Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| sábado abril 13, 2024

Ideas sueltas acerca de la liberación de 104 asesinos palestinos


104-palestines

Los líderes israelíes poseen un largo historial de intercambios desproporcionados con sus enemigos árabes. Éstos abarcarían:

1985 – 1.150 reos a cambio de 3 israelíes capturados

2000 – 450 reos árabes a cambio un israelí secuestrado y 3 cadáveres de israelíes;

2008 – 5 reos árabes (incluyendo al psicópata Samir al-Kuntar) y 199 cuerpos árabes a cambio de 2 cadáveres israelíes;

2011 – 1.027 reos palestinos a cambio de Gilad Schalit.

Me opuse vigorosamente a estos desequilibrados intercambios (el de Schalit por ejemplo), al tiempo incluso que reconocí la honorable intención israelí de no abandonar soldados.

Pero no hay nada que compense lo más mínimo en el intercambio que propuso hoy el Primer Ministro Binyamin Netanyahu, poniendo en libertad a 104 asesinos como gesto de buena voluntad que anime a negociar a la Autoridad Palestina. Netanyahu justificaba esta decisión basándose en que «en ocasiones los primeros ministros se ven obligados a tomar decisiones que van en contra de la opinión pública – cuando la cuestión es importante para el país».

Es un argumento engañosamente atractivo. Mucho más convincente, el Ministro de Defensa en funciones Danny Danon aduce que este gesto «es un premio para los palestinos, a cambio simplemente de su disposición a sentarse con nosotros a la mesa de negociación. Esto definirá los futuros raseros de desproporcionadas concesiones por parte de Israel, frente a exigencias ridículas a la otra parte». Danon llama con acierto «enajenación» a la liberación de docenas de terroristas con la sangre de cientos de israelíes en sus manos.

Enajenación, pero también inmoralidad. Este intercambio traiciona a las familias de las víctimas y traiciona a los aliados de Israel. Es una acción repulsiva.

A los que excusan a Netanyahu apoyándose en que acusa la presión del gobierno estadounidense, yo respondo: es una excusa para tontos, que a menudo se ha escuchado con anterioridad; los israelíes pueden plantar y con frecuencia han plantado cara a los líderes estadounidenses equivocados; además, parece impreciso, dado que Netanyahu ha insinuado recientemente que, bajo los efectos del complejo Ben-Gurión, se ha convencido solo de la necesidad de un estado palestino en Cisjordania.

Observe que esta acción de Netanyahu contradice su veterana postura firme en contra de la liberación de terroristas a cambio de fines políticos. Dos ejemplos:

  • 1995: En su libro Combatir el terrorismo: cómo pueden derrotar a los terroristas nacionales e internacionales las democracias, Netanyahu escribe que «Entre las políticas más importantes que hay que adoptar frente al terrorismo se encuentra la negativa a poner en libertad a los reos de las cárceles. … La liberación de presos sólo refuerza a los terroristas… estimula justamente el chantaje terrorista que se supone desactiva».
  • 2008: siendo secretario de la oposición, Netanyahu criticó con dureza al Primer Ministro Ehud Olmert por su decisión de poner en libertad a 199 reos palestinos como gesto hacia Mahmoud Abbás – y no era ni de lejos un grupo tan criminal como el actual, habiendo solamente dos con «sangre en sus manos». Observe las palabras de Netanyahu: «El gobierno… decidió poner en libertad a presos, y yo pregunto ¿por qué? ¿Para qué? ¿Qué sacamos nosotros? Esta vulneración de unos límites, esta puesta en libertad de criminales, es una maniobra peligrosa en la guerra contra el terror. … Esto debilita a Israel y refuerza a los elementos terroristas. La mayor parte de la opinión pública – el grueso de la opinión pública – entiende que esto es erróneo y que es reflejo de debilidades y de falta de rumbo».

Un consuelo es que la institución política israelí ha cambiado de opinión; mientras que aprobó el intercambio de 2008 por un margen de casi 2 a 1, los sondeos muestran que 9 de cada 10 desaprueban la liberación de los 104.

