Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes mayo 23, 2022

Los Estados del Golfo, Israel y Hamás


La política exterior de los seis miembros del Consejo de Cooperación del Golfo – Arabia Saudita, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Kuwait y Omán – no es un buen ejemplo de cooperación coherente y de unidad y frente a la política de Hamás y la Franja de Gaza no es una excepción. En los primeros años del Despertar árabe, las diferencias entre cada uno de los estados participantes del Golfo aumentaron seriamente la apariencia, incluso sobre el tema del apoyo a los movimientos políticos islámicos. De hecho, el enfoque de la mayoría de los estados del Golfo ha sido en los problemas internos, las luchas regionales cercanas y lejanas, los conflictos de intereses y los problemas de prestigio. Todos estos asuntos, y particularmente su incomodidad con el éxito de los movimientos políticos islámicos, han precedido al Consejo de Cooperación del Golfo a desarrollar y acordar una política conjunta en la Franja de Gaza. Estas diferencias se redujeron a la luz de las mejores relaciones entre los seis desde 2014, pero surgieron de nuevo a la luz de la crisis que algunos de los estados han tenido con Qatar desde junio de 2017.

A pesar de la tensión tradicional de los seis estados a la hora de mostrar solidaridad con las aspiraciones nacionales palestinas y reflejar las opiniones de la “calle árabe”, la mayoría son sospechosas, si no hostiles, hacia el Hamás y la ideología que representa. Hamás es considerado un ala militante de la Hermandad Musulmana que socava la seguridad nacional egipcia y el gobierno de la Autoridad Palestina. Además, algunos de estos países perciben a Hamás como una organización hostil porque mantiene contactos con Irán.

De hecho, se culpó a Hamás, especialmente durante la Operación Margen Protector, por el daño causado a los intereses nacionales palestinos y a los civiles palestinos.

Sin embargo, tanto Hamás como varios de los países del Golfo, especialmente Arabia Saudita, han hecho esfuerzos para mejorar las relaciones entre ellos, y esto ha tenido un impacto indirecto en las relaciones de Israel con Hamás y la situación en la Franja de Gaza.

Islam político en el Golfo

Los analistas e investigadores tienden a dividir a los actores de Medio Oriente (tanto estados como entidades no estatales) en dos campos principales, según su postura hacia la Hermandad Musulmana y el Islam político en general. Sin embargo, esta división es difícil de reconciliar con la naturaleza dinámica de la región y con la dificultad de defender por completo la orientación de cada jugador. En la práctica, varios de los actores regionales han cambiado sus políticas para adaptarse a la agitación regional y para gestionar los riesgos latentes en la realidad regional en rápida evolución.

La casa real de Qatar, por ejemplo, que fue identificado con la ideología del Islam político y que ha financiado muchos de los movimientos del Islam político en la región, incluyendo el régimen de Morsi en Egipto, ha hecho algunos cambios en su política, principalmente debido a la presión de Arabia y los Emiratos Árabes Unidos. La cobertura favorable brindada a la Hermandad Musulmana en Al-Jazeera se ha deteriorado, y se ha pedido a varias personas identificadas con el movimiento que abandonen el emirato. Por el contrario, hasta el verano de 2017, parecía que Arabia Saudita suavizaba su postura hacia la Hermandad y pensaba mejorar su relación con algunos de los partidarios del grupo, incluidos Qatar, Turquía y Hamás. Este cambio fue impulsado por la percepción de Arabia Saudita sobre Irán como su mayor amenaza y su deseo de desarrollar un bloque sunita grande y unido en la región (1).

El pragmatismo demostrado por el rey saudí Salman bin Abdulaziz y su hijo, el príncipe heredero y ministro de Defensa, Mohammed bin Salman en su acercamiento a los movimientos afiliados a la Hermandad Musulmana en la región también se refleja en la mejora de las relaciones del reino con Hamás. Riyadh cree que estas relaciones ayudarán al reino no solo a distanciarse a Hamás de Irán y posicionarse como un mediador entre las facciones palestinas, sino también a fortalecer su influencia sobre Gaza. La guerra civil en Siria, la oposición de Hamás al régimen de Assad y la consiguiente crisis en las relaciones entre Hamás e Irán también han contribuido a este acercamiento.

Desde la perspectiva de Hamás, el deterioro de las relaciones con Irán los impulsó, por necesidad y no por incompatibilidad ideológica, a buscar relaciones estrechas una vez más con Arabia Saudita, que hasta el 2004 transfirió volúmenes significativos a Hamás. En julio de 2015, una delegación de Hamás, encabezada por Khaled Mashal, visitó Arabia Saudita, y en septiembre de 2016, otra delegación, esta vez dirigido por Ismail Haniyeh (que posteriormente ha reemplazado a Mashal como el jefe de la oficina política) realizó una visita al reino. El propósito oficial de la visita era la peregrinación Hajj, pero al parecer, también fue un intento de recibir la bendición del reino para la nueva posición de Haniyeh.

