era necesario? ¿Fue ese un paso inteligente?

 

R: Creo que sí fue un paso necesario e inteligente. Recordemos ante todo que Mursi mató a decenas de egipcios  cuando se rebelaron contra él en Port Said. Además, hubo asesinatos selectivos de periodistas y activistas en las redes sociales que estaban contra los Hermanos Musulmanes. Hay una lista de varios de ellos que  durante las manifestaciones recibieron disparos en la cabeza. Mursi y la Hermandad cometieron muchos crímenes al respecto. Además Mursi traicionó la esperanza del pueblo después de haber prometido respetar la democracia y la Constitución. Pero concentró todos los poderes en sus manos.

Es indudable que él violó la Constitución, permitió que sus seguidores rodeen a la propia Suprema Corte de Justicia amenazando a los jueces con matarlos, y con convertir a Egipto en un lago de sangre si criticaban a Mursi o tomaban decisiones en su contra. O sea que desde cualquier ángulo que lo miremos está plenamente justificado que  él esté ahora en prisión, para pagar por los diversos crímenes que cometió contra Egipto. Grupos favorables a la democracia fueron condenados durante su presidencia a años de prisión pero él no los perdonó, aunque sí sacó terroristas jihadistas de prisión.

Este hombre ha cometido no pocos crímenes y merece estar en prisión..o más todavía.

 

P: ¿Cómo evalúa el hecho que esta semana hubo decenas de muertos en choques frente al lugar en el que Mursi está retenido?

 

R: Ha habido en efecto varios muertos entre los Hermanos Musulmanes. Pero es esencial destacar dos hechos. Ante todo, los Hermanos Musulmanes están militarizados y atacan a las autoridades con armas de fuego. También han atacado a manifestantes comunes en la calle. Lanzaron a un niño desde un techo. Mataron a varias personas. O sea que cuando uno tiene un grupo armado que usa el fuego contra uno, contra la autoridad ¿qué se espera que se haga para lidiar con eso? En cualquier lado, si se resiste a la autoridad, uno corre peligro de muerte. Por lo tanto, con grupos violentos, es probable que surjan enfrentamientos violentos.

Ya hemos visto a los terroristas en Afganistán. Estos son grupos radicales que atacan gente inocente. Y si aceptamos la idea de que hay que atacar a los terroristas en otros lados, es aceptable que también aquí se combata a los radicales que usan la violencia contra gente inocente.

Por eso considero que aquí la posición del ejército recibe el apoyo de la mayoría de los egipcios, porque los islamistas han cometido asesinatos y recurren a la violencia. ¿Qué debe hacer el ejército? ¿Ofrecerles chocolates? Claro está que deben usar la fuerza contra ellos.

 

P: Tengo la sensación que en la opinión pública mundial, inclusive entre sectores que no están a favor de los Hermanos Musulmanes, o sea  gente liberal y demócrata, hay quienes analizan la situación criticando al ejército y presentando a los Hermanos Musulmanes como las víctimas…¿Lo he percibido correctamente?

 

R: Es cierto, hay mucha gente que trata de presentar así la situación, pero esto es totalmente equivocado. Esto no refleja la realidad. Ahora hay muchos rumores circulando –no puedo confirmarlos, pero son insistentes- según los cuales los propios Hermanos Musulmanes habrían organizado los disparos para provocar una situación muy conflictiva.

P: ¿A qué se refiere? Suena terrible…

R: En Egipto hay gente que está diciendo que miembros de los Hermanos Musulmanes se habrían puesto uniformes militares para actuar de provocadores..Lo han hecho en Siria y parece que están intentando hacerlo también en Egipto. Hacen que su propia gente  vista uniforme, tome actitudes problemáticas  y ellos difunden la foto a los medios para mostrar qué intentan hacer, supuestamente, las tropas.

P: ¿Considera que el tener la responsabilidad del poder no habría podido cambiar el enfoque de los Hermanos Musulmanes, de modo que con el tiempo sintieran la necesidad de preocuparse por las necesidades del país todo, no sólo de su sector?

