Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves julio 7, 2022

La aniquilación de Israel pasa por Cataluña

«El verdadero objetivo del Movimiento BDS es destruir Israel. Ése debe ser el fin último, sin ambigüedades»


Desde que en 2001 la ONU organizara en Durban, Suráfrica, una conferencia contra el racismo, se empezó a poner en marcha la última versión de los movimientos antisemitas que se han ido conociendo a lo largo de la Historia de la Humanidad: el Movimiento BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones). La justificación partiría de las acusaciones en Durban a Israel por su supuesto racismo que calificaron de Apartheid, lo que era especialmente ofensivo en Suráfrica. Porque en los ciudadanos árabes de Israel no tienen ninguna discriminación. Sus derechos son iguales que los de los judíos. Votan, eligen sus diputados, usan el idioma árabe… Y tienen un privilegio: no están obligados a hacer el servicio militar. No está mal.

En realidad, este movimiento no tiene por objeto promover la creación del Estado palestino sino la destrucción del Estado de Israel. Así lo reconocen personas como Omar Barghouti, fundador de la Campaña Palestina para el Boicot Académico y cultural de Israel o As’ad AbuKhalil, un libanés americano, célebre activista y profesor de ciencia política en la Universidad del Estado de California que afirma que «el verdadero objetivo del BDS es destruir Israel. Ése debe ser el fin último, sin ambigüedades, no tiene que haber ninguna confusión al respecto. La justicia y la libertad para los palestinos son incompatibles con la existencia de Israel».

En los últimos años el Movimiento BDS ha tenido un cierto auge en España de la mano de Podemos y de los independentistas catalanes. La ONG ACOM, que es la organización que está plantando cara en los tribunales españoles al BDS -y ganando- publicaba esta semana un detallado informe de cómo se ha extendido está plaga en nuestro país con los auspicios mencionados. Y tiene especial relevancia ver el papel que han jugado los sediciosos catalanes. En los últimos meses hemos oído decir reiteradamente que Israel estaba favoreciendo ese movimiento secesionista. Mas sin duda ese mensaje era alentado desde el entorno de los verdaderos promotores del BDS, deseosos de crear un abismo entre Israel y la sociedad española. Porque las verdaderas conexiones están en el otro lado. Formaciones catalanas como la CUP, ERC y JxCat promueven las mociones BDS en ayuntamientos de toda Cataluña.

Hay muchos ejemplos de colusión. El abogado de Carles Puigdemont, Gonzalo Boye Tusset, condenado en su día por colaboración con ETA, ha presentado numerosas querellas contra el Estado de Israel y autoridades israelíes. Fracaso generalizado. Dentro del movimiento BDS Boye se ocupó del boicot a Israel en la FIFA. Fracasó, claro. El abogado de Clara Ponsatí, la exconsejera huída en Escocia, es Aamer Anwar, conocido entre otras muchas cosas, por su defensa del BDS ante los miembros del Parlamento Escocés y por pedir que Escocia se convierta en «un centro del BDS en solidaridad con Gaza». En igual contexto encaja el tercer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, el podemita Jaume Asens, quien como abogado dirigió la defensa de Mohammed Mrabet, activo en la mezquita de Villanueva y Geltrú, y acusado de preparar un atentado terrorista.

Estos son los verdaderos amigos de la Cataluña independiente. Los que promueven el odio en Oriente Medio, los que no buscan la paz entre israelíes y palestinos sino la destrucción del Estado de Israel.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.