Las relaciones entre Hamás y Arabia Saudita son más un reflejo del pragmatismo político que un signo de cambio estratégico profundo. La evidencia de esto es el hecho que la sospecha de Arabia Saudíta que la Hermandad Musulmana no ha desaparecido del todo. La Hermandad Musulmana propone una alternativa a la estructura del Reino de un marco político junto con la legitimidad religiosa.

Los movimientos islamistas políticos también se basan en una base religiosa, pero apoyan las elecciones democráticas y la participación política popular, y como tales se consideran una amenaza. Proponen una alternativa viable y atractiva al antiguo régimen y han demostrado, por ejemplo, en Egipto y Túnez, que pueden derrocar gobiernos (2).

Como resultado, la Hermandad Musulmana se agregó a la lista de organizaciones terroristas en Arabia Saudita ya en 2014, y varios de sus activistas, incluidos activistas de Hamás, han sido arrestados en los últimos años. Riyadh también exige que Qatar termine sus relaciones con el movimiento, una condición previa para terminar con el boicot al emirato que comenzó en junio de 2017. Por su parte, Hamás está insatisfecho con las relaciones entre Arabia Saudita e Israel, pero puede pasar por alto este elemento, esperando que Arabia Saudí presione a Egipto para que cambie su política hacia Hamás. Hasta el momento no está claro si Riyadh está apoyando nuevamente a Hamás financieramente y en qué medida.

Además, Hamás no ha abandonado por completo sus relaciones con Irán. Esto se puede ver en la elección de Yahya Sinwar, un ex miembro del brazo militar de Hamás con conexiones cercanas a Irán, al puesto de líder de Hamás en Gaza en febrero de 2017 (3). La selección de Sinwar probablemente tendrá consecuencias negativas para las relaciones entre Hamás y Arabia Saudita, y para la capacidad del Reino de cumplir algunos de sus objetivos de asuntos exteriores con respecto tanto a Irán como a la cuestión palestina.

Los Emiratos Árabes Unidos también tienen sus reservas sobre Hamás. Particularmente por preocupaciones con respecto a la estabilidad interna de la federación, la segunda economía más grande en el Medio Oriente ha seguido siendo la más dura de los seis países del Golfo frente a los movimientos políticos del Islam. Los Emiratos Árabes Unidos son los más importantes partidarios políticos y financieros del gobierno de el-Sisi en Egipto, y actúa como el principal defensor de Mohammed Dahlan, en parte debido a su posición en la Franja de Gaza. Los EAU esperan que reemplace a Mahmoud Abbas como líder del movimiento Fatah y la Autoridad Palestina. En Gaza, Dahlan puede obtener una influencia significativa en parte debido a su capacidad para dirigir fondos de los EAU (donde también ha vivido durante los últimos años) a proyectos comunitarios y familias necesitadas.

En este contexto, el año pasado se caracterizó por el deterioro de la relación entre Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos con la dirección de la Autoridad Palestina y con Mahmoud Abbas. Los estados del Golfo no tienen ningún interés en la caída de la Autoridad Palestina, y con los años le han proporcionado una ayuda generosa, con la condición de que la Autoridad Palestina se alinee con sus políticas. Entonces, por ejemplo, cuando Yasser Arafat apoyó la invasión iraquí de Kuwait en 1990, se cortó la ayuda a la OLP y los palestinos que vivían en los estados del Golfo fueron deportados. En 2016-2017, Arabia Saudita, el mayor donante de la Autoridad Palestina, volvió a condicionar su apoyo financiero continuo para resolver la disputa sobre el sucesor de Abbas (4).

El papel de Qatar

El apoyo de Qatar a Hamás y sus inversiones en la Franja de Gaza se ajustan a la política exterior oportunista del emirato y sus intentos de aumentar su influencia en Oriente Medio. El apoyo de seguridad estadounidense, fortalecido por el hecho que el centro de comando regional de los Estados Unidos (CENTCOM) está en Qatar, permite el activismo diplomático del país. Qatar, el país más rico del mundo en PIB per cápita, sabe que su seguridad nacional está asegurada.

En varios casos, EE.UU. Solicitó utilizar las conexiones de Qatar con varios actores, incluidas organizaciones como Hamás, y utilizar sus “buenos servicios” como mediador. Qatar también cree que sus relaciones con actores como Irán, los talibanes y Hamás son una póliza de seguro contra los ataques de ellos (5).

Como parte de su activismo, Qatar invierte en Cisjordania (por ejemplo, en la nueva ciudad palestina Rawabi) y en el sector árabe de Israel. Sin embargo, la mayor parte de su apoyo, que aumentó en 2012 después de una visita a Gaza por parte de Emir Hamad bin Khalifa, se dirige a la Franja. Además, Qatar, que compite por el papel de liderazgo de Egipto, ahora busca servir como el principal mediador entre las facciones palestinas. Khaled Mashal encontró refugio en Qatar en 2012 después de huir de Siria. Se instaló en Doha, y desde allí dirigió el brazo político de Hamás. El apoyo a Hamás por parte de Qatar, el más grande de cualquier país árabe, ayuda a fortalecer las capacidades de Hamás en Gaza, principalmente a través de pagos de salarios, así como la promoción, con la aprobación y asistencia de Israel, de proyectos humanitarios y de infraestructura en Gaza. Hasta se han informado intentos de mediación entre Israel y Hamás, con el objetivo de intercambiar prisioneros, establecer un puerto marítimo en Gaza y transferir ayuda a los residentes de Gaza.

Durante la Operación Margen Protector (2014), la rivalidad entre El Cairo y Doha enfrentaba el liderazgo de Hamás con un dilema: ¿Debería aceptar la mediación egipcia y arriesgarse a perder la ayuda de Qatar, o preferir el apoyo de la acaudalada Qatar y arriesgarse a apartar a Gaza de su salvavidas egipcio? De hecho, la posición de línea dura del liderazgo de Hamás con respecto a la mediación egipcia durante la Operación – principalmente la demanda de eliminar el bloqueo alrededor de la Franja – se atribuyó a la influencia de Qatar sobre la organización. Sin embargo, al final, y bajo considerable presión egipcia, Hamás se vio obligado a aceptar la propuesta egipcia cuando parecía que el grado de destrucción y pérdida en Gaza amenazaba con su dominio.

La administración de los Estados Unidos, que no participó directamente en las negociaciones de cesación del fuego, inicialmente apoyó la iniciativa de mediación entre Qatar y Turquía.

Aparentemente, entre bastidores, la posición de los EE.UU. estuvo influenciada tanto por intereses económicos y de seguridad en Qatar como por las buenas relaciones entre la administración Obama y El Cairo tras la caída del régimen de la Hermandad Musulmana en Egipto, que la administración definió como “militar golpe”. Al final, sin embargo, Qatar no tuvo éxito en las negociaciones de alto el fuego como había esperado, y los esfuerzos diplomáticos egipcios prevalecieron.

Existe una cierta dualidad en la política israelí – al menos su política declarada – hacia Qatar y sus actividades en Gaza. En los últimos años, los funcionarios israelíes han atacado públicamente a Qatar y han intentado aislar al país que apoya el terrorismo (6).

Como diputado, Avigdor Liberman se opuso a la participación de Qatar en los esfuerzos de reconstrucción en Gaza, afirmando que “uno de los principales problemas es que hemos convertido a Qatar en un mediador legítimo. Ellos alojan el centro de comando de Hamás y nos vilipendian en al-Jazeera” (7).

Sin embargo, la cooperación de Israel con Qatar en la reconstrucción de Gaza ha crecido. Aparentemente, detrás de los ajustes en la política israelí sobre Qatar está el reconocimiento que la cooperación con Qatar tiene más ventajas que desventajas. Estos incluyen obstaculizar las acciones de Irán y debilitar la influencia iraní sobre Hamás y los acontecimientos en Gaza. Además, Qatar podría servir como un canal de comunicación y un mediador influyente sobre Hamás, junto con Turquía. Qatar es también uno de los únicos países que apoya y financia de manera activa y sistemática proyectos humanitarios en Gaza, lo que alivia la presión económica sobre sus residentes. Por otro lado, la creciente influencia de Qatar en Gaza significa una creciente tensión entre el gobierno de el-Sisi en Egipto, que ve a Qatar como apoyo al movimiento de la Hermandad Musulmana, y se opone a las aspiraciones regionales de Qatar, que parecen exceder su tamaño de 250,000 ciudadanos.

Israel y Qatar no tienen relaciones diplomáticas oficiales. Sin embargo, los funcionarios de ambos países están en contacto y existe un comercio indirecto limitado. Individuos israelíes visitan Qatar y viceversa (8).