R: Tuvieron el poder en su mano y no lo hicieron. Y yo hasta oso decir que todo lo que ganaron fue por la violencia y el fraude. Cuando hubo elecciones, rodearon a los jueces y aclararon que si no le dan la victoria a Mursi-alegando que les constaba que había recibido la mayoría de los votos- Egipto sería un charco de sangre. Cuando elaboraron ilegalmente la nueva Constitución y llamaron a referéndum, está claro que hubo fraude. No tenían mayoría.

Y la gente sintió ahora que era imposible hacer oir sus voces mientras Mursi esté en el poder y por eso salieron millones a las calles. Es que perdieron confianza en las urnas bajo el régimen islamista, y la única opción que tenían era salir a la calle a manifestar y votar con sus piernas, o sea caminando hacia las plazas para manifestar.

 

RECUERDOS DEL PASADO RADICAL

P: Dr.Tawfik, yo recuerdo lo impactante de sus relatos en la primera entrevista que le realicé hace unos años, sobre su incorporación a la organización terrorista fundamentalista “Al Gamaa al –Islamía”, sobre cómo tenían que orar en las mezquitas bien pegados todos hombro a hombro como para quitar individualidad a cada uno y convertirlos en una masa menos pensante…y sobre cómo quisieron que usted secuestre a un policía egipcio y lo entierre vivo..Tras lo cual usted comprendió que ese no era el Islam que estaba buscando…Si bien los Hermanos Musulmanes no son sinónimo de la Gamaa..al seguir los acontecimientos en Egipto desde que Mursi subió al poder..¿Usted sintió que conoce la verdad sobre esta gente? ¿Se dijo “yo sé lo que son”..y “no son lo que alegan ante el pueblo”?

R: Ante todo, ambos grupos son casi lo mismo. Y claro que todo esto me trajo a la memoria claramente todas aquellas imágenes y vivencias…las imágenes de esos hombres de barba con ojos llenos de odio hacia los demás, repitiendo los mismos slogans que nosotros usábamos en la Gamaa al Islamía..cuando gritábamos “Islamía, Islamía,  a pesar de los deseos de los seculares…”.

Esa frase la usábamos nosotros en aquellos tiempos y es lo mismo que dicen hoy. Y me recordó aquellas vivencias mías en Egipto pero la diferencia crucial  es que en aquellos tiempos el Islam iba en ascenso, era el tiempo del despertar islámico, y la gente lo seguía ciegamente mientras que hoy la situación es inversa. Está declinando el Islamismo y la gente le está dando la espalda. Las ideas del islamismo son las mismas, pero creo que el ambiente a su alrededor está cambiando., gracias al internet, a las redes sociales, a la reforma electrónica que influyó en tantas cosas.

 

LA PRIMAVERA ÁRABE-O EL INVIERNO ISLÁMICO

 

P: Cuando comenzó lo que rápidamente se llamó la “primavera árabe”, surgieron de inmediato reservas de observadores, políticos, diferentes actores, que temían que ello conduzca a un “invierno islamista”. ¿Cómo veía usted esa perspectiva entonces y cómo la ve hoy?

R: Lo que sucedió  es que al principio hubo quienes pensaron que la primavera árabe traería democracia, que la democracia traería cambios seculares y  liberales .Esa fue la suposición de mucha gente en el mundo liberal, especialmente en los medios. Pero lo que sucedió fue que la gente pasó un lavado de cerebro y votó a los islamistas. Fue malo porque los islamistas llegaron al poder, pero fue bueno porque el fenómeno de los islamistas se convirtió en algo que se podía medir, evaluar en forma concreta.

Antes de estar en  el poder, era fácil para los islamistas convencer a la gente de muchas cosas hablando de Alá y prometiendo 72 vírgenes en el paraíso…cosas que son difíciles de medir, no se puede hablar de fracasos o éxitos…pero al llegar al poder, el Islamismo se convirtió en algo cuyo éxito o fracaso se puede medir, juzgar. Se puede decir la economía es un desastre, la moneda pierde valor, la gente pierde empleos…se puede ver el fracaso. Antes, no se podía demostrar el fracaso o éxito del Islam. También a mí me convencieron en determinado momento que el Islam resolvería todos los problemas.

P: O sea que ganaron en términos políticos inmediatos, pero perdieron a largo plazo.

R: ¡Exactamente! O sea que al quedar en evidencia su falla ideológica, su sistema político colapsará.

 

ISLAM Y DEMOCRACIA

 

P: ¿Hay una contradicción de fondo entre Islam y democracia o pueden ser conciliables?

R: Con la interpretación común actual  del Islam y su jurisprudencia, con la interpretación que hoy mayormente se da al Corán, ambas cosas son incompatibles. Hay ciertos valores en las leyes de la Sharía que contradicen valores democráticos. Sin embargo, si el texto coránico es interpretado de otra forma, de una forma más positiva, sí puede ser compatible con la democracia.

Yo mismo he escrito una interpretación moderna del Corán  y coloqué algunos ejemplos en mi página de Facebook. Me pareció impresionante que en tan solo ocho semanas, eso ha tenido más de 300.000 seguidores. Quiere decir que hay hambre de nuevas interpretaciones. Estas sí serían compatibles con la democracia. Pero la actual, tradicional, anacrónica, que ya domina grandes partes de la educación islámica, hace muy difícil las cosas. Si el Islam no logra hacer reformas, no puede ir de la mano de la democracia.

P: O sea que hoy en día, en su opinión, la interpretación central del Islam que se da en el propio mundo islámico, es radical…

R: Así es. El texto religioso puede ser interpretado  y entendido de diferentes formas pero hasta ahora, el Islam no ha pasado ningún período de iluminación o reforma y es por ello que digo que la interpretación central no puede ir junto con la democracia. Pero si se aborda un enfoque reformista, eso cambiaría muchos elementos y permitiría ajustarse a los verdaderos valores de la democracia. Es que el tema no es sólo ir a las urnas..Eso puede ser fácil aceptarlo..

P: Por supuesto…Democracia es vivir de acuerdo a ciertos valores, no sólo ir a votar cada tantos y tantos años..

R: Justamente. No es que haya contradicción  entre el Islam y el ir a las urnas. El tema en democracia es la igualdad de los ciudadanos ante la ley, igualdad entre el hombre y la mujer, vivir libres de  opresión, libertad de expresión, entre otras cosas, pero el Islam no acepta por ejemplo que uno deje la religión, hay discriminación entre el hombre y la mujer  en forma significativa y no se da a las minorías los mismos derechos que a los musulmanes. Todo eso tiene que cambiar en el Islam para que sea compatible con la democracia, con su alma y corazón, y no sólo con las urnas.

P: La pregunta es en qué medida todo depende de la interpretación….Recordemos que el Corán mismo tiene muchas contradicciones internas, tiene expresiones liberales y otras que no lo son en absoluto…Tiene una combinación de enfoques ante la vida…

R: El Islam deriva en parte del Corán , en parte del Hadith-la tradición oral sobre la vida del Profeta- y sus interpretaciones..Cuando se combina todo, hay problemas. Pero el texto coránico en sí hay relatos que uno puede limitar al lugar y al momento en que ocurrieron y que por lo tanto varían según la interpretación que se les de. Recuerdo cuando de joven leí un versículo del Corán que dice “mata al infiel dondequiera que lo encuentres” y sentí que esa frase era muy problemática para mí. Pregunté a un amigo radical y me confirmó su sentido literal. Cuando le pregunté a un sufí, que son pacíficos, me dijo “ama a todo ser humano y actúa bien con todos”, pero no me dio una explicación teológica. Y yo terminé radicalizado.

