Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves septiembre 12, 2019
donativo

Más que una visita de estado


Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Israel ha recibido a muchos estadistas estadounidenses a lo largo de los años, pero el vicepresidente de los EE. UU., Mike Pence, no está aquí por una simple visita de estado. Él está haciendo una peregrinación a Jerusalén como un cristiano devoto. Él está aquí representando a una vasta comunidad de cristianos evangélicos sionistas que creen en las profecías bíblicas que anuncian el regreso del pueblo judío a Sión.

El movimiento evangélico ha lanzado nada menos que una revolución: por primera vez en cientos de años, los evangélicos están rechazando el principio central del cristianismo católico. Este principio, conocido como la Teoría del Reemplazo, argumenta que cuando los judíos se negaron a aceptar a Jesús como su salvador, Dios nos abandonó a nosotros, su pueblo elegido, y escogió la iglesia en nuestro lugar. Los evangélicos, sin embargo, rechazan esta noción y leen la Biblia más literalmente: los israelitas en la Biblia siguen siendo los israelitas de hoy, y si las profecías predicen el regreso de los israelitas a Sión, entonces los evangelistas ayudarán a que sucedan.

A menudo repiten las palabras del profeta Isaías que, hace 2500 años, declaró: «Por amor a Sión no callaré, y por el bien de Jerusalén no descansaré, hasta que su triunfo salga como el resplandor, y su salvación como una la antorcha que arde «(Isaías 62: 1). Ellos tratan este versículo como un mandato divino para consagrar a Jerusalén. Fue esta creencia la que alimentó el impulso evangélico para el reconocimiento estadounidense de Jerusalén como la capital del estado judío y la reubicación de la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén. Creen que en el momento en que Donald Trump hizo su promesa de campaña de trasladar la Embajada de los EE. UU. a Jerusalén, la intervención divina guió las elecciones a su favor.

Los MK árabes de Israel y los países musulmanes se están riendo de Pence y por una buena razón. Comprenden las implicaciones políticas de la teología evangélica sobre el futuro de Israel y particularmente sobre Jerusalén.

Los cristianos sionistas leyeron las promesas de Dios a Abraham en Génesis como un mandamiento y una promesa: «Y bendeciré a los que te bendijeren, y maldeciré a los que te maldijeren, y en ti serán benditas todas las familias de la tierra» ( Génesis 12: 3). En otras palabras, cualquiera que ayude a los judíos y al estado judío disfrutará de las bendiciones de Dios y cualquiera que luche contra los judíos e impida su regreso a Sión será castigado por Dios.

Esto es precisamente lo que les sucedió a las naciones del mundo a lo largo de la historia. Aquellos que ayudaron a los judíos a prosperar,  florecieron y aquellos que nos dieron la espalda y abusaron de nosotros, fueron reducidos a nada. Según la fe evangélica, los Estados Unidos disfrutan de su condición de superpotencia gracias a su firme apoyo al pueblo judío y al estado judío. He escuchado a muchos líderes cristianos decir: «Somos sionistas porque amamos a los Estados Unidos».

http://www.israelhayom.com/opinions/more-than-a-state-visit/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.