Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| jueves febrero 22, 2024

Un centenar de yihadistas viven en Catalunya dispuestos a actuar


islam

La lucha contra el terrorismo de inspiración islámica España evita que Al Qaeda  introduzca explosivos mediante ‘drones’ | Una tupida red preventiva  de la Seguridad del Estado vigila camuflada el extremismo islamista creciente  | El FBI desvela que la seguridad española ha evitado atentados en  España y en Estados Unidos

La seguridad del Estado ha desplegado una tupida red de agentes por toda  Catalunya que han tejido un sigiloso sistema de alerta  preventiva sin precedentes destinado a detectar y abortar la amenaza  terrorista procedente de los grupos islamistas  radicales que han acabado por convertir la comunidad catalana en el  foco de expansión del extremismo salafí-wahabí en toda Europa.  Varios «congresos» salafistas celebrados en tierras catalanas durante el 2013  confirman creciente la importancia que Catalunya ha cobrado en un extremismo que  preocupa profundamente a todos los cuerpos de seguridad occidentales, según ha  podido saber La Vanguardia de fuentes de toda solvencia de la lucha  antiterrorista.

Esta red de vigilancia, dirigida desde Madrid, es la  protagonista de una lucha sorda, imperceptible para la ciudadanía, que ha  evitado atentados en España y fuera de ella y que ha propiciado la discreta  expulsión de activistas que amenazaban la seguridad.

Camuflados entre el  amplio colectivo musulmán pacífico residente en Catalunya, que representa más de  26% del censado en España, los extremistas han creado diferentes «bases» desde  las que ejercen el proselitismo más radical y se comunican con representantes de  otros grupos venidos del exterior. Por esa razón el despliegue de seguridad  establecido por el Estado constituye una cara, tupida y discretísima red de  observación informativa compuesta por agentes especializados de los servicios de  información del Cuerpo Nacional de Policía, de la Guardia Civil, del Centro  Nacional de Inteligencia (CNI) y también por Mossos d’Esquadra.

La  situación general es la siguiente: aunque no ha habido recientemente acciones  terroristas en nuestro país el peligro que representan los extremistas no ha  desaparecido. Al contrario, el mensaje yihadista crece, muy especialmente en  Catalunya. Sólo a título de ejemplo, las fuentes señalan que para el área de  Barcelona calculan la existencia de un centenar de  extremistas dispuestos a propiciar acciones  violentas elaboradas o también del tipo de «autorradicalización» o de  «terrorista súbito» (los mal llamados lobos solitarios ya que en ningún caso  están solos) como las habidas en Londres, Boston o París. Para valorar esta  cifra baste recordar que el 11-S o el 11-M fueron obra de una veintena de  personas en cada caso, contando autores y cómplices.

Fruto de esta red  vigilancia preventiva, de la que obviamente no es posible dar datos que delaten  su funcionamiento, es un dibujo del asentamiento del islamismo extremista en  Catalunya que se perfila como el principal foco del radicalismo en España y por  tanto en Europa.

Igualmente hay presencia islamista pero en menor medida  en Madrid, Ceuta, Melilla, Guipúzcoa y en el llamado corredor mediterráneo. un  área de paso y residencia ocasional de extremistas más que de asentamiento  propiamente dicho. De este modo el asunto catalán traspasa fronteras de tal  suerte que zonas de Catalunya como Tarragona y Girona ya están consideradas en  los servicios europeos de Inteligencia como un alarmante foco del radicalismo  instalado en la UE. Es decir, según las fuentes aludidas, Catalunya se ha  convertido en un punto de referencia universal merced a los mencionados  «congresos» a los que acuden ulemas o doctores de la ley islámica llegados desde  Arabia Saudí, Kuwait, Qatar o Emiratos Árabes Unidos además de activistas  procedentes de toda Europa y de otros puntos de España.

Elemento capital  en todo este asunto es el dinero y en Tarragona y especialmente en  Torredembarra, los agentes han detectado la llegada de grandes cantidades de  fondos procedente de países del Golfo y destinado a financiar el wahabismo y un  discurso islámico radical. La oenegé kuwaití Revival of Islamic Heritage Society  (RIHS) se perfila como un canal principal por donde discurre este flujo  monetario hacia los sectores más fundamentalistas de la comunidad islámica del  Tarragonès. Esta oenegé, incluida por el Departamento del Tesoro de Estados  Unidos en el listado de organizaciones vinculadas a Al Qaeda, habría sufragado  los «congresos» salafistas mencionados y la construcción de una madraza (escuela  religiosa) cuyo proyecto alcanza los dos millones de euros.

Igualmente,  los investigadores han detectado que RIHS ampliará su influencia en España y en  Europa ya que han detectado varias entidades islámicas ya han hecho gestiones  para obtener fondos de esta institución.

En cuanto a Reus hay detectadas  dos asociaciones de corte salafista enfrentadas entre sí desde mediados del  2010. Pero Reus se ha caracterizado precisamente por la organización de esos  congresos de formación islámica convocados en paralelo por las mencionadas  asociaciones en lo que se considera un intento de hacerse con el control del  salafismo desde su zona de influencia. Otro tanto sucede en Vilanova i la  Geltrú, donde un líder radical condenado por dirigir una célula que daba cobijo  a yihadistas y suicidas, ha cumplido condena y ha vuelto a esta  localidad.