Pero con mi nueva interpretación, distingo entre un infiel puntual, uno determinado, y los infieles todos…la generalización o el caso particular. Es muy diferente un caso del otro. Si uno agrega esta interpretación, puede entonces circunscribir casi todos los versículos violentos del Corán a su tiempo y espacio, sin verlos como algo general y eterno, lo cual permite que los versículos más pacíficos dominen el texto. O sea que hay diversas formas de tomar la religión y sus enseñanzas..

P: Y de eso dependerá, dice usted, el comportamiento del musulmán en su vida diaria y respecto a la vida de los demás.

R: Por supuesto. Y le doy un ejemplo concreto. Si tenemos hoy una fiesta e invitamos a  un musulmán, llamado por ejemplo Muhammad, y él baila  y toma alcohol en la fiesta, lo que tiene de musulmán es sólo su nombre, pero está totalmente occidentalizado. Es lo que se llama un musulmán cultural. Si Muhammad, en medio de la fiesta, pide que lo excusen un rato para ir a rezar, es un musulmán ritual. Si Muhammad dice que no puede estar en la fiesta porque hay vino y dice que hay allí elementos no islámicos y se va enojado, es un musulmán teológico. Si rompe las botellas de vino que ve en la fiesta, es un radical. Y si vuela con explosivos el lugar de la fiesta, es un terrorista.

 

P: Cinco círculos..

R: Así es…Y basado en este modelo, yo veo hoy en día movimientos hacia la periferia, hacia los círculos de afuera..

P: Algo más sobre las interpretaciones. Si bien claro está que mucho cambia según el tono que se les de, tanto las liberales como las más conservadoras, se basan en un mismo texto. ¿Podría compartir conmigo ejemplos concretos de textos en el Corán que a su modo de ver es natural que sean interpretados en forma radical y por lo tanto no permiten ver compatibilidad entre el Islam y la democracia? ¿Y de  aquellos que fácilmente pueden ser entendidos de modo más liberal y por lo tanto sí hacen posible la combinación de ambos?

 

R: Muy interesante el ejercicio que me pide…Por ejemplo, cuando uno lee sobre el hadith, las historias sobre la vida del Profeta-que no son del Corán, pero en las que muchísima gente cree- dice que todo aquel que se convierte del Islam a otra religión, debe ser asesinado. Esto contradice el principio de libertad de religión. Pero en el Corán mismo hay un versículo que dice “no hay compulsión en religión” y otro que dice el que quiere tener fe, depende de él si lo desea, y el que no, el que quiere ser un infiel, también depende de su voluntad.

 

P: Dos mundos opuestos..

R: Exactamente. Cuando hay elementos tan opuestos hay un serio problema, pero el tema es que en la interpretación islámica más común hoy, se da un lugar muy central al Hadith, la tradición sobre la vida del Profeta. Pero los versos que yo cité como algunos ejemplos del Corán mismo, muestran que si la interpretación central fuera otra, habría mucha compatibilidad con valores  claves de la democracia.

P: ¿Pero acaso el Hadith y el Corán tienen el mismo nivel?

R: El Corán es muy superior porque es el libro más auténtico para  los musulmanes.

P: Justamente por eso preguntaba…

R: Pero el problema es que el hadith se ha convertido en un elemento dominante en el Islam de hoy .De todos modos, en el propio Corán también hay versículos cuya interpretación para un lado o para el otro puede cambiar mucho. Por ejemplo, hay una referencia a lo que se interpreta como una orden de amputar la mano de un ladrón, pero en realidad, podría interpretarse como impedirle que tenga acceso a lugares donde pueda robar, por ejemplo basándonos en una expresión en la cultura árabe que dice “cortó su pierna de aquí”, y que significa que “ya no viene más”. Es una expresión idiomática y uno puede aferrarse de eso para dar una interpretación más abierta que permita ver el versículo coránico en una forma totalmente distinta.

Y volviendo al tema de la democracia, cuando vemos el versículo de esta forma y entendemos que el castigo al ladrón no es corporal, irradia otro valor muy distinto de la amputación.