La inmerecida liberación de estos asesinos afecta de manera mortal a las negociaciones que cataliza. (27 de julio de 2013)

Añadido 28 de julio de 2013: El gabinete israelí sometió hoy a votación los 104 según sigue, para que quede constancia. A favor:

1. Primer Ministro Binyamin Netanyahu (Likud)

2. Yuval Steinitz (Likud)

3. Moshe Ya’alon (Likud)

4. Gideon Sa’ar (Likud)

5. Sofa Landver (Yisrael Beytenu)

6. Yitzhak Aharonovitch (Yisrael Beytenu)

7. Yair Lapid (Yesh Atid)

8. Yael German (Yesh Atid)

9. Yaakov Peri (Yesh Atid)

10. Shai Piron (Yesh Atid)

11. Meir Cohen (Yesh Atid)

12. Tzipi Livni (Hatnua)

13. Amir Peretz (Hatnua)

En contra:

1. Gilad Erdan (Likud)

2. Yisrael Katz (Likud)

3. Yair Shamir (Yisrael Beytenu)

4. Uzi Landau (Yisrael Beytenu)

5. Naftali Bennett (Bayit Yehudi)

6. Uri Ariel (Bayit Yehudi)

7. Uri Orbach (Bayit Yehudi)

Abstenciones:

1. Silván Shalom (Likud)

2. Limor Livnat (Likud)

Añadido 29 de julio de 2013: Y esta es la lista de los 104 asesinos a liberar:

1. Karim Yusef Yunis, detenido en enero de 1983 (ciudadano israelí)

2. Maher Abdel Latif Yunis, detenido en enero de 1983 (ciudadano israelí)

3. Issa Nimer Abed Rabbo, detenido en octubre de 1984

4. Ajmed Farid Shejadéj, detenido en febrero de 1985

5. Mohamed Ibrahim Nasr, detenido en mayo de 1985

6. Rafi Farud Karajej, detenido en mayo de 1985

7. Mustafá Amer Ghnaimat, detenido en julio de 1985

8. Ziad Majmoud Gnaimat, detenido en junio de 1985

9. Ozmán Abdalá Bani Hasán, detenido en julio de 1985

10. Haza’a Mohamed Sa’di, detenido en julio de 1985

11. Mohamed Ajmed al- Toss, detenido en octubre de 1985

12. Fayez Mutawi al-Jur, detenido en noviembre de 1985

13. Mohamed Musbá Asur, detenido en febrero de 1986

14. Ibrahim Nayef Abú Muj, detenido en marzo de 1986 (ciudadano israelí)

15. Rushdi Hamdán Abú Muj, detenido en marzo de 1986 (ciudadano israelí)

16. Walid Nimer Dakka, detenido en marzo de 1986 (ciudadano israelí)

17. Ibrahim Abdel Razek Bayadseh, detenido en marzo de 1986 (ciudadano israelí)

18. Ajmed Alí Jaber, detenido en julio de 1986 (ciudadano israelí)

19. Afú Musbah Shkair, detenido en julio de 1986

20. Samir Ibrahim Abú Ni’meh, detenido en octubre de 1986

21. Mohamed Adel Daoud, detenido en diciembre de 1987

22. Yassín Mohamed Abú Jdeir, detenido en diciembre de 1987

23. Bashir Abdalá Jatib, detenido en enero de 1988 (ciudadano israelí)

24. Majmud Ozmán Yabarin, detenido en octubre de 1988 (ciudadano israelí)

25. Juma’ah Ibrahim Adam, detenido en octubre de 1988

26. Mahmoud Salem Jarbish, detenido en noviembre de 1988

27. Samir Salej Sarsawi, detenido en noviembre de 1988

28. Bilal Ajmed Hussein, detenido en diciembre de 1988

29. Ibrahim Lutfí Taqtouq, detenido en marzo de 1989

30. Samir Nayef al-Na’nish, detenido en marzo de 1989

31. Bilal Ibrahim Damra, detenido en junio de 1989

32. Mustafá Ozmán al-Haj, detenido en junio de 1989

33. Nihad Yusef Jundiyeh, detenido en julio de 1989

34. Mohamed Mahmoud Hamdiyeh, detenido en julio de 1989

35. Raed Mohamed al-Sa’di, detenido en agosto de 1989

36. Najeh Mohamed Muqbel, detenido en julio de 1990

37. Mohamed Jaber Nashbat, detenido en septiembre de 1990

38. Ajmed Said al-Damuni, detenido en septiembre de 1990

39. Mohamed Abdel Majid Sawalja, detenido en diciembre de 1990

40. Hosni Faregh Sawalja, detenido en diciembre de 1990

41. Mohamed Ajmed al- Sabbagh, detenido en enero de 1991

42. Jalid Daoud Azraq, detenido en febrero de 1991

43. Mujles Sidki Sawafta, detenido en marzo de 1991

44. Fares Ajmed Baroud, detenido en marzo de 1991

45. Jalid Mohamed Asakreh, detenido en mayo de 1991

46. Faisal Mustafá Abú al- Rub, detenido en septiembre de 1991

47. Jamal Jalid Abú Mujsen, detenido en octubre de 1991

48. Abdel Rajmán Yusef al- Haj, detenido en febrero de 1992

49. Mohamed Ata Muamar, detenido en febrero de 1992

50. Ibrahim Hasán Ighbariye, detenido en febrero de 1992 (ciudadano israelí)

51. Mohamed Said Ighbariey, detenido en febrero de 1992 (ciudadano israelí)

52. Yahya Mustafá Ighbariey, detenido en marzo de 1992

53. Mohamed Tawfik Jabarin, detenido en marzo de 1992

54. Numan Yusef Shalabi, detenido en mayo de 1992

55. Adnán Mohamed al- Afandi, detenido en mayo de 1992

56. Sharif Hasán Abú Dhailah, detenido en mayo de 1992

57. Muayad Salim Hijja, detenido en mayo de 1992

58. Faraj Salej al-Rimahi, detenido en julio de 1992

59. Israr Mustafá Samarin, detenido en agosto de 1992

60. Musa Izzat Kura’n, detenido en agosto de 1992

61. Dia Zakariya al-Falouji, detenido en octubre de 1992

62. Osama Zakariya Abú Hanani, detenido en octubre de 1992

63. Mohamed Yusef Turkeman, detenido en octubre de 1992

64. Ajmed Juma’a Jalaf, detenido en noviembre de 1992

65. Mohamed Fawzi Falnej, detenido en noviembre de 1992

66. Jamil Abdel Wajab Natshe, detenido en diciembre de 1992

67. Nasser Hasán Abú Srour, detenido en enero de 1993

68. Majmoud Jamil Abú Srour, detenido en enero de 1993

69. Taher Mohamed Zaboud, detenido en febrero de 1993

70. Ajmed Said Abdel Aziz, detenido en febrero de 1993

71. Osama Jalid Silawi, detenido en febrero de 1993

72. Yusef Abdel Hamid Irshaid, detenido en marzo de 1993

73. Atif Izzat Sha’az, detenido en marzo de 1993

74. Majmoud Nofal Da’ajneh, detenido en marzo de 1993

75. Mohamed Mustafá Afanej, detenido en abril de 1993

76. Ramadán Mohamed Yakoub, detenido en abril de 1993

77. Aymán Mohamed Jaradat, detenido en abril de 1993

78. Omar Issa Masoud, detenido en mayo de 1993

79. Yusef Awwad Masala, detenido en mayo de 1993

80. Mahmoud Musa Issa, detenido en junio de 1993

81. Rizek Alí Salaj, detenido en junio de 1993

82. Salaj Majmoud Mukled, detenido en julio de 1993

83. Nael Rafik Saljab, detenido en septiembre de 1993

84. Ajmed Awad Kmeil, detenido en septiembre de 1993

85. Salamej Abdalá Muslej, detenido en octubre de 1993

86. Esmat Omar Mansour, detenido en octubre de 1993

87. Mikdad Ibrahim Salaj, detenido en octubre de 1993

88. Samir Hussein Murtaji, detenido en octubre de 1993

89. Said Rushdi Tamimi, detenido en noviembre de 1993

90. Mohamed Yusef Shamasnej, detenido en noviembre de 1993

91. Abdel Jawad Yusef Shamasnej, detenido en diciembre de 1993

92. Ala Eddín Fajmi al-Karaki, detenido en diciembre de 1993

93. Nasser Fawzi Barham, detenido en diciembre de 1993

94. Hilmi Hamad al-Amawi, detenido en enero de 1994

95. Ala Eddín Ajmed Abú Sittej, detenido en enero de 1994

96. Midjat Fayez Barbaj, detenido en enero de 1994

97. Aymán Taleb Abú Sittej, detenido en enero de 1994

98. Yusef Said al-Al, detenido en febrero de 1994

99. Atiyej Salem Musa, detenido en marzo de 1994

100. Hazem Kassem Shbair, detenido en marzo de 1994

101. Alí Ibrahim al-Rai, detenido en abril de 1994

102. Majmoud Mohamed Salmán, detenido en mayo de 1994

103. Rami Jawdat Barbaj, detenido en octubre de 1994

104. Ibrahim Fayez Abú Alí, detenido en octubre de 1994

Para consultar un listado más detallado, incluyendo ciudadanía, fechas, delitos relacionados, víctimas y penas, pinche aquí.

