Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| viernes mayo 24, 2024

La creciente oposición sunita a la declaración del califato islámico por el EIIS


organizacion-terrorista-ISIS

El 29 de junio del 2014, varias semanas después de que el Estado Islámico de Irak y Siria (EIIS) invadiera Irak y conquistara grandes áreas con la ayuda de elementos sunitas locales, un califato islámico, conocido como el Estado Islámico, fue declarado por el líder del EIIS Abu Bakr Al-Baghdadi, y este mismo fue nombrado califa. La declaración señalaba que Al-Baghdadi, cuyo nombramiento siguió a consulta con el Consejo Shura del EIIS, cumple con todos los requisitos necesarios del sharia para un califa, y que todos los musulmanes deben jurar lealtad a él. Dos días más tarde, el 1 de julio del 2014, el propio Al-Baghdadi, anunció que todos los musulmanes capaces de emigrar a los Estado Islámico estaban obligados a hacerlo.

La declaración del califato – que coincidió con el primer día del Ramadán, considerado por los musulmanes como el mes de la victoria y el jihad – es la primera declaración en el mundo árabe desde la caída del Imperio Otomano y la creación de estados nacionales, y puede tener ramificaciones sociopolíticas y religiosas en todo el mundo árabe y musulmán, incluso para sus estados y regímenes.

Sin embargo, su impacto más inmediato fue ampliar los círculos de opositores del EIIS en el mundo árabe. Elementos que fueron inicialmente implícita o abiertamente de apoyo a la invasión de la organización de Irak debido a su guerra contra los chiitas en Irak y también porque estos mismos elementos apoyan a la oposición sunita iraquí del régimen del recientemente depuesto primer ministro iraquí Nouri Al-Maliki – tales como la Unión Internacional de Eruditos Musulmanes (UIEM) del Jeque Yusuf Al-Qaradhawi- se han unido ahora al bando de los opositores al EIIS.

Este escrito revisa los argumentos y las críticas religiosas, socioculturales y políticas de la declaración del califato:

Argumentos religiosos contra el nuevo califato: No cumple con las condiciones del Sharia

Como institución musulmana, el califato se basa en el sharia para su autoridad; por esta razón, la declaración del nuevo califato, dada por el portavoz de Al-Baghdadi Abu Muhammad ´Adnani Al-Shami, señaló específicamente que su establecimiento cumple las condiciones establecidas por el sharia. Los clérigos musulmanes que rechazaron la declaración, sin embargo, disputaron esto; por ejemplo, un comunicado el 3 de julio, 2014 del UIEM declaró: «La UIEM cree que esta [declaración] no cumple con las directrices del sharia… En cuanto al sharia y la jurisprudencia, el califato significa ´toma de poder´ y por lo tanto, semánticamente y en términos del sharia, el califa representa tanto al ummah islámico y se convierte en su representante, en virtud del juramento de fidelidad que recibe de esta. Esta cuota de poder sólo es válido de acuerdo al sharia, la lógica, y costumbre cuando es dada a un califa ya sea colectivamente por todo el ummah o por medio de representantes [de todo el ummah]… de entre los clérigos, cualificados, responsable, tomadores de decisiones, y grupos islámicos. La mera declaración de un califato por algún grupo no es suficiente para establecer un califato, y contradice esta verdad del sharia…

«Todos los asuntos de estado y de administrar el estado de conformidad con el sharia se basan, en el Islam, en el [principio del] Shura [es decir, consulta con los representantes del pueblo]… La declaración de un califato por alguna facción de cualquier tipo es nula y sin efecto en lo que se refiere al sharia, y no tiene base en este…» [1]

Dos días antes, el 1 de julio, Ahmed Al-Raissouni, diputado del líder de la UIEM Al-Qaradhawi, señaló: «Este falso juramento de fidelidad a algún individuo desconocido fue tomada por desconocidos en un desierto o alguna cueva, por lo tanto, no es vinculante y concierne sólo a aquellos que se lo otorgaron. Nuestro [califa] ´Omar Bakr dijo, tal como se presenta en el libro fiable de hadith de Sahih Al-Bukhari: ´Cualquiera que jure lealtad a alguien sin consultar con los musulmanes no debe ser seguido, y [cualquiera que jure lealtad a este no debe asimismo] ser seguido…´?

«Estaríamos más cerca de la verdad si dijéramos que en suelo iraquí, estaba siendo filmado un episodio de alguna serie de fantasía – excepto que, por desgracia, esta es una serie empapada de sangre.

«No hay manera en mencionar que los acontecimientos que afligen Iraq son consecuencia de una larga serie de opresiones, violencia, tiranía y conquista, que comienza con la era de Saddam Hussein a través de la ocupación estadounidense y hasta [el ex primer ministro iraquí Al-Maliki] el gobierno sectario patrocinado por Irán. Todos éstos cargan con la responsabilidad directa de lo que ha sucedido, y por lo que va a suceder». [2]

Esta opinión fue compartida también por varios clérigos de Al-Azhar. Ahmed Karima, profesor de la Facultad de Sharia en Al-Azhar, dijo: «Cuando los musulmanes y árabes compartan un mercado común como la Unión Europea, una moneda única como el euro, y una entidad [única] política y militar, y cuando los visados de entrada entre ellos sean suprimidos – entonces podemos hablar de un califato». Este agregó: «Estas llamadas [a establecer un califato] no tienen ningún valor; las condenamos y rechazamos según la ley religiosa». [3]

Sa’ad Al-Din Al-Hilali, jefe del departamento de jurisprudencia comparada en Al-Azhar, dijo: «Un califato basado en sangre, usurpación, y en dañar el honor de las mujeres no es islámico. Las acciones del EIIS a la fecha han sido sangrienta e incompatibles con la moral islámica». [4]

´Abd Al-Jalil Salem, ex viceministro egipcio de bienes religiosos, afirmó que los musulmanes de todo el mundo practicaban su religión sin ser molestados, y que por lo tanto no hay ninguna justificación para el llamado de Al-Baghdadi a ellos a que emigren a su califato como Mahoma, que realizó el hijra desde La Meca a Medina para huir de la persecución: «La llamada de [Al-Baghdadi] para [los musulmanes] a que emigren al Estado islámico que este declaró no tiene validez. Los musulmanes están viviendo en sus tierras y practican sus ritos religiosos y el cumplimiento de sus mandamientos [sin que nadie les moleste]. ¿Por qué este llamado a emigrar? El EIIS es igual a otras organizaciones terroristas, y se encontrará con un final similar». [5]

Argumentos socioculturales contra el nuevo califato: El Estado Islámico de Al-Baghdadi es un estado terrorista

Escritores, columnistas, periodistas, académicos, artistas, intelectuales, y otros de Siria, Líbano, Irak, Arabia Saudita y Egipto argumentan por igual en contra el Estado islámico tal como lo hicieron anteriormente contra la organización del EIIS. Estos argumentos se centran en los temores de que el Estado Islámico destruirá el tejido sociocultural en el mundo árabe y que el resultado será un régimen agresivo terrorista, tiránico, racista, sin ningunas libertades sociales ni individuales – y todo en nombre de la santidad religiosa.

Un comunicado el 1 de julio, 2014 firmado por 260 de tales críticos, de Siria, el Líbano e Irak, declararon: «El despertar de las fuerzas tribales y clanes que portan la estandarte del EIIS – y apoyados por ´jihadistas errantes´ de todo el mundo – no sólo amenaza con desmantelar sangrientamente las entidades nacionales que se establecieron tras la caída del sultanato otomano. Está amenazando más que eso – es decir, destruir los marcos religiosos, sociales y culturales en nuestros países…

«El impulso de reunión de los devotos del jihad y de los esfuerzos por establecer un régimen basado en una visión muy limitada de la ley religiosa constituye un peligro que surgió de repente en amenazar a los pueblos del Oriente árabe y su derecho a la libertad, la justicia y la paz.

«Este régimen religioso esencialmente muele a los seres humanos, y es una herramienta para la esclavitud, aislado del mundo del trabajo y la productividad, su actitud hacia las personas sientan las bases de un régimen racista, altamente elitista y fascista. Este no dudará en concentrar la autoridad y los recursos en manos de unos pocos líderes protegidos por [reivindicaciones de] santidad.

«Esta entidad es en principio hostil a la libertad, la mujer, la belleza y la educación moderna. Es un parásito económico, agresivo dentro del país y hacia su exterior; que constituye la base de un régimen de esclavitud que se hará cargo de los residentes, la tierra y los recursos. Pero no se conformará solo con el poder. Esta obligará a los locales a una forma externa de vida – y los asesinará si no consiguen mantenerla…

«En este peligroso juego de religión y de la explotación de la religión con el fin de inculcar un régimen de esclavitud, el horizonte sólo vislumbra la nada y la oscuridad – sin economía, educación, cultura, arte, sociedad, la alegría de vivir, o la dignidad o el honor humano – y, obviamente, ninguna libertad en lo absoluto, ni pública ni privada.

«Esta es una grave amenaza a todo lo que algunos árabes iluminados han construido en el último siglo y medio…» [6]

Para ver el resto del despacho en inglés por favor copie el siguiente enlace en su ordenador:http://www.memri.org/report/en/0/0/0/0/0/0/8114.htm

Notas al final:

[1] Iumsonline.org 3 de julio, 2014.

[2] Raissouni.ma 1 de julio, 2014.

[3]Al-Safir (Líbano), 3 de julio, 2014.

[4]Al-Safir (Líbano), 3 de julio, 2014.

[5]Al-Safir (Líbano), 3 de julio, 2014.

[6]Al-Mustaqbal (Líbano), 1 de Julio, 2014.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.