 

DICTADURAS Y RELIGIÓN

P: Creo que es oportuno plantearse si el problema de fondo es sólo el Islam, la forma en que se lo interpreta, o –cuando hablamos de búsqueda de democracia en el mundo árabe- también el hecho que durante décadas los pueblos árabes han vivido bajo regímenes autoritarios, dictatoriales…

R: Entiendo a qué se refiere, pero sí creo que el problema principal radica en el elemento religioso. Muchos países han estado bajo dictaduras militares, pero nunca desarrollaron niveles de terrorismo como hemos visto en sociedades islámicas. En Latinoamérica ha habido dictaduras latinoamericanas  pero no llevaron al fenómeno de terrorismo global que tiene como objetivo matar civiles inocentes. A mi modo de ver, el problema de fondo es religioso.

Y el hecho que los pueblos han estado bajo gobiernos dictatoriales durante mucho tiempo ha jugado un papel indirecto al no permitir críticas abiertas a las enseñanzas radicales, al no permitir que los reformistas se manifiesten públicamente .De hecho en cierto sentido bajaron la cabeza ante los islamistas en el esfuerzo de dar a entender a los pueblos dominados que ellos no son menos musulmanes, que no son infieles como los islamistas alegaban. Los gobernantes militares cometieron un error, creo yo, al no resistir a los radicales islamistas. Ahora la situación está cambiando y se quiere derrotar a los islamistas bárbaros.

LA VISIÓN DE ISRAEL

P: En las manifestaciones contra Mursi había quienes llevaban una bandera de Israel con el retrato de Mursi encima, como símbolo de lo que debía ser rechazado. ¿Cómo lo explica?

R: Ah…sí…un fenómeno lamentablemente conocido. Es algo estúpido. Tanto islamistas como no islamistas allí están contra Israel. Es una de las cosas que debe ser corregida y tratada. Me pareció terrible. Realmente no lo entiendo…Sea como sea, los islamistas no son mejores para Israel que los que los querían derribar ahora.. Los que ahora manifestaban contra Mursi también con esa imagen anti israelí no irán a volar con explosivos dentro de Israel, pero los islamistas, si tienen chance de hacerlo, sí.

P: ¿Cómo ve usted ahora las posiciones egipcias respecto a Israel?

R: Creo que ni con los islamistas ni con los seculares Israel tiene buenas opciones. Y justamente el ejército, aunque no sea perfecto, es el único marco actual en Egipto que puede lidiar con la situación bastante bien y garantizar el respeto del acuerdo de paz.

P: Muchísimas gracias Tawfik. Como siempre, un verdadero honor…

R: Gracias a ti querida amiga.

 

COROLARIO

UNA VISIÓN HUMANISTA DE LA RELIGIÓN

P: Tawfik…usted es creyente..pero ¿Diría que también es religioso? ¿Va a la mezquita a orar?

R: Esas son las prácticas exteriores..que para mí no son las centrales. Para mí, ser religioso  es ser justo con la gente, ser capaz de perdonar a otros y de amar al prójimo, y decir la verdad aún cuando nos causa problemas. Por ejemplo, hay mucha gente que me critica en el mundo árabe y el mundo musulmán, porque defiendo a Israel y digo verdades que consideran pro israelíes. Pero yo digo que eso es lo que me enseñó el Corán, uno de cuyos versículos dice “todos aquellos que creen en Alá, deben decir  la verdad por Alá y ser honestos ..”.

Cuando yo defiendo los derechos de los judíos en muchas situaciones, siento que estoy respetando un versículo del Corán. Pero sé que yo no soy la regla. Soy, en cierta medida, una excepción. Estoy tratando de lograr un cambio, pero sé que por ahora mi enfoque no es la regla. Lo que digo es que uno puede interpretar el Corán de forma crítica y llegar a conclusiones que le permitan a uno actuar en forma justa y así respetar la religión. Para mí, eso no pasa necesariamente por las plegarias, el hajj (peregrinación a La Meca) y el ayuno sino por actuar como un buen ser humano.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.