Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes septiembre 27, 2022

Ultraortodoxos En El Ejército Israelí: No Habrá Plena Igualdad


Ultraortodoxos En El Ejército

Una de las noticias más destacadas recientemente  en los medios de comunicación de Israel, era el reclutamiento de 400 jóvenes ultraortodoxos  al batallón  “Netzah Yehudá” (compuesto enteramente por miembros de dicho sector, que es en gran parte una unidad de combate, aunque no en forma absoluta,  y a un nuevo regimiento de infantería del mismo carácter. La prensa local reproducía imágenes tomadas hace algunos meses, en un juramento de la citada unidad, en la que salvo por las barbas de todos-bastante características de religiosos- nada podía indicar lo singular de la tropa.

Es que estos soldados, que hoy ya son un fenómeno conocido en las Fuerzas de Defensa de Israel, son símbolo de una gran revolución: “haredim” (ultraortodoxos, judíos que viven en base a una estricta observancia de la religión), no sólo enrolados en el ejército como la mayoría de sus conciudadanos seculares u otros religiosos menos conservadores que ellos, sino inclusive en una unidad de campo, de combate, algo impensable por cierto años atrás. Muchos otros que  van entrando al servicio militar, lo hacen en puestos totalmente diferentes, en cargos de oficina, en puestos técnicos y tecnológicos, que suelen comenzar ya a otra edad, ya muy pasada la edad común de enrolamiento a los 18.

De fondo, hay una gran polémica. Si bien el enrolamiento de los “haredim” no comenzó ahora sino que gradualmente el proceso se ha estado dando desde hace ya unos años, continúa siendo motivo de discusión en la sociedad israelí.

Fue precisamente bajo el lema de “igualdad en la carga” que se presentó a las elecciones de enero último el nuevo partido “Yesh Atid” (“Hay futuro” ) del ex periodista Yair Lapid, hoy Ministro de Finanzas, convirtiéndose en la lista más votada de todo el nuevo parlamento.  El tema, claro está, es visto como clave por el ciudadano israelí promedio, que considera injusto y discriminatorio que mientras los jóvenes seculares o religiosos no ultraortodoxos hacen el servicio militar obligatorio, la situación de los “haredim”, hasta ahora, haya sido otra.

Pero la exención en masa se ha terminado y el proceso de cambio de fondo ya es un hecho. Una comisión del Parlamento israelí aprobó una nueva ley de reclutamiento , aunque el proceso legislativo aún no ha terminado, razón por la cual el Ministro de Defensa resolvió postergar para diciembre el reclutamiento de todos aquellos que debían iniciar su servicio en los meses de verano.

De todos modos, en el propio “Yesh Atid”, que encabezó la lucha por el reclutamiento ordenado de los ultraortodoxos y el fin de la situación en la que recibían exención del servicio militar para poder seguir estudiando las Sagradas Escrituras, admitieron que “igualdad absoluta, no habrá”.

La primera impresión, fue de engaño, pero analizando el tema a fondo, la evaluación es clara, y no sólo por los “haredim”.

Hay una diferencia de fondo, por ejemplo, en el hecho que hombres deben hacer el servicio militar básico por tres años y las mujeres por dos. Tampoco hay igualdad en las condiciones, ya que mientras unos están en unidades de combate y vuelven a sus casas por el fin de semana cada 15 ó 21 días, otros tienen puestos en oficinas y salen todos los días a las 17.00..la variedad es grande y en ella, indefectiblemente, hay desigualdad. Y esto, antes de hablar de los “haredim”.

Según dice a “El Universal” el Teniente Coronal Yehuda Wadmany, encargado en el Cuerpo de Personal del ejército del tema de los ultraortodoxos, su número en las Fuerzas de Defensa de Israel va en constante aumento.

Los reclutados van a tres canales posibles.

–          El ya mencionado batallón “Netzaj Yehuda” , que es el más antiguo, al que comenzaron a enrolarse en 1999. Al comienzo iban unos 350-400 jóvenes “haredim” por año, se llegó a 500 anuales y en el año en curso serán 750, dado que se formó este mes el nuevo regimiento. Los soldados haredim en este canal, tienen un promedio de 18 ó 19 años, o sea como los soldados “comunes”. La mayoría va a una unidad de combate y el resto a puestos tecnológicos y técnicos en la Fuerza Aérea, en electricidad y diversas unidades.

En este marco, los jóvenes “haredim” hacen dos años de servicio (menos que otros soldados) y el tercero reciben capacitación en un oficio que les sirva para incorporarse al mercado civil..Puede ser de agente de seguros o cocinero, según cada uno. Y de acuerdo a investigaciones hechas por el ejército, el 85% de estos jóvenes encuentran trabajo al volver a la vida civil.

–          El segundo canal es el llamado “Shajar”, que se probó por primera vez en el 2007 con unas decenas de jóvenes “haredim” y que hoy tiene casi mil. Esta es una vía para jóvenes de por lo menos 22 años, que en su mayoría ya están casados y con hijos, lo cual significa que perciben un sueldo mayor al del soldado común de 18 años. Se trata en general de jóvenes haredim que estudiaban como el resto en una “yeshiva” , pero que debieron dejar más que nada para ganarse la vida. Y en el ejército, están en cargos tecnológicos. El ejército se encarga inclusive de enseñarles el inglés y la matemática que necesitan-porque en la yeshiva no lo estudiaban- para adquirir sus profesiones. Y funciona, ya que el 90% encuentra trabajo.

Estos soldados están en todo el ejército, se los puede hallar en el  servicio de Inteligencia, en la tecnología logística, presupuestos, el cuerpo de personal, la Fuerza Aérea, la Marina, y mucho más.

En el 2011, entre los dos primeros programas, había 1200 jóvenes haredim, en el 2012 1500 y este año llegarán a ser 2000.

–          Y el tercer programa es “Keren Israel”, un marco que aglutina a jóvenes de 15-16 años que se van de las yeshivot, dejar de estudiar como alumnos religiosos ..y pasan en la calle. Se les enseña un oficio y al terminar la edad de secundario, entran al servicio militar, sea a algo tecnológico o a una unidad de combate.

El servicio de los ultraortodoxos continúa despertando polémica en la sociedad y radicales en su seno, han atacado a soldados de uniforme en algunos de sus barrios.

A pesar de la nada sencilla problemática, el cambio, muy gradualmente, avanza. Y de acuerdo a una reciente encuesta, el 72% de los soldados haredim están satisfechos de su desempeño y de estar sirviendo en las Fuerzas de Defensa de Israel.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.