Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes septiembre 13, 2019
donativo

Una nueva estrategia hacia Teherán: Explotar el miedo de Irán


El mayor temor del régimen iraní es una invasión extranjera. Para llevar a los mullahs a la mesa de negociaciones, los Estados Unidos deberían eliminar los poderes del régimen en el “casi extranjero” iraquí y sirio de Irán y neutralizar esa amenaza totalmente.

La controvertida decisión del presidente Donald Trump de no lanzar un ataque militar contra Irán ha provocado un debate en Estados Unidos y más allá. ¿Fue prudente y misericordioso abstenerse de lanzar una respuesta supuestamente desproporcionada a la caída de un avión no tripulado? ¿O acaso los mulás entendieron su farol y debilitaron la posición de América? Hay mérito en ambos argumentos, pero lo más importante es que los responsables de las políticas deben decidir ahora cómo disuadir a Teherán en el futuro.

Muchos observadores de Oriente Medio creen que los ayatolás, cuando afirman que su apoyo regional a los representantes, se basan en su deseo de difundir su “revolución”. Si bien esa puede ser su intención, los musulmanes sunitas que conforman la mayoría abrumadora de la población de Medio Oriente rechazan esta invasión chií en su territorio. El sentimiento antioccidental y antisionista de la República Islámica no es suficiente para ganar a muchos partidarios en la región fuera de Hamás o las milicias chiítas.

Turquía y Qatar apuntalaron una especie de revolución sunita a través de la Hermandad Musulmana durante la “Primavera Árabe”. Ese movimiento apunta a muchos de los mismos sentimientos y objetivos de los iraníes sin el requisito de unirse al campo “antiimperialista” chiíta.

El apoyo de Irán a proxies, terroristas y milicias en toda la región se deriva de algo más que su deseo de difundir la revolución. Está motivado principalmente por su peor miedo histórico: la conquista extranjera.

El temor a una invasión extranjera que debilitaría o aniquilaría la identidad iraní no se limita al régimen. Se aplica a toda la sociedad de mayoría persa. En la antigüedad, Persia fue subsumida por la conquista árabe. Si bien el país finalmente adoptó muchas costumbres de los invasores, incluido el islam, la subsiguiente ocupación y gobierno de su país colocó a los árabes en la cima del orden jerárquico, y causó que gran parte de la cultura histórica de Persia se marchitara. Persia modificó algunas de las costumbres que los invasores le impusieron (en particular, la adopción del Islam chií en lugar del suní). Pero hasta el día de hoy, muchos iraníes aún piensan en la conquista árabe como una humillación nacional que hizo retroceder al país. La invasión de Saddam Hussein a Irán en 1980, que fue azotada por el fervor racista, antipashista y nacionalista árabe, solo aumentó el temor de Irán a la invasión extranjera (especialmente a los árabes).

Después que Estados Unidos derrocó al régimen de Saddam y eliminó la amenaza más cercana sobre el poder de Teherán, el ayatolá Khamenei convirