Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo diciembre 4, 2022

Redactor saudita: Los musulmanes se hacen daño a sí mismos, pero están obsesionados con las teorías de conspiración y el culpar al otro


El redactor saudita Dr. Jibrin ´Ali Al-Jibrin, quien es profesor de sociología en la Universidad Rey Saud en Riad, escribió en un artículo en el diario oficial saudita Al-Watan que los musulmanes luchan entre sí y por lo tanto se hacen más daño a sí mismos de lo que sus enemigos le hacen, a pesar de esto, dijo que prefieren culpar a otros por su situación y creer en teorías de conspiración sobre complots alrededor del mundo en contra de ellos, en lugar de hacerle frente a su miserable situación. Este hizo un llamamiento al mundo musulmán a que despierten de sus delirios y adopten una visión realista del mundo en lugar de culpar a otros de sus problemas.

Lo siguiente son extractos del artículo: [1]

dr-jibrin
Dr. Jibrin ´Ali Al-Jibrin (imagen: twitter.com/alJibrinj)

«Un observador objetivo y neutral de la actual situación de los musulmanes en muchos países musulmanes descubre una amarga realidad y hechos dolorosos – es decir, que nosotros los musulmanes [estamos] en constante conflicto entre sí. Luchamos entre nosotros mismos y nos acusamos mutuamente de herejía, y creemos que algunos de nosotros somos peores enemigos [de los musulmanes] que los judíos y los cristianos, y nos ahogamos en el sectarismo, en los conflictos ideológicos, y en los enfrentamientos entre diferentes escuelas [religiosas]. Cada grupo piensa que debe eliminar a los otros grupos, en lugar de [aprender a] vivir junto a ellos antes de virar hacia el enemigo verdadero al que recurriremos algún día, si es que queda alguno de nosotros.

«Un observador de nuestra situación encontrara a un grupo de enojados con todos alrededor de ellos y obsesionados con las teorías de conspiración, que creen que [todo] el mundo está conspirando en contra de ellos. Nos acusamos mutuamente de herejía y después le pedimos a Alá que destruya a nuestros enemigos porque son ellos los que nos llevaron hasta este estado, a pesar de que ninguno de nuestros enemigos nos obligó a poner el dedo en el gatillo o disparar contra otros musulmanes. Aunque el daño que nos hacemos a nosotros mismos es peor que [el daño] hecho a nosotros por nuestros enemigos – ya que muchos musulmanes son asesinados por otros musulmanes, posiblemente más de lo que son asesinados por los no musulmanes – la mayoría de nosotros habla incesantemente de fantasmas y conspiraciones inexistentes… e ignora las palabras de Alá: «Y todo lo que te golpea y te cause desastre – es debido a lo que tus manos se han ganado, pero Él lo perdona todo [Corán 42:30]´.

«Algunos de nosotros pensamos que las naciones que nos rodean no tienen nada mejor que hacer que perseguirnos y hacernos daño, y que son la razón por la que nos matamos unos a otros. Esto podría ser un mecanismo psicológico [utilizado] para negar [nuestra] amarga realidad. A pesar de todo esto recibimos la ayuda de estas [naciones] a fin de librarnos a nosotros mismos de la maldad [hecha por] algunos de nosotros [es decir, otros musulmanes], pero después que estas [naciones] terminan [ayudándonos], les maldecimos [y sobre ellos les deseamos] su muerte y destrucción.

«Esta realidad no es un producto de la era actual. Los musulmanes han permanecido en este estado desde la desgraciada Batalla del Camello [656 CE], [2] en la que los Compañeros del Mensajero de Alá [Mahoma] lucharon entre sí y asesinaron a miles de los mejores hombres y recitadores del Corán de la generación del Profeta, a través de la Batalla de Siffin [657 CE], [3] en el que los musulmanes se dividieron y se mataron unos a otros, y luego hasta actos de masacre de musulmanes realizados por musulmanes.

«La tiranía, el asesinar a los oponentes, y la autocracia son elementos que han sido comunes [a los regímenes musulmanes] desde el fin de la era de los Califas Rectos. Aquellos que leen historia se sorprenderán por el nivel de autocracia, que alcanzó niveles indescriptibles. Quizás el ejemplo más sencillo, aunque los ejemplos son numerosos, es el sermón Por Al-Hajjaj [Ibn Yusuf, 661-714 CE], quien exigió la salida de los fieles a través de una puerta y asesinar a todo el que salga por otra y no por herejía, sino por desobedecer la orden de Al-Hajjaj. Las cuestiones no cambiaron en gran medida durante el período Abbasid, cuyos [gobernantes] establecieron su califato a través de actos históricos de masacre a los Umayyads y sus partidarios, tanto es así que el comandante Abbasid ´Abdallah bin ´Ali ordenó que las comidas deberían ser servidas encima de los cuerpos de sus rivales de Al-Sham.

«Las cosas no han cambiado mucho en nuestra época actual. Aquellos que siguen las noticias ven que el asesino y la víctima son en su mayoría musulmanes, por desgracia…

«Hay que descartar algunos de los pensamientos equivocados que controlan nuestro presente y sustituirlos por la honestidad propia y una visión realista que no nos ciegue en nuestra situación total. Manteniendo este estado sin promulgar ningún cambio – primero dentro de nosotros mismos, y luego en nuestra realidad cotidiana – es una garantía de caos y la pérdida de esperanza en las generaciones venideras. Además, esta jugará un papel importante en el cultivo de las futuras generaciones cuyas psiques están llenas de crisis provenientes del pasado».

Notas al final:

[1] Al-Watan (Arabia Saudita), 9 de septiembre, 2013.

[2] Una batalla entre el ejército del cuarto Califa ´Ali bin ´Abi Talib y el ejército de los opositores a su gobierno, comandado por la esposa del Profeta ´Aisha montada en un camello. Tuvo lugar cerca de Basora, en el actual Irak, tras el asesinato del tercer califa Uthman.

[3] La batalla entre el ejército del Cuarto Califa ´Ali bin ´Abi Talib y el ejército de sus oponentes que marca la división del Islam entre sunita y chiita.

 
Comentarios
Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.