Además, Israel tiene un interés básico en dirigir la ayuda de Qatar a asuntos humanitarios civiles, ya que entiende que puede mejorar la condición de la población y posponer un posible enfrentamiento con Hamás. Sin embargo, hay una tensión básica entre el interés de Israel en mejorar la situación humanitaria en Gaza y la necesidad de preservar las buenas relaciones con el gobierno de el-Sisi en Egipto. Unirse a la oposición egipcia es la oposición de la AP. La Autoridad Palestina no está satisfecha con la ayuda de Qatar a la Franja de Gaza, y sospecha que Hamás obtendrá apoyo adicional para tener éxito en aumentar la ayuda a Gaza. Muhammad al-Amadi, emisario de Qatar en Gaza, que también sirve como una especie de mediador entre Israel y Hamás, afirma que la AP socava los esfuerzos de reconstrucción en Gaza con sus intentos de bloquear los logros de Hamás (9).

Posponer la próxima confrontación

La situación en Gaza ha empeorado desde la Operación Margen Protector. Aunque fue principalmente una consecuencia de la destrucción causada por los enfrentamientos, la mayor parte de la ayuda prometida por las naciones donantes nunca fue transferida, y la política egipcia hacia Hamás, que incluyó intentos de destruir la infraestructura del túnel, ha agravado la situación. Por lo tanto, existe la preocupación que Hamás, una vez más, opte por el conflicto con Israel como una forma de escapar de su situación, aunque el conflicto empeorará aún más la condición de su población. El fuego de cohetes hacia Israel, que surge del conflicto entre Hamás y las organizaciones salafistas en Gaza, también sirve a Hamás llamando la atención de los estados del Golfo de regreso al problema palestino y Gaza, mientras que hoy los estados del Golfo se centran en los diversos ámbitos de la lucha contra Irán.

A Israel le interesa alentar una mayor participación de los estados del Golfo en Gaza, aunque solo sea para contrarrestar a Irán. En los últimos años, Israel ha profundizado su cooperación con varios países árabes tanto cercanos como lejanos, incluidos aquellos con los que no tiene relaciones diplomáticas oficiales. Sin embargo, las perspectivas estratégicas que Israel comparte con El Cairo, Riyadh y Abu Dhabi no siempre ayudan a Israel a cumplir sus objetivos políticos. Por ejemplo, durante la Operación Margen Protector, el gobierno de el-Sisi buscó promover el aislamiento político y económico de Hamás, incluso a costa del conflicto continuo entre Hamás e Israel.

Desde la Operación Margen Protector, Israel no ha tenido éxito en crear un mecanismo en Gaza para prevenir el futuro crecimiento militar de Hamás; Poco ha cambiado estratégicamente entre Israel y Hamás. El ejército de Hamás se ha debilitado, pero esto es principalmente una función de la relación debilitada de Hamás con Irán, dada la guerra civil en Siria; Los esfuerzos egipcios contra los túneles de contrabando; y la presión saudita sobre Sudán, una de las principales rutas de contrabando a Gaza, para distanciarse de Irán. Es dudoso que Israel elija derrocar al régimen en Gaza durante el próximo conflicto contra Hamás, aunque solo sea por las implicaciones políticas y militares de tal movimiento. Sin una buena alternativa al gobierno de Hamás, Israel debe continuar disuadiendo a Hamás militarmente y aplazar el próximo enfrentamiento el mayor tiempo posible mediante asistencia financiera y humanitaria a la población civil de Gaza, un interés adicional compartido por Israel y los países del Golfo.

 

Citas

  1. Gallia Lindenstrauss and Yoel Guzansky, “Weaving a Stronger Sunni Axis,” INSS Insight No. 799, February 18, 2016, http://www.inss.org.il/index.aspx?id=4538&articleid=11448.
  2. Oded Eran and Yoel Guzansky, “Political Islam on the Defensive,” INSS Insight No.530, March 20, 2014, http://www.inss.org.il/index.aspx?id=4538&articleid=6776.
  3. Fahd al-Otaibi, “Has Hamás Completely Forgotten Saudi Arabia?” al-Monitor, February 26, 2017.
  4. “Kingdom Stance on Palestinian Issue,” Ministry of Foreign Affairs, Kingdom of Saudi Arabia.
  5. Kobi Michael and Yoel Guzansky, “Countering Qatar’s Negative Regional Impact,” INSS Insight No. 591, August 17, 2014, http://www.inss.org.il/index.aspx?id=4538&articleid=7520.
  6. Ron Prosor, “Club Med for Terrorists,” New York Times, August 25, 2014.
  7. Arik Bender and Dana Somberg, “MK Liberman: Hamás is Beating Us to It, Haniyeh Needs to Prepare his Grave,” Maariv, April 20, 2016.
  8. Dozens of Qatari citizens have entered Israel since 2009, most for religious purposes. See Itamar Eichner, “Israel Sees Sharp Rise in Tourists from Arab States,” Ynet, November 11, 2014.
  9. Avi Issacharoff, “Qatar’s Gaza Envoy Hails his Ties with Israel, Says PAis Stalling on Solution to Gaza Power Shortage,” Times of Israel, February 12, 2017

 

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.