Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo diciembre 4, 2022

Abbas a los Refugiados Palestinos de Siria: Ir a Israel o ‘Morir en Siria’


El Presidente de la AP Mahmoud Abbas no permitirá que los refugiados palestinos en Siria se refugien en la Margen Occidental, diciendo que «es mejor morir en Siria que renunciar a su derecho al retorno» a Israel.

Publicado originalmente bajo el título, «¿Volver o Morir?»

Ante el sufrimiento de su propio pueblo, el liderazgo palestino, recientemente, decidió no ayudar. La Autoridad Palestina (AP), el presidente Mahmoud Abbas, rechazó un acuerdo con Israel, negociado por las Naciones Unidas, que permitiría a los refugiados palestinos que viven en Siria reasentarse en la Margen Occidental y Gaza. Abbas declaró inequívocamente que «rechazamos eso y dijo que es mejor que mueran en Siria que renunciar a su derecho de retorno». La Organización para la Liberación de Palestina también ha descartado una acción militar para ayudar a los 18.000 o más refugiados que se encuentran atrapados en el campamento de Yarmouk, cerca de Damasco.

La respuesta a sangre fría de Abbas revela algo fundamental acerca de la sociedad y la identidad palestina. Mucho más que territorio, la cuestión clave israelí-palestina es la idea de un «derecho de retorno» palestino – la creencia en un derecho legal y moral de los refugiados palestinos y, lo más importante, el de sus descendientes de todo el mundo, para volver a los hogares ancestrales en [partes de Israel] lo que antes era la Palestina del Mandato. Esta creencia es tan vital para la identidad nacional palestina que sus líderes prefieren que mueran antes que renuncien a ese derecho y tengan la oportunidad de vivir.

La Resolución 194 (III) de la Asamblea General de las Naciones Unidas de diciembre de 1948, supuestamente codifica este «derecho». Sin embargo, una mirada más cercana revela que es condicional: «los refugiados que deseen regresar a sus hogares y vivir en paz con sus vecinos deben ser autorizados a hacerlo a la mayor brevedad posible, y… debe pagarse indemnización por los bienes de los que decidan no volver». La resolución también insta a las Naciones Unidas «a facilitar la repatriación, el reasentamiento y la rehabilitación económica y social de los refugiados y el pago de la indemnización».

Es interesante que todos los estados árabes en la ONU en la época (Egipto, Siria, Líbano, Irak, Arabia Saudita y Yemen) votaron en contra de la resolución, porque la misma aceptaba implícitamente la partición de la Palestina del Mandato que reconocía el derecho de los judíos a un estado. Pero el texto real de la resolución ha sido irrelevante desde el comienzo; la identidad palestina ha cristalizado en torno al sueño de un incondicional «derecho de retorno», como lo ha expresado la propaganda palestina al mundo.

Desde 1948, el «derecho de retorno» ha sido repetido innumerables veces y se ha arraigado profundamente en la cultura palestina. El propio Abbas declaró que «el derecho de retorno es una decisión personal… ni la AP, ni el estado, ni la OLP, ni Abu Mazen [Abbas], ni ningún líder palestino o árabe tiene derecho a privar a alguien de su derecho a regresar». Puesto de esta manera, ¿qué palestino sería el primero en violar una norma cultural?
Más sorprendente aún es el grado en que este derecho imaginario ha sido adoptado en otros lugares. Un ejemplo, de muchos, es el American Friends Service Committee, un destacado arquitecto del movimiento de boicot, desinversión y sanciones contra Israel, que aboga por la «implementación del derecho al retorno de los refugiados, la igualdad y la justicia para palestinos e israelíes». Esto simplemente significa el fin de Israel como un estado judío, difícilmente la igualdad o la justicia para ambos pueblos. Tal deshonestidad sobre esta demanda palestina fundamental prolonga la crisis.

unrwa

UNRWA ha pasado de ser un programa temporal de asistencia a una amplia organización de bienestar social.

