Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes abril 23, 2021
donativo

Columnista egipcio: El sectarismo en Egipto margina a cristianos en su tierra natal


En una columna en el diario oficial egipcio Al-Ahram, el poeta egipcio Ahmed Abd Al-Mu´ti Higazi afirma que los cristianos en Egipto sufren un acoso generalizado que sigue sin ser abordado por las autoridades, y que suelen ser objeto de violencia como resultado a la incitación por musulmanes. Afirma que el régimen es cómplice de la violencia anti-cristiana, ya que, en lugar de tomar medidas efectivas para protegerlos, permite el uso de una tradición medieval, comités de arbitraje locales destinados a la reconciliación entre cristianos y musulmanes sin la participación del sistema judicial. Higazi señala que estos comités – que hoy comprenden a los clérigos musulmanes y representantes de la comunidad cristiana y de las fuerzas de seguridad [1] – no imparten justicia, ya que tienden a favorecer a los musulmanes.

Lo siguiente son extractos del artículo. [2]

Abd-Al-Muti
Imagen: Ahmed Abd Al-Mu´ti Higazi (Imagen: Al-Ahram, Egipto, 29 de diciembre, 2009)

«Nos mentirnos cuando negamos la existencia de un problema de sectarismo en Egipto, ya que este problema [de hecho] ha empeorado en las últimas décadas y se ha convertido en una crisis violenta cargada. Nos mentimos negando lo que sucede justo ante nuestros ojos haciendo erupción justo debajo de nuestros pies. No miramos hacia atrás hasta que la conmoción se haya calmado y la arena esté clara de las huellas del terrible suceso. Luego volvemos a nuestros asuntos como si nada hubiera pasado, o como si fuera simplemente un evento común o un fenómeno pasajero que puede ser despedido con algunas declaraciones escritas previamente, falsos abrazos y sonrisas cursis. Cuando los acontecimientos se repiten, también repetimos nuestras respuestas y de [nuevo] son sorpresivas, aunque no es de extrañar, ya que ver que algunos de los que ayudar a apagar el fuego son los mismos que lo ventilan!…

«Los mismos que incitan a los musulmanes en contra de los cristianos son los que encabezan los comités de arbitraje destinados a conciliar entre dos partes en pelea… excepto que una de las partes es una mayoría en el barrio o pueblo, y la otra parte es una minoría y debe de alguna manera ser oprimido, ya que las relaciones sociales en Egipto hoy no están basadas en la justicia, sino en el poder. Desde hace varias décadas, la atmósfera reinante en Egipto no se ha inclinado hacia los justos, sino hacia el noble. Esto no es honor derivado del liderazgo histórico, talento inusual, raro valor, o costoso sacrificio – sino más bien en la capacidad de pisotear y dañar a los demás… Así que incluso si la mayoría es opresiva, siempre estará en lo correcto, y los derechos de la minoría les serán negados.

«Durante varias décadas, la atmósfera reinante en Egipto ha sido similar a una selva, donde la fuerza es lo correcto, y donde uno puede hacer cualquier cosa, siempre y cuando uno pertenezca a un lado poderoso. En esta situación, cualquier muchacho imprudente puede imponer su voluntad sobre el lado débil y prenderle fuego si se convierte en un obstáculo. Esto, ya que este [muchacho] no está sujeto a la ley sino más bien a la tradición. ¿Cual tradición? La misma tradición de [arbitraje] común en la Edad Media, antes de tener un estado, las leyes civiles, personal de seguridad, los tribunales y los jueces.

«De acuerdo a esta tradición, nosotros [los egipcios] no somos una nación y está sujeta al principio de la nacionalidad [compartida], a la constitución [que acabamos] de formar para nosotros, y a las reglas que aplican a todos. Más bien [nosotros somos] dos grupos o dos naciones – una victoriosa y una humillada; una mayoría musulmana y la minoría de los dhimmis [no musulmanes que viven bajo el dominio musulmán]. En esta situación estamos subordinados a las reglas heredadas de los mamelucos y los otomanos.

