Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes enero 30, 2023

ISRAEL: El éxito de un país que no tiene ‘nada’


Visto desde fuera, Israel es quizás el país más sorprendente del mundo. Nunca he estado allí, pero casi todo lo que leo sobre su historia, sus instituciones y su gente me asombra. Nada tiene sentido. Es maravillosamente ilógico. Y, para un economista, apasionante.

Mucha gente recuerda a menudo que Israel es la única democracia de Oriente Medio. Y es cierto. Pero a mí siempre me ha admirado más que también sea el único país próspero de la zona. Es que no hay cómo explicarlo: ocho millones de personas, metidas en una franja de terreno más pequeña que la Comunidad Valenciana. Tipos que en su gran mayoría salieron escapando de sus países de origen con apenas un puñado de posesiones. Familias que edificaron su hogar sobre el desierto más inhóspito. Rodeados de enemigos que querían acabar con ellos y que les obligaban a un esfuerzo económico para protegerse y a una dedicación de su tiempo que desde la confortable Europa Occidental no nos podemos imaginar.

Pues bien, esta gente ya tiene un PIB per cápita superior al de España. Y no sólo eso. Son el tercer país con más compañías en el Nasdaq, sólo por detrás de EEUU y China. Poseen una de las agriculturas más modernas y competitivas del mundo. Incluso han conseguido un sólido sector servicios que es capaz de atraer talento e inversiones.

Siempre he pensado que es exactamente el ejemplo contrario a la llamada maldición del petróleo, esa tendencia de los países ricos en recursos naturales a dilapidar los bienes a su alcance. Aparentemente, Israel no tiene nada: ni petróleo, ni oro ni minerales… Es que, por no haber, hasta escasea el bien más básico, el agua. ¿Cómo lo hacen?

A responder esa pregunta, entre otras cosas, se dedican Dan Senor y Saul Singer en uno de los libros de economía más entretenidos que recuerdo. Y digo economía pero podría decir política,sociedad o historia. El título, Start-Up Nation, nos puede llevar a pensar que se trata de una mera descripción del sector tecnológico israelí, quizás el segmento más sorprendente y exitoso de su economía. Pero este volumen es mucho más.

Es un retrato de una sociedad que sólo aparentemente no tiene nada. Porque en realidad posee unas cuantas cosas:orgullo, imaginación, ganas de salir adelante, atrevimiento, inteligencia, capital humano… En resumen, todo el potencial de sus ciudadanos. Vamos, ese tipo de bienes a los que normalmente nadie presta atención porque no se pueden tocar.

Por eso, leer este libro es como introducirse en una fantástica historia. Fantástica en sus dos acepciones: magnífica y difícil de creer. Porque casi hay que frotarse los ojos mientras te cuentan cómo una fábrica cumplía con sus compromisos con sus clientes en el extranjero en plena ofensiva terrorista, con cohetes cayendo a su alrededor. Y lo hacía gracias al empuje de sus trabajadores, que sólo abandonaban sus puestos para acudir al frente.

Para alguien crecido en una sociedad como la española, resulta igualmente difícil de imaginar cómo es ese ejército, en el que se mezclan sin ningún reparo directivos de multinacionales y los más modestos obreros. Una organización militar que es también una de las claves de la prosperidad del país, pues promueve contactos entre gente que nunca se habría conocido de otra manera. Y que permite que un chaval de 22 años de Tel Aviv se haya enfrentado a decisiones más comprometidas y delicadas (verdaderamente, de vida o muerte) que cualquiera de sus pares en Nueva York o Londres.

Todo esto, por no hablar del papel de sus inmigrantes. Esos desheredados que han ido llegando a sus costas en las últimas siete décadas simplemente en busca de un hogar. Sin nada. Con mucha esperanza y poco dinero.

Todo esto lo cuentan Senor y Singer. Y uno llega a la conclusión de que todas esas preguntas que se hacía al comenzar la lectura del libro empiezan a cobrar sentido. En España, cuando hablamos de empresarios (o emprendedores, esa palabra tan de moda), lo que se pide es atrevimiento, imaginación, atracción por el riesgo o capacidad para salirse de las soluciones convencionales. Háblele de eso a un tipo que ha guardado un puesto fronterizo ante Hezbolá. O a un hijo de un superviviente del Holocausto, que llegó solo en el año 48 a una tierra desconocida. O al habitante de una granja que se ha inventado (casi literalmente) el agua con que regar su huerto. ¿Montar una empresa? ¡Venga ya! Eso es lo más fácil, seguro y cómodo que han hecho en sus vidas.

Israel tiene dos cosas para haberse convertido en una Start-Up Nation, una mentalidad orientada a la consecución de objetivos y la aceptación cultural de la necesidad de asumir nuevos retos.

Dan Senor y Paul Singer, Start-Up Nation, Toy Story, Madrid, 2012, 330 páginas. Prólogo de Simón Peres.

 
Comentarios
Obed Padilla Núñez

Detrás de su entusiasmo, empeño y capacidad, está la mano de Dios que los está congregando de todas las naciones del mundo para volverlos a establecer en la tgierra que les dio por herencia. Aunque ni Israel, menos el mundo quieran admitir que esto es obra de Dios, allí están las profecías de la antigûedad, cumpliéndose fielmente. Cuando Israel se vfuelva a su Dios y acepte a Jesucristo como el Mesías que les prometió, será más grande aun y más próspero.
Su futuro no está en lñas determinaciones que tomen sobre él las demás naciones del mundo, sino en las promesas de Dios.

Israel es en si mismo, un maravilloso «Milagro», un pais que escapa a cualquier «lógica» establecida, y es capaz de sorprendernos sin cesar, con los mas inusitados avances cientificos y tecnologicos
El ingenio de sus gentes, le ha llevado a convertirse en exportador de ideas, de soluciones novedosas para cualquier desafio …resulta asi mismo admirable, la capacidad de absorcion y asimilacion,que demuestra, respecto al flujo de inmigrantes que constantemente recibe, como tambien lo es, su impecable talante democratico, la solidaridad y compromiso que cada uno de sus ciudadanos manifiesta hacia un pais que sienten própio y de continuo amenazado …
Por esas y muchas otras razones, nos hayamos ante un pais único, un sueño hecho realidad, la culminacion de un proyecto comun largamente acariciado, pequeño en superfie pero grande en historia, asi es Israel, en favor del cual van dirigidas nuestra Oraciones al Eterno …

Guillermo Carretero

Como Judio Pensador ,anlista y sionista podría llenar paginas enteras del porque Israel es asi !!
Solo dejo una pregunta con una humilde respuesta . Si los países Arabes no fuesen reinos feudales con una super mayoría de indigentes y una minoría extraordinariamente rica. Con una concentración de fanatismo inyectado por sus dueños y por las fuerzas occidentales por interés. Y hubiesen visto a Israel como el aliado perfecto . Hoy medio Oriente seria una de las zonas mas prosperas , pacificas y creativas del mundo. Mas eso no le sirve a los gobiernos dictatoriales y feudales además de Orwelianos . Ende pueblos que fácilmente podrían ser socios y hermanos están condenados a la extinción ya que Israel no caera , simplemente por el gran commitment de su Pueblo. Y los dejo con una frase de Golda Meir . Cuando los árabes amen mas a sus hijos que su irrefrenable deseo de destruir el Estado de Israel habrá paz…… Y agrego por mi cuenta y no se maten entre si como hordas ululantes de anormales que no se asemejan a lo humano . Hay un video educativo como un niño de 6 años mata con un tiro en la cabeza a 2 supuestos individuos que no están de acuerdo con el régimen. En Israel los niños son el recurso mas cuidado del mundo, luego los arboles ……….. A quien no le gusten estas líneas no me importa ni les temo , Un judío honorable , valiente y orgulloso. 6 millones nunca mas.!!

ISRAEL envidia de sus vecinos y del mundo……NO soy Judío pero siento una gran admiración por ese Pueblo perseguido por 5775 años y ahí está….. proveyendo al mundo con sus inventos científicos, médicos, agrícolas etc.etc…. y los vecinos con ganas de exterminarlo y no han podido, tal vez algún dia se volteen las cargas….SHALOM

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.