Así, también, lo hacen los funcionarios de alto rango de UNRWA que defienden el «derecho de retorno» palestino en los discursos y las páginas web oficiales, por no hablar a través de la generalizada promoción en las escuelas de la UNRWA. ¿Cómo sirve a la causa de la paz promover la afirmación de que los palestinos tienen derecho a regresar a los lugares en Israel una vez ocupados por sus padres, abuelos o incluso bisabuelos?

Además, señalar, aunque con cuidado, que es improbable que alguna vez vuelvan a estos lugares viola un código de silencio. Tal fue el caso con el ex portavoz de la UNRWA Andrew Whitley. En un discurso de 2010 ante un grupo árabe-estadounidense, dijo, «Reconocemos, como creo que muchos lo hacen, aunque no es una posición que expresamos públicamente, que el derecho de retorno al territorio de Israel es improbable que se ejerza en una medida apreciable o significativa… No es una cuestión políticamente aceptable, no es que UNRWA aboga públicamente, pero no obstante es conocido su rodeo del tema».

UNRWA condenó rápidamente a Whitley, diciendo que «inequívocamente se distancia de las declaraciones», y el propio Whitley se retractó, diciendo: «Expreso mis sinceros arrepentimiento y disculpas por cualquier daño que mis palabras puedan haber hecho a la causa de los refugiados palestinos y por cualquier infracción que pude haber cometido… Definitivamente no es mi creencia que los refugiados deban renunciar a sus derechos fundamentales, incluido el derecho de retorno».

La declaración de Abbas lleva ese «derecho» todavía un paso más adelante. Ha dicho efectivamente que es una obligación para los palestinos morir en lugar de volver, en las circunstancias equivocadas, trasladándose a los territorios de la propia Autoridad Palestina y renunciar al deseo de establecerse en lo que hoy es Israel. La centralidad del «derecho de retorno» para la identidad palestina, junto con el concepto de «resistencia» como un medio para restaurar tanto la «justicia» y el «honor» han frustrado, de modo fidedigno, cualquier consideración de reasentamiento. Ahora Abbas ha establecido plenamente la idea de muerte antes que deshonor, o incluso la posibilidad de vida bajo el gobierno de la Autoridad Palestina.

No sólo nunca ha habido dos soluciones al problema palestino, repatriación y reasentamiento. Si bien al principio Israel ofreció aceptar cantidades significativas de palestinos, entre los palestinos siempre ha estado políticamente fuera de cuestión algo menos que una restauración completa. Ahora que los palestinos se están muriendo, las barreras se han elevado mucho más.

El editor de Al-Jazeera, Mehdi Hasan, escribió recientemente: «Ha llegado el momento, para aquellos de nosotros que afirmamos preocuparnos por el pueblo palestino y su lucha por la dignidad, la justicia y la nacionalidad, hacer que nuestras voces sean escuchadas», pero añadió que «Nuestra indignación selectiva es moralmente insostenible. Muchos de nosotros, que hemos elevado nuestras voces en apoyo de la causa palestina, inexcusablemente hemos hecho la vista gorda ante el hecho de que decenas de miles de palestinos han sido asesinados por compatriotas árabes en las últimas décadas». Esa crítica se aplica primero y principalmente al liderazgo palestino.

Asaf Romirowsky es un colega en el Middle East Forum. Alexander Joffe es un Fellow Shillman-Ginsburg del Middle East Forum. Son co-autores del libro Religión, Política y los Orígenes del Socorro para los Refugiados de Palestina (Palgrave Macmillan, 2013).

Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld
http://www.meforum.org/5245/abbas-refugees-syria