«Es cierto que los cristianos ya no tienen que usar ropa azul [para distinguirlos de los musulmanes] o pagar el impuesto jizya, y al contrario que en el pasado se les permite montar caballos y camellos. Pero todavía se les prohíbe renovar sus iglesias debido al Hatt-i Humayun, que es una ley otomana, promulgada en 1856, cuando Egipto era una provincia del Imperio otomano. Esta ley les prohíbe a los cristianos construir nuevas iglesias, o renovar las antiguas, sin la aprobación del sultán, quien fue [después] reemplazado por el presidente de la república [de Egipto].

«Gracias al movimiento nacionalista, Egipto fue liberada de los otomanos y los británicos y se convirtió en un reino independiente y más tarde en una república civil, cuya constitución menciona expresamente la libertad total de práctica. Sin embargo, la ley otomana todavía impide que los cristianos egipcios construyan sus iglesias, mientras que cualquiera que oficie en la religión [del Islam] puede poner sus manos en las tierras del estado para construir una mezquita con cuatro altavoces. Esto se considera una buena obra [que le permitirá] unirse al partido en el poder y en las elecciones sin estar sujeto a la ley otomana o cualquier otra ley.

«A pesar de que el cristianismo ha estado presente en Egipto desde el siglo I dC y fue la religión mayoritaria en Egipto durante mil años, y sigue siendo la religión de millones de egipcios, es como un legado anónimo y olvidado en nuestro sistema educativo. La cultura copta no tiene cabida en los planes de estudio de historia, la lengua copta no tiene lugar en los departamentos de idiomas, y los coptos mismos están prohibidos o casi prohibidos de su patria, la patria de sus padres, madres, abuelos y abuelas. [Esto] desde la [atmósfera pública] ha transformado a Egipto de una nación en dos sectas – una mayoría, algunos de cuyos miembros tienen un monopolio en el régimen, y una minoría sin poder sobre el régimen. Este ambiente hace que los cristianos sean marginados luego que lograran algo de sus derechos en la primera mitad del siglo anterior. [Desde ese entonces] los cristianos han perdido sus derechos después de perder su ciudadanía y regresar [a su condición de inferioridad] como parte de la cultura que es transmitida por las organizaciones políticas islamistas y [después] fueron adoptadas por el régimen [libre] de la Revolución Oficial en julio de 1952. Este régimen revivió el antiguo régimen mameluco con insignias modernas, como si los mamelucos hubiesen regresado de la Masacre de la Ciudadela [3] para vengarse del estado moderno, establecido en la parte superior de los escombros de su estado difunto.

«Como parte de este nuevo régimen mameluco hemos perdido nuestra unidad nacional, nuestras leyes democráticas, nuestra constitución secular, y nuestra cultura intelectual. Hemos devuelto a – musulmanes y dhimmis – en vender nuestros votos por aceite y azúcar y por promesas de puestos reservados en el paraíso. Es natural de que no haya lugar para los cristianos entre nosotros, ni en este mundo ni en el próximo, es natural que han sido objeto de [acoso] desde la década de 1970 – sus iglesias destruidas, sus casas quemadas, sus tiendas saqueadas, y sus hijos e hijas secuestradas . El régimen por su parte conspira contra ellos y no los defiende porque sólo se defiende a sí mismo, y no hay escape de una conspiración entre este y los que la amenazan, es decir, los que dirigen la guerra contra los cristianos.

«En este estado los cristianos no tienen más remedio que recurrir a los comités de arbitraje, siendo estos un órgano judicial bizarro donde los jueces son sus rivales, tales como los [clérigos] Safwat Higazi, [Muhammad] Heweny y [Abu Ishaq] Hassan. Los testigos en estos ensayos son el personal de seguridad, que no son parte de estos comités a fin de hacer cumplir el Estado de Derecho, pero sólo para convencer a los cristianos para que se vayan ¿Soluciona esto el problema del sectarismo? No!, por el contrario [este problema] es sólo empeora y se torna desproporcionado [en sus rostros]. Pero hay esperanza de resolverlo? Sí, cuando nos deshacemos de la época medieval, con sus tradiciones obsoletas, los regímenes tiránicos, y los comités de arbitraje, y cuando reanudemos nuestro despertar moderno».

Notas al final:

[1] Al-Yawm Al-Sabi´ (Egipto), 10 de agosto, 2013.

[2] Al-Ahram (Egipto), 22 de enero, 2014.

[3] Una masacre llevada a cabo contra los mamelucos por el gobernante egipcio Muhammad Ali en 1811.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.