Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| domingo mayo 26, 2024

Los asentamientos, el símbolo del conflicto, pero no su origen


asentamientos

Nuevamente, cuando faltan apenas tres días para la reanudación de las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos, el tema de los asentamientos centra la atención y se halla en el ojo del huracán. La sensación vuelve a ser que la existencia misma de los asentamientos y su desarrollo por parte de Israel son el punto más polémico de la agenda árabe-israelí.

En realidad, el conflicto en la zona comenzó mucho antes de existir siquiera un asentamiento. El primero fue erigido en 1969, pero Israel había sido atacado ya en 1948 y en otras ocasiones, sin que hubiera ni un asentamiento y sin que hubiera territorios ocupados. Desde la creación de Israel, los territorios en los que luego comenzaron a erigirse asentamientos estaban en manos árabes: Cisjordania era parte de Jordania, y Gaza, de Egipto. No había asentamientos, pero sí conflicto.

Los asentamientos, pues, no son el motivo del conflicto. Pero se han convertido en uno de sus símbolos.

Los palestinos sostienen en forma categórica que los asentamientos mismos son ilegales, que Israel viola el derecho internacional al instalar a sus ciudadanos en los territorios que conquistó en la Guerra de los Seis Días en 1967 y que todo acuerdo deberá basarse en una retirada israelí a las fronteras que existían antes de esa guerra, de lo cual se desprende una exigencia de que todos sean desmantelados.

Intercambio de tierras

En la práctica, sin embargo, se habla de un intercambio de tierras, o sea, una fórmula, según la cual, el grueso de los asentamientos y, por ende, la mayoría de la población judía de la zona en cuestión permanezcan en bloques que serán anexados a Israel, a cambio de un territorio de superficie equivalente que Israel daría a los palestinos para agregar a su Estado. Se trata de aproximadamente el 9% de Cisjordania.

El punto clave a ojo de palestinos es que los asentamientos fueron construidos en el territorio que ellos exigen para erigir su Estado independiente y que si sus habitantes no son desalojados, se estará socavando la integridad y continuidad territorial de ese Estado. A ello se agregan sus quejas sobre el uso del recurso natural del agua que consumen también los asentamientos.

La necesidad de salvaguardar la seguridad de los residentes en los asentamientos -que en repetidas ocasiones han sido víctimas de atentados- también lleva al ejército israelí a tomar medidas que, en la práctica, afectan a menudo a habitantes palestinos de los alrededores.

Si, por ejemplo, para que no pasen cerca de un asentamiento, ciudadanos palestinos se ven obligados a recorrer muchos más kilómetros que lo que sería necesario en un camino común, su conclusión es que por culpa de los colonos su vida se ve alterada. A ello se suma el hecho de que entre los colonos hay un sector radical y violento que arranca y quema olivos de campos palestinos.

De fondo, claro está, hay un conflicto fundamental, que va más allá de las constelaciones políticas actuales: la pregunta acerca de a quién pertenece la tierra.

Los palestinos ven en la población de los asentamientos a invasores que se instalaron en su tierra. En tanto, parte de los judíos que allí residen -el sector religioso y creyente- está convencido de que Judea y Samaria (los términos bíblicos con los que se denomina a Cisjordania) pertenecen únicamente al pueblo judío, por promesa divina.

Dos décadas de negociaciones

Israelíes y palestinos iniciaron el diálogo en 1991

  • 1993 Con los auspicios de Bill Clinton, se firman los acuerdos de Oslo entre Isaac Rabin y Yasser Arafat, que sientan las bases de la autonomía palestina
  • 2000 Fracasan las conversaciones de paz de Camp David entre Ehud Barak y Arafat con la mediación de Clinton
  • 2001 Para reanudar la negociación rota en Camp David, israelíes y palestinos reanudan el diálogo -sin éxito- en la ciudad egipcia de Taba
  • 2007 Presionados por EE.UU., Ehud Olmert y Mahmoud Abbas se comprometen a alcanzar un acuerdo de paz para fines de 2008, objetivo que no se cumple
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.