 
Comentarios
David Waintraub

Primero de todo, la UNWRA fue creada en su momento para ayudar a los refigiados palestinos, unos pocos miles. Ninguna organizacion similar fue creada por ejemplo para los 17 millones de desplazados en la independencia de India y Paquistan, los refugiados se asentaron en unos de los dos paises los musulmanes en Paquistan y los indues en la India. Los palestinos por su parte jamas se les permitio asentarse, ni trabajar, ni subsistir en ningunos de los paises «hermanos» arabes, que en mas de una ocasion los fueron liquidando por una u otra razon, hoy dia por ejemplo en Siria, ayer en Kuwait, etc,etc,etc… Ya mas de sesenta anios la UNWRA existe, y esa organizacion no quiere morir, hara lo que sea necesario para subsistir, incluso en Gaza se almacenaron misiles y explosivos en escuelas que pertenecian a la UNWRA. Cuando se planteo la posibilidad de intercambiar territorios entre la Autoridad Palestina e Israel, en los cuales ciudades habitadas por arabes israelies pasarian a ser parte de la Autoridad Palestina como Uhm el Fahem, los habitantes de esas ciudades se opusieron totalmente. Una cosa es salir a manifestarse con banderas palestinas y gritar slogans anti Israel, otra muy diferente es vivir bajo el mandato de ellos. No son nada tontos. Que mandato tiene este sujeto Abbas «Angel de la Paz» como lo llama el Papa (Que fue mano derecha del architerrorista egipcio Arafat), cuyo mandato termino hace anios y no quiere llamar a nuevas elecciones pues las perderia ante los terroristas de Hamas, para decidir que los palestinos en Siria deben de morir en lugar de asentarse en su territorio?

Elias Krimker

El Papa acaba de declarar a Abbas como un angel de la paz. ¿Puede ser un angel alguien que preferie la muerte antes que ir a vivir donde les corresponde? Que alguien le recuerde al Francisco que los palestinos se fueron de Israel solos, cuando empezó la guerra desatada por los árabes en 1948 y por lo tanto lo que reclama Abbas es una locura. No es un ángel es el demonio.

David Waintraub

Este Francisco ni tiene tiempo para defender a los critianos que esta matando el Islam, pero para Abbas (que fue mano derecha del egipcio architerrorista Arafat) si tiene tiempo, y por alli tambien aparece en la foto el Rey de la Jet Set Peres

juan Echeverria

todo por la paz

Avívese señor Papa: majmud abbas no es ningún angelito de la paz. Es el mismísimo satanás.

¡Qué pena!, pero Israel no tiene opción.

Respeto las palabras de Gandhi: “La humanidad no puede liberarse de la violencia más que por medio de la no violencia”, pero el asunto con Israel no es asunto de la humanidad, sino de Dios. Israel es la “niña” (pupila, no niña mujercita) de Dios, y el que toca a Israel, toca la niña de Sus ojos.

Israel es una nación anormal desde el punto de vista humano, pero razonable desde el punto de vista de Dios.

La tierra de Israel es de Israel por designios y propósitos divinos. Veamos la Biblia, la Palabra de Dios (y es la Palabra de Dios porque se ha cumplido al pie de la letra y se sigue cumpliendo):

“Y apareció Jehová a Abram, y le dijo: ‘A tu descendencia daré esta tierra’. Y edificó allí un altar a Jehová, quien le había aparecido”. Génesis 12:7
“Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre”. Génesis 13:15

“Y haré tu descendencia como el polvo de la tierra; que si alguno puede contar el polvo de la tierra, también tu descendencia será contada” Génesis 13:16

“Mas a la caída del sol sobrecogió el sueño a Abram, y he aquí que el temor de una grande oscuridad cayó sobre él (sobre Abraham). Entonces Jehová dijo a Abram: ‘Ten por cierto que tu descendencia morará en tierra ajena, y será esclava allí, y será oprimida cuatrocientos años. Mas también a la nación a la cual servirán, juzgaré yo; y después de esto saldrán con gran riqueza”. Génesis 15:13

“Y sucedió que puesto el sol, y ya oscurecido, se veía un horno humeando, y una antorcha de fuego que pasaba por entre los animales divididos. En aquel día hizo Jehová un pacto con Abram, diciendo: ‘A tu descendencia daré esta tierra, desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Éufrates; la tierra de los ceneos, los cenezeos, los cadmoneos”. Génesis 15:17-19

“Volveos e id al monte del amorreo y a todas sus comarcas, en el Arabá, en el monte, en los valles, en el Neguev, y junto a la costa del mar, a la tierra del cananeo, y al Líbano, hasta el gran río, el río Éufrates.” Deuteronomio 1:7

“Todo lugar que pisare la planta de vuestro pie será vuestro; desde el desierto hasta el Líbano, desde el río Éufrates hasta el mar occidental será vuestro territorio”. Deuteronomio 11:24

“Desde el desierto y el Líbano hasta el gran río Éufrates, toda la tierra de los heteos hasta el gran mar donde se pone el sol, será vuestro territorio.” Josué 1:4

“Y te daré a ti, y a tu descendencia después de ti, la tierra en que moras, toda la tierra de Canaán en heredad perpetua; y seré el Dios de ellos”. Génesis 17:8

“Dijo de nuevo Dios a Abraham: ‘En cuanto a ti, guardarás mi pacto, tú y tu descendencia después de ti por sus generaciones. Y te daré a ti, y a tu descendencia después de ti, la tierra en que moras, toda la tierra de Canaán en heredad perpetua; y seré el Dios de ellos. Este es mi pacto, que guardaréis entre mí y vosotros y tu descendencia después de ti: Será circuncidado todo varón de entre vosotros”. Génesis 17:9

“Jehová, Dios de los cielos, que me tomó de la casa de mi padre y de la tierra de mi parentela, y me habló y me juró, diciendo: ‘A tu descendencia daré esta tierra” (palabras de Abraham). Génesis 24:7a

“Después hubo hambre en la tierra, además de la primera hambre que hubo en los días de Abraham; y se fue Isaac (hijo de Abraham) a Abimelec rey de los filisteos, en Gerar. Y se le apareció Jehová, y le dijo: ‘No desciendas a Egipto; habita en la tierra que yo te diré. Habita como forastero en esta tierra, y estaré contigo, y te bendeciré; porque a ti y a tu descendencia daré todas estas tierras, y confirmaré el juramento que hice a Abraham tu padre”. Génesis 26:3

“Multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo, y daré a tu descendencia todas estas tierras; y todas las naciones de la tierra serán benditas en tu simiente “Génesis 26:4

“Y te dé la bendición de Abraham, y a tu descendencia contigo, para que heredes la tierra en que moras, que Dios dio a Abraham”. Génesis 28:4

“Y he aquí, Jehová estaba en lo alto de ella, el cual dijo (dijo a Jacob, nieto de Abraham): ‘Yo soy Jehová, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac; la tierra en que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia”. Génesis 28:13

“Será tu descendencia como el polvo de la tierra, y te extenderás al occidente, al oriente, al norte y al sur; y todas las familias de la tierra serán benditas en ti y en tu simiente”. Génesis 28:14

“La tierra que he dado a Abraham y a Isaac, la daré a ti, y a tu descendencia después de ti daré la tierra”. Génesis 35:12

“Y me dijo: ‘He aquí yo te haré crecer, y te multiplicaré, y te pondré por estirpe de naciones; y daré esta tierra a tu descendencia después de ti por heredad perpetua” (palabras de Jacob, hijo de Isaac, nieto de Abraham). Génesis 48:4 Dios le cambió el nombre a Jacob por “Israel”).

“Acuérdate de Abraham, de Isaac y de Israel tus siervos, a los cuales has jurado por ti mismo, y les has dicho: ‘Yo multiplicaré vuestra descendencia como las estrellas del cielo; y daré a vuestra descendencia toda esta tierra de que he hablado, y la tomarán por heredad para siempre”. Éxodo 32:13

“Jehová dijo a Moisés: ‘Anda, sube de aquí, tú y el pueblo que sacaste de la tierra de Egipto, a la tierra de la cual juré a Abraham, Isaac y Jacob, diciendo: A tu descendencia la daré” Éxodo 33:1

“A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia” Deuteronomio 30:19

“Y le dijo Jehová (le dijo a Moisés): ‘Esta es la tierra de que juré a Abraham, a Isaac y a Jacob, diciendo: A tu descendencia la daré. Te he permitido verla con tus ojos, mas no pasarás allá (no pasó por su desobediencia, pero todo el pueblo sí pasó, pasaron con Josué, hijo de Nun). Deuteronomio 34:4

“Y cuando tus días sean cumplidos para irte con tus padres, levantaré descendencia después de ti, a uno de entre tus hijos, y afirmaré su reino” (palabras de Dios al rey David). 1 Crónicas 17:11