Añadido 30 de julio de 2013: El Ministro israelí de Defensa Moshe Ya’alón decía que la decisión de poner en libertad a los 104 se hizo «con el corazón en un puño»: «Son asesinos. Es un desafío a la justicia, a la ley y a las desbordadas familias, y yo escucho su voz». Pero citaba razones secretas sin concretar para justificar su voto a favor de la liberación:

Poner en libertad a reos fue resultado de elegir entre una opción mala antes que una opción peor… Tomamos la decisión de evitar la peor [opción]. Muchas consideraciones estratégicas, que podrían ver la luz en un futuro, explican esto, y de ahí que tengamos que seguir adelante con la liberación de los reos pre-Oslo.

Comentarios: Obviamente, desconozco cuáles puedan ser esas consideraciones estratégicas (¿una oferta de bombas estadounidenses anti-búnker a utilizar contra objetivos iraníes?) pero no convencieron a los siete miembros del gabinete que votaron en contra. Me niego a creer a Ya’alón, que algún secreto justifique este acto inmoral y desagradable.

 

Livni, Kerry y Erekat. ¿Cómo promueve la paz la puesta en libertad de asesinos?

 

Añadido 31 de julio de 2013: Otra posible pista de la vergonzosa liberación de los 104 asesinos por parte de Netanyahu, ofrecida por el periodista no siempre solvente Barak Ravid en el Ha’aretz:

La administración estadounidense remitió a los equipos negociadores palestino e israelí escritos de garantías el martes que detallan la postura norteamericana frente a las conversaciones de paz, el comportamiento y sus objetivos, para facilitar la renovación de las conversaciones de paz, según un alto funcionario israelí. El contenido de los escritos remitidos es clasificado, pero probablemente aborde las cuestiones de las fronteras y los refugiados… el escrito remitido a Israel incluye al parecer una declaración norteamericana afirmando que Israel es un estado judío y que la postura norteamericana es que los refugiados palestinos deben de volver al futuro estado palestino.

Comentarios: (1) El gobierno estadounidense ha manifestado públicamente a menudo que Israel es un estado judío; en concreto, Barack Obama ha afirmado públicamente que «Los palestinos tienen que reconocer que Israel será un estado judío». ¿Cuál es exactamente el avance en esto pues? (2) Que los «refugiados» palestinos deben de ir a Cisjordania y Gaza antes que a Israel es un requisito tan elemental de cualquier resultado final que su enunciación a estas alturas no equivale prácticamente a nada. (3) En resumen, si Ravid está en lo cierto, este escrito de garantías viene a no significar nada.

Actualización 2 de agosto de 2013: (1) Qué interesante es que el mismo Departamento de Estado que presionó a Israel para poner en libertad a 104 terroristas haya emitido una alerta terrorista mundial y que temporalmente haya cerrado 21 legaciones diplomáticas a causa del temor a un ataque terrorista. ¿Les cuesta aprender o qué?

(2) Anat Berko, especialista en reos de alta seguridad en Israel, ofrece otro motivo implícito para no poner en libertad a los 104 en «Las cárceles israelíes, invernaderos de terroristas palestinos«: sus largas penas de cárcel les hacen más peligrosos.

En contraste con los delincuentes comunes que tienen que vérselas de forma cotidiana con las autoridades penitenciarias, los reos de alta seguridad tienen autonomía operativa. Dentro de cada cárcel, los terroristas se mueven en el seno de su propio microcosmos, compuesto por presos procedentes de Hamás, la Yihad Islámica palestina, el Fataj, el Frente Popular para la Liberación de Palestina y hasta al-Qaida y Hezbolá. Cada grupo cuenta con su propio portavoz. El papel del portavoz consiste en representar a la organización a la que pertenece él, y a veces ella, a la hora de negociar con las autoridades penitenciarias. …

Las condiciones de los reos de seguridad son responsabilidad del gobierno israelí, que quiere paz y tranquilidad dentro de los muros de la cárcel porque cada huelga de hambre agita la calle palestina. Entre el secuestro de soldados y el proceso de paz, los reos de alta seguridad no cumplirán de forma clara las penas en su totalidad. Esa certeza les refuerza y les da esperanza en salir en muy poco tiempo, aun estando condenados a varias cadenas perpetuas. …

