Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes agosto 4, 2020
donativo

LA PARASHÁ DE LA SEMANA KORAJ


Koraj induce a un motín desafiando el liderazgo de Moshe y la entrega de la Kehuná (sacerdocio) a Aharón. Se suman al motín dos enemigos de Moshe, Datán y Avirám, y 250 miembros distinguidos de la comunidad, que ofrecen el santo ketoret (incienso) para probar que son meritorios del sacerdocio. La tierra se abre y traga a los rebeldes, mientras un fuego consume las ofrendas de ketoret.

Una subsiguiente plaga es frenada por la ofrenda de ketoret de Aharón. Su vara milagrosamente florece con almendras para probar que su designación como Sumo Sacerdote es de origen Divino.

Di-s indica las leyes de trumá (ofrendas) de cada cosecha de grano, vino y aceite de oliva, todos los primogénitos del ganado ovino y vacuno, junto a otras dádivas específicas entregadas a los Kohaním.

DE “LIDERES” Y LIDERES

Mucho se habla en nuestros tiempos  de la “crisis de liderazgo”. No solamente a nivel de naciones, sino a nivel de comunidades, faltan líderes compenetrados con las necesidades y expectativas de los que esperan ser dirigidos por ellos. Es por eso que surgen “líderes”, así, entre comillas, que llevados por su soberbia terminan convirtiéndose en dictadores que sólo piensan en su beneficio particular.

Pero eso no es nuevo. En nuestra parashá tenemos dos ejemplos, el del LIDER con mayúscula y el “lider” entre comillas.

Koraj, integrante de la tribu de los sacerdotes, los levitas, miembro de la familia más destacada de la tribu, la de Kehat, llevado por su soberbia, considera que Moshé fracasó al no llevar al pueblo a la Tierra Prometida y quiere convertirse en “líder”. Por su parte, Moshé, quien guiado por su humildad llegó a decir “Quiera Di-s que todo el pueblo profetizara…”, queriendo significar que todos merecían llegar al nivel de profecía que él tenía, era un LIDER.

El primero terminó siendo tragado por la tierra y nada quedó de él. El segundo dejó un legado que todavía es una guía para la humanidad toda.

Deportistas o Espectadores?

Por Yossy Goldman

¿Es usted un espectador o un participante? ¿Usted sólo mira El Campeonato Mundial de Fútbol o a veces también usted corre la pelota?

Hace unos años se decidió agrandar los asientos en Wimbledon. Aparentemente el problema era más que simple —obesidad. Parecía que los fans que admiran a las estrellas del tenis en acción no hacen mucho ejercicio. El Presidente del Consejo Británico de Deportes estaba preparado a declarar “Si tan solo los admiradores del deporte lo practicaran ellos mismos”.

La Parashá de esta semana lleva el nombre de Koraj, primo de Moisés y un revolucionario que intentó usurpar la autoridad de Moisés y Aarón. Su mal venturada rebelión terminó amargamente cuando la tierra se abrió y tragó a Koraj y a sus seguidores, demostrando a todos que verdaderamente Moisés y Aarón habían sido elegidos por Di-s.

¿Pero por qué el nombre de la Parashá por un villano? Koraj fue un pecador y ciertamente no es un papel para que nosotros lo emulemos.

Mi santo maestro y mentor, el Lubavitcher Rebe, cuyo Iortzait es el 3 de Tamuz, ofrece un novedoso enfoque. Hay un área en la que Koraj, realmente, puede ser un buen modelo. ¿Cuál era el deseo ardiente de Koraj? Fue ser Cohen Gadol, el Sumo Sacerdote. Codiciaba la posición de honor de Aarón.

Ahora bien, ser un Sumo Sacerdote significa mucho más que fama, fortuna, gloria y privilegios. Muchas responsabilidades sagradas vienen con el trabajo. No era una tarea fácil la del Cohen Gadol. Había muchas restricciones; dónde podía ir, en qué clase de actividades podía involucrarse, con quién podía casarse, etc., etc. Sin embargo Koraj estaba absolutamente resuelto en su aspiración de convertirse en Sumo Sacerdote.

Dijo el Rebe, esto es algo que podemos aprender de Koraj; el anhelo de servir a Di-s en la capacidad más santa, el deseo vehemente de ser Cohen Gadol. Si todos nosotros compartiéramos similares aspiraciones de santidad. ¿No sería maravilloso si cada uno de nosotros estuviéramos ansiosos por una vida de santidad dedicada al servicio de Di-s?

Cuan a menudo estamos muy felices de permitir que otros se ocupen de las cosas sagradas. “Usted se puede poner tefilín por mi, rabino”. Y su abuela puede cuidar kosher por ustedes y la LAD (Liga Anti-Difamación) puede combatir al antisemitismo por ustedes y los Lubavitcher salvarán al mundo por ustedes. ¿Y qué hacen ustedes? ¿Mirarlos?

Es interesante que en muchas partes del mundo la mayor parte del apoyo financiero a instituciones religiosas, viene de gente que, ella misma no es religiosa. En efecto se ha sugerido que este fenómeno muy bien puede ser una forma de judaísmo indirecto. Son personas buenas que realmente creen en la verdad del judaísmo pero no están suficientemente comprometidos en practicarlo ellos mismos. Ni creen que sus hijos lo harán. ¿Entonces quién defenderá la fe y perpetuará el judaísmo y al pueblo judío? Así que apoyan a una institución religiosa para que lo haga por ellos.

Recuerdo haber oído una historia pertinente del Profesor Velvel Greene de la Universidad Ben Gurión. Un joven firmó para unirse a los paracaidistas. En el primer vuelo de entrenamiento estaba con su paracaídas junto al instructor acurrucado en la puerta del avión y el instructor comenzó a contar. 5… 4… 3… 2… 1… “SALTA”. El candidato estaba paralizado de miedo y no se movía. “Está bien, esto le pasa al mejor de nosotros” dijo con simpatía el instructor. “Prueba otra vez”. Sin embargo el segundo intento no fue mejor; ni el tercero o el cuarto. El posible paracaidista estaba simplemente petrificado para saltar. Exasperado el instructor le preguntó “Dime hijo, si estás tan asustado como para saltar, ¿por qué te quieres unir a los paracaidistas?” El joven respondió “es verdad, estoy asustado más allá de lo imaginable. Pero amo tener a mi alrededor gente que no teme”.

Es maravilloso apoyar y animar a los activistas entre nosotros. Pero aprendamos de Koraj, que de tan mala manera quiso ser el Sumo Sacerdote. No nos contentemos con ser espectadores mientras los otros lo hacen por nosotros. Que cada uno de nosotros participe de la idea judía. Y hagámoslo personalmente. (www.es.chabad.org)

La persona tiene que ser absolutamente abnegada y sacrificarse en pos del amor hacia su prójimo, incluso, hacia aquel judío al que nunca vio en su vida. (Baal Shem Tov)

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.