“Dios nuestro, ¿no echaste tú los moradores de esta tierra delante de tu pueblo Israel, y la diste a la descendencia de Abraham tu amigo para siempre?” 2 Crónicas 20:7

“Y hallaste fiel su corazón delante de ti, e hiciste pacto con él para darle la tierra del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del jebuseo y del gergeseo, para darla a su descendencia; y cumpliste tu palabra, porque eres justo”. Nehemías 9:8

“Tú, pues, siervo mío Jacob, no temas, dice Jehová, ni te atemorices, Israel; porque he aquí que yo soy el que te salvo de lejos a ti y a tu descendencia de la tierra de cautividad; y Jacob volverá, descansará y vivirá tranquilo, y no habrá quien le espante”. Jeremías 30:10

Con una honestidad increíble, uno de los líderes representantes de la OLP, Zuheir Mohsen, en el año 1977 confesó el bien calculado mal uso de ese nombre, por parte de los árabes que viven en la llamada “Palestina”:

“No existe un pueblo palestino. La creación de un estado palestino es un medio a favor de la continuidad de nuestra lucha contra Israel y a favor de la unidad árabe… Pero en realidad no existe ninguna diferencia entre los jordanos y los palestinos, los sirios y los libaneses. Todos nosotros formamos parte del pueblo árabe. Solamente por razones políticas y tácticas hablamos de la existencia de una identidad palestina, ya que está en el interés nacional de los árabes el oponer al sionismo una existencia separada de los jordanos. Por razones tácticas, Jordania que es un estado con fronteras fijas, no puede reclamar a Haifa y Jaffa. Yo como palestino, por el contrario, puedo reclamar Haifa, Jaffa, Beersheba y Jerusalem. Pero en cuanto se hayan restablecido nuestros derechos por la totalidad de Palestina, no esperaremos un minuto más para la unificación de Jordania y Palestina.”

El significado de la liberación palestina es “borrar a Israel del mapa”

(continuación)

Los palestinos nunca existieron. Palestina nunca existió. No hubo un pueblo palestino. La primera ministra israelí Golda Meir dijo que ella era palestina por congratularse con los árabes ahora llamados palestinos, por aceptar el nombre de la tierra, no porque hubo un pueblo palestino. Palestina es el nombre que el asesino y pagano emperador romano Adriano, enemigo de los judíos le puso a la tierra de Israel para hacer enojar a los judíos. Incluso a Jerusalén le cambió el nombre por Aleola Capitolina.
La palabra palestina se originó así
Filisteo, filistea, filistina, falestina, palestina.
Los filisteos fueron un pueblo de la isla de Creta, y la palabra filisteo significó: “robadores de tierra”. Este pueblo fue arrasado (borrado del mapa) por el rey Sargón II, mucho antes que existiera la palabra palestina.
Ahora bien, palestina nunca pudo haber sido de la tribu de Judá, como tú dices, porque David les hizo guerra a loa filisteo. David mató a Goliat, el flisteo gigante. Los filisteos eran ese pueblo al que perteneció Goliat, que siglos antes vencieron los hebreos. Con aquel gesto, de llamar palestina a Israel, los romanos buscaban agraviar aún más a sus enemigos. También quisieron ponerle otro nombre a Jerusalén -“Alea Capitolina”- pero el invento no tuvo éxito. Lo cierto es que Palestina, considerada como entidad autónoma, nunca ha tenido existencia histórica. ¡Nunca!
La región ha caído sucesivamente bajo el dominio de romanos, cruzados cristianos, musulmanes (quienes, por cierto, nunca hicieron de Jerusalén su capital), otomanos y, durante un breve periodo, británicos, poco después de la Primera Guerra Mundial. Después de la Declaración Balfour , en 1917, los británicos se mostraron favorables a una cesión al menos parcial de la región al pueblo judío, para que en ella pudiera establecer un Estado soberano.
No existe nada parecido a una lengua palestina. Ni siquiera existe una cultura específicamente palestina. Nunca ha existido una Palestina gobernada por palestinos. En realidad, los palestinos son árabes, y son inseparables de los jordanos (Jordania también fue creada recientemente, en 1922, por los británicos).

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.