Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo noviembre 27, 2022

Análisis en Profundidad: The New York Times, Washington Post y Los Angeles Times


wzso
Por muchos años, hemos publicado análisis en profundidad que muestran el sesgo anti-Israel consistente y generalizado del New York Times.
Hemos documentado cómo la gran mayoría de los artículos y editoriales en el New York Times presentar a Israel en una manera desfavorable y a menudo errónea. Sin embargo, el New York Times podría argumentar que su cobertura es negativa porque las acciones y políticas de Israel justifican dicha cobertura. En otras palabras, sería pretender simplemente el informar las noticias en lugar de presentar un punto de vista sesgado.
Así que decidimos comparar la cobertura del NY Times con la del Washington Post y Los Angeles Times. Si la cobertura de Israel de estos tres medios es parecida, entonces tal vez el argumento del NY Times tendría mérito.
Por otro lado, si el New York Times muestra una imagen diferente de Israel de la que muestras los otros periódicos, se sumaría a la evidencia de que sus informes representan una perspectiva sesgada anti-Israel. ¿De qué otra forma se podía explicar que el NYTimes cubra a Israel en forma diferente a otros medios ante los mismos eventos?
Entonces, ¿qué encontramos?
En cada categoría evaluada, la cobertura de Israel por parte del New York Times era mucho peor que la de Los Angeles Times y el Washington Post. De nuevo, esto es analizando la cobertura de los mismos hechos en el mismo período de tiempo (enero-febrero de 2014). Analizamos cuatro categorías de sesgo: Equidad, Contexto, Terminología y Selección de Fuentes. Algunos de los prejuicios eran muy sutiles, pero cuando los lectores absorben la noticia como está escrita en una forma tendenciosa, impacta la forma en que se comprenden los acontecimientos.
Sólo un ejemplo pinta el cuadro. Nos fijamos en lo que nos referimos como «equidad». Con eso queremos decir qué porcentaje de los artículos contienen temáticas que reflejan negativamente a Israel .
Mientras que sólo una cuarta parte de los artículos del Washington Post y un tercio de los del LA Times reflejó negativamente a Israel, un abrumador 67% de los artículos en el New York Times lo hicieron.
Otros indicadores que medimos mostraron discrepancias similares.
Explicación de los hallazgos:

Equidad:

Porcentaje de artículos que expresaron críticas a Israel o que las acciones israelíes  fueron representadas negativamente.
 (Nota: The Washington Post también publicó historias de Associated Press que tienden a ofrecer una visión más negativa de Israel. No están incluidos en este estudio.  Hemos utilizado sólo los artículos de propios reporteros del Post).
En los informes de cualquier medio de comunicación en Israel, habrá algunas historias negativas y críticas. Eso es de esperarse ya que Israel, como todos los países occidentales, no es perfecto. Sin embargo, no hay razón de por qué historias negativas deben aplastar todo otra cobertura. No sucede en LA Times o el Washington Post. Sin embargo, la presentación de informes sobre los mismos hechos y los mismos sucesos, el New York Times encuentra una manera de informar negativamente sobre Israel dos terceras partes del tiempo.
Por ejemplo el 10 de enero el New York Times publicó «Golpe a los esfuerzos de paz, Israel publica los planes para las nuevas viviendas en los asentamientos«. No sólo el anuncio israelí es etiquetado como un «golpe a los esfuerzos de paz» en el título, sino el artículo abre al referirse a «una medida que el jefe negociador palestino condenó como una» bofetada» a la intensa presión del Secretario de Estado John Kerry para un acuerdo de paz en Oriente Medio». Antes de que el lector pueda realmente llegar a los detalles, el anuncio israelí ha sido calificado entre el titular y el primer párrafo.
El mismo día, el Los Angeles Times publicó un artículo sobre el mismo tema con el titular simplemente afirmando que «Israel anuncia mayor construcción de asentamientos«. El artículo inicia y describe cómo el anuncio fue criticado como era de esperarse. El Washington Post tenía un titular similarmente neutral. El Post mencionó la referencia a la «bofetada» , pero sólo en el quinto párrafo. Fue sólo el New York Times quien eleva la cita de Saeb Erekat a la primera descripción de la política israelí. La forma en que el New York Times informó sobre el anuncio de Israel estaba lejos de ser un estudio objetivo de los hechos – condenó a Israel usando una opinión sobre los asentamientos como fuente de análisis.
Luego está la cuestión de los artículos de opinión o editoriales. En el New York Times, el 88% de los artículos de opinión son críticos para con Israel. La mayoría de los artículos de opinión en el Los Angeles Times y el Washington Post eran neutrales o positivos. Ejemplos de artículos de opinión críticos de Israel, acciones o políticos israelíes incluyen «Israel tiene que aprender algunos modales«, «Cómo Israel está perdiendo la guerra de la propaganda» y «La tercera Intifada» ( justificando el movimiento de boicot). El New York Times emplea regularmente columnistas como Tom Friedman, quien tiene historial en artículos tendenciosos críticos hacia Israel y su apoyo por la Autoridad Palestina.

Contexto:

Porcentaje de historias que carecen de contexto importante que pueda explicar las acciones israelíes.
La situación en el Oriente Medio es complicada. Cuando contexto importante se queda fuera los lectores pueden obtener una visión sesgada de lo que está pasando y lo que está haciendo Israel. En un artículo que menciona a Jerusalén  declarando «que Israel conquistó en 1967 » no es suficiente. Esto deja de mencionar miles de años de historia judía de la ciudad o cualquier contexto de la guerra de 1967- una guerra de defensa que terminó con Israel en control de Jerusalén . Dar a entender que Israel es un «conquistador » carece de tal contexto.
Los asentamientos no deben limitarse a ser etiquetados como «ilegal bajo el derecho internacional», sin el reconocimiento de que existe una amplia gama de opiniones sobre esta cuestión.
Del mismo modo, al informar sobre el sistema educativo palestino, el dejar de mencionar los casos concretos documentados de la incitación y la glorificación de terroristas en las escuelas palestinas contra Israel sería dejar de lado el contexto crítico. Algunas escuelas palestinas aún llevan los nombres de los terroristas y hay murales en honor al terror a los que los niños palestinos están expuestos todos los días.
Sin embargo, en «Para los árabes en Israel, Elección curricular es un cargo político” , el New York Times pasa por alto esta información y en su lugar utiliza citas de los árabes que indican lo importante que es para ellos que la «narrativa palestina» se enseñe en la escuela. Ellos convirtieron la historia de que Israel provee fondos para que las escuelas utilicen un curriculum de estudios estándar en una conspiración. Una persona entrevistada dice:
«Yo no quiero que mi hijo tenga miedo de decir que es Palestino».
Otro palestino dice:
«Las autoridades israelíes no sólo quieren ocupar la tierra, quieren ocupar las mentes de la gente – como un lavado de cerebro».
No hay manera de que los lectores pudieran entender el debate curricular cuando se presenta solamente con este tipo de opinión sin hacer referencia a la historia de la incitación anti-israelí en las escuelas palestinas.
En «Abbas, Hablando con estudiantes israelíes de paz, encuentra un público receptivo«, Mahmoud Abbas es tratado como un líder moderado dispuesto a hacer compromisos serios en nombre de la paz . Si bien ha sido bien documentado que Abbas ha hecho encendidos discursos en árabe que contradicen la imagen que el New York Times pinta, el artículo se limita a observar:
Alejando las acusaciones de algunos israelíes que afirman que él dice una cosa en árabe y otra en Inglés, Abbas dijo, «Yo hablo el mismo idioma con todos. » (El Sr. Abbas se dirigió a los estudiantes en árabe con traducción simultánea en hebreo y en Inglés.)
Pero esta afirmación se ha demostrado que es falsa. Nuevamente, ¿por qué el New York Times la deja reposar sin respuesta?

Terminología:

Porcentaje de artículos en los que se utilizan términos inexactos en perjuicio de Israel.
Cuando los terroristas de Hamas son etiquetados «militantes» su verdadera naturaleza está oculta. Cuando términos como «de derecha», «línea dura» y «nacionalista» se aplican al gobierno de Israel y no a la Autoridad Palestina de Abbas (que ha mostrado mucho menos flexibilidad en el proceso de paz) , da la impresión de que la falta de progreso se debe principalmente a la composición del gobierno de Israel.
El uso de estas etiquetas engañosas es tan común que muchos lectores no ven nada malo con titulares como «Israel ordena ataque aéreo contra militantes de Gaza”. Pero ciertamente un titular y el artículo que describen un ataque en contra de un «terrorista » (y eso es lo que son los lanzadores de misiles contra civiles) tendría un impacto muy diferente.
Por desgracia, esta es un área donde el Post y Los Angeles Times también tienen trabajo que hacer. Por alguna razón, cuando se trata de Israel, los periodistas no van a hacer nada para evitar el uso de la temida palabra «T». Por lo menos el Post menciona los ataques con cohetes en el titular «Israel dispara misiles a motociclista en Gaza que dicen fue responsable de los ataques con cohetes«.  A pesar de que las palabras clave están entre comillas, el LA Times utiliza «Israel mata a dos en ataque a Gaza apuntando a ‘operativa terrorista’ «. Cabe señalar, sin embargo, que el LA Times publicó el artículo con una imagen completamente inadecuada de la madre del terrorista llorando en su funeral.

Fuentes:

Porcentaje de artículos que utilizan citas directas críticas de Israel que son de dudosa procedencia o que son de hecho sospechosas.
Mientras que una cita directa puede traer claridad y comprensión para un artículo, hay muchas maneras de que las citas puedan distorsionar un artículo entero. Si la cita es inexacta o de una fuente que es sesgada o tiene un historial de difundir información falsa, entonces se hace más para confundir la cuestión. Incluso cuando una oferta se equilibra con otro punto de vista más adelante, si se exhibe de manera más prominente en el artículo, también conducirá al lector hacia una sola perspectiva. Esto es especialmente preocupante cuando se trata de personas que viven en una situación en la que el decir cosas incorrectas en público puede conducir a un daño para ellos y sus familias.
Xavier Abu Eid de la unidad de negociaciones de la Organización para la Liberación Palestina dijo que Israel estaba «bajo la obligación de poner fin a todas las actividades de asentamientos, no por uno o dos días, sino para siempre.”
Pero esto no es cierto . Así que incluso si un funcionario de alto rango lo dijera, el New York Times no tiene ninguna obligación de publicarlo.
En el artículo «En los Asentamientos  en Cisjordania, los trabajos israelíes son espada de doble filo”, el New York Times cita a un trabajador palestino que dice:
«Siento que no soy un ser humano – estamos sirviendo a la ocupación», dijo el Sr. Jalaita , de 47 años, padre de cinco , dos de ellos estudiantes universitarios. «Estoy obligado a trabajar aquí porque tengo una casa, tengo una familia. Mañana, si hay otro lugar para trabajar, si hay trabajo en Palestina, lo haré .
Pero fue esta cita honesta y veraz? Para la Autoridad Palestina alguien puede ser señalado por decir algo equivocado. ¿Podemos tomar esta fuente como válida?
Mientras que el LA Times anotó muy bien en el uso de citas, lo mismo no puede decirse de The Washington Post en el que el uso de citas tendenciosas resultó casi tan malo como en el New York Times. En el artículo «Israel dice que la ‘incitación’ palestina podría socavar las conversaciones de paz», Hanan Ashrawi responde a la demanda de Israel de que los palestinos detengan la incitación al decir:
Creo que Netanyahu está desesperado por encontrar una manera de sabotear las conversaciones y culpar a los palestinos, incluyendo agarrar un clavo ardiendo y proveer fabricaciones.»
Sin embargo, la incitación es un problema real y ha sido muy documentado. ¿Por qué debe el Post publicar a Ashrawi (que tiene un historial bastante consistente de proporcionar citas tendenciosas e inexactas a los medios de comunicación)?

Conclusiones:

La forma en que el New York Times cubre a Israel muestra un claro sesgo. Hemos analizado la cobertura por sus propios méritos y en comparación con otros periódicos estadounidenses líderes – que no son conocidos por ser pro-Israel. En todos nuestros estudios que se remontan desde hace muchos años, se ha mostrado una tendencia constante, informando negativamente sobre Israel y las acciones israelíes. Las historias negativas abruman mayoritariamente a las positivas, contexto importante es deficiente,  se utiliza la terminología en forma engañosa y las citas muestran subjetividad influyendo en los lectores a tener una mala impresión de Israel.
Tenemos la intención de seguir sobre el New York Times, así como el Washington Post y Los Angeles Times durante todo el año para ver si mejora la cobertura.
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.