Es casi imposible enumerar los beneficios que acarrea ser un preso de alta seguridad. Los terroristas pueden acabar sus estudios, y los jóvenes se sacan títulos ficticios homologados por examinadores remunerados por la Autoridad Palestina. Hasta hace poco, los terroristas adultos tenían permitido obtener licenciaturas, másteres y doctorados por la Universidad Abierta, seguir cursos de estudios judíos, de sionismo, etc. y perfeccionar su hebreo. …

En la cárcel se niegan a trabajar incluso si se les paga, porque no quieren servir al «enemigo sionista». Prefieren emplear su tiempo en planear atentados a perpetrar por sus organizaciones, hacer propaganda y despejar el terreno a los terroristas menos consumados que siguen sus pasos en el oficio del terrorismo antiisraelí. Muchos salen de la cárcel con una mejor salud, más formados y con mejores contactos – a nivel tanto social como profesional – que cuando entraron. A su salida pueden presumir de la categoría de ser «antiguo preso de seguridad en una cárcel israelí» en su haber, lo que les permite progresar con rapidez en las filas de sus diversas organizaciones.

Al encarcelar a los asesinos terroristas palestinos, el Estado de Israel no logra la disuasión; no se puede hacer ningún intento de rehabilitar ni educarlos porque rechazan la idea y no cooperan. Simplemente se amargan en su decepción y se vuelven más peligrosos.

Privar a una persona de su libertad es el peor castigo posible que se puede imponer, pero la sociedad merece justicia, sus víctimas han de verse reivindicadas, y todo eso forma parte de la filosofía del castigo al delito. En la saga de los presos terroristas palestinos en cárceles israelíes, los juicios y las tribulaciones del encarcelamiento, tachados de aplastantes, son en realidad menores. Las cárceles israelíes se han convertido en invernaderos del cultivo de terroristas; son laboratorios que convierten a terroristas de segunda fila en especialistas, y con título a menudo.

5 de agosto de 2013: Jalid Abú Toamej expone un buen número de ideas importantes a tenor de la respuesta palestina a la liberación de los 104 para el Gatestone Institute. Le cito:

  • Muchos palestinos no consideran un gesto por parte de Israel la decisión israelí de poner en libertad a más de un centenar de palestinos encarcelados antes de la firma de los Acuerdos de Oslo hace dos décadas. Consideran más bien la maniobra israelí algo que se suponía que Israel iba a hacer de todas formas hace muchos años. Como explica el responsable negociador de la OLP Saeb Erekat: «Esta decisión del gabinete israelí es un paso con retraso hacia la implantación del acuerdo de Sharm Sheij de 1999, en el que Israel se comprometía a poner en libertad a todos los reos pre-Oslo. Celebramos esta decisión 14 años más tarde».
  • Muchos de los presos que tienen previsto ser liberados ni siquiera pertenecen a la facción de Abbás en Fataj. Es irreal creer, por ejemplo, que los miembros de la Yihad Islámica o el Frente Marxista Popular para la Liberación de Palestina que asesinaron a israelíes van a salir de la cárcel y anunciar su apoyo a la solución de dos estados y los Acuerdos de Oslo. Tampoco hay ninguna garantía de que los presos de Fataj encarcelados antes de la firma de los Acuerdos de Oslo vayan a apoyar el proceso de paz.
  • Hay palestinos, incluyendo incondicionales de Abbás, que consideran la liberación de varias docenas de presos «un soborno» ofrecido por el Secretario de Estado norteamericano John Kerry al presidente de la Autoridad Palestina para persuadirle de volver a las conversaciones. Estos palestinos señalan que a cambio de este «soborno», Abbás es obligado a abandonar sus otras dos precondiciones para reanudar las conversaciones de paz: el cese total de la construcción de asentamientos y la aceptación israelí de las fronteras pre-1967 como base de una solución de dos estados.
  • También hay palestinos que consideran la salida de unos 100 presos un logro «menor» por parte de Abbás, sobre todo en comparación con el éxito de Hamás a la hora de anotarse la liberación de más de 1.000 reclusos a cambio del soldado secuestrado de las Fuerzas de Defensa de Israel Gilad Schalit.
  • A largo plazo, muchos palestinos seguirán considerando [la liberación] parte de los planes norteamericano-israelíes de sacar concesiones a Abbás y a la cúpula de la Autoridad Palestina
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.