Otro punto muy «caliente» es Salt (Girona), un lugar de  especialísima atención de la red de vigilancia descrita entre otros motivos por  el impulso que supone la construcción de una gran mezquita y centro islámico  considerado radical donde se instala una federación destinada a aglutinar  comunidades musulmanas en torno a los postulados defendidos por conocidos  salafistas muy extremistas y por yihadistas que ya hacen de la guerra santa el  motivo de su existencia.

Las fuentes citadas saben de problemas habidos  para la financiación de dicha mezquita cuyo coste total ascendería a casi seis  millones de euros. Sin embargo, todo apunta que este problema se estaría  solucionando con ayuda llegada desde Marruecos. Cabe recordar que, relacionado  con el proyecto de esta mezquita/centro islámico, un destacado miembro de la  comunidad de Salt fue expulsado de España hace unos meses a raíz de una denuncia  del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) «por comprometer la seguridad del  Estado».

En Lleida un foco principal de radicalización se localiza en  una mezquita cuyo imán y otros radicales identificados son impulsores del  wahabismo, es decir del rigor en la aplicación de la charia o ley islámica.  Consta que este imán tiene a su servicio a un grupo de personas que impondrían  al resto del colectivo musulmán el estricto cumplimiento de la charia, llegando  incluso a obligar a niñas a abandonar los estudios cuando llegan a la pubertad.  Además, este grupo de radicales fanatizados por el imán, limita al mínimo  necesario las relaciones de los musulmanes con la sociedad catalana, habiendo  llegado a amenazar e incluso emplear la violencia entre los infractores a sus  normas. El imán pide abiertamente a sus fieles que no se integren en la sociedad  española, ni en Occidente en general y apoya a los combatientes radicales  extremistas de Siria y otros conflictos.

Otro foco de intenso mensaje  profundamente antioccidental se está generando en Mollerussa donde este mismo  año los agentes han logrado la expulsión de uno de los líderes más extremistas.  Pese a esta expulsión el proselitismo salafista en Mollerussa se mantiene merced  a un discurso tan radical que los que lo mantienen desprecian a los ulemas  oficiales del islam y pregonan sus postulados con una ostensible animadversión  por los regímenes imperantes en países musulmanes a los que acusan de  «desviados». En Mollet del Vallès hay otro foco. El principal activista está  vinculado a una mezquita que a su vez se relaciona con el Centre Cultural  Islàmic Català considerado uno de los vehículos de expansión del movimiento  Hermanos Musulmanes.

Barcelona capital no escapa al fenómeno que  describimos que vigila la red policial estatal desvelada en esta información.

Entre la amplia colonia musulmana residente en la capital catalana han  crecido focos de radicalización que en algunos casos han llegado a formar  células terroristas ya desarticuladas y células de apoyo logístico al  terrorismo, opción ésta última que también se ha dado frecuentemente en otras  localidades catalanas. Hay detectados en la actualidad varias zonas de gran  actividad en la divulgación de ideas extremadamente contrarias al Estado de  Derecho en las que se presta especial atención a la hora de transmitir un  mensaje ultra a los niños.

Dos de estos focos, señalan los  investigadores, están en El Raval y un tercero en Besós Mar. Estas mezquitas se  caracterizan por integrarse en el movimiento pacífico tabligh, especialmente  seguido por la comunidad pakistaní. Sin embargo, los extremistas se han  infiltrado y se valen de la infraestructura de esta corriente islámica para  cubrir actividades que derivan en el terrorismo.

En este sentido hay que  recordar que en enero del 2008 fue detenido en Barcelona un grupo terrorista  pakistaní con intenciones de atentar en el metro de la ciudad y una mezquita.

Para saber del perfil social y personal de los extremistas de los que  estamos hablando hay que acudir al estudio del Real Instituto Elcano realizado  por Fernando Reinares y Carola García-Calvo. En su trabajo, basado en condenados  por la Justicia, ambos investigadores concluyen que los yihadistas en España son  varones entre 25 y 39 años, aunque cada vez más jóvenes. En su mayoría son  casados y con hijos. De ellos, ocho de cada 10 son extranjeros, principalmente  de nacionalidad argelina, marroquí y pakistaní, pues hasta ahora, sólo un 4,8%  de los enjuiciados había nacido en España.

El plan de vigilancia del que  informamos en estas páginas tiene estrecha relación con el comunicado emitido el  pasado día 10 por la embajada de Estados Unidos en Madrid en el que el director  del FBI, James Comey, hizo un balance de la colaboración policial entre ambos  países. Comey desveló que la coordinación bilateral había frustrado numerosos  atentados terroristas planeados en ambos países, entre ellos, un plan de Al  Qaeda para utilizar aviones por control remoto (drones) para hacer llegar  explosivos hasta España. Comey reveló que la coordinación antiterrorista había  resultado «esencial» para impedir numerosos atentados en los últimos diez años  en Estados Unidos, España, Oriente Medio, África y Asia.

 
Comentarios

Pata sucias. Que «actúen» en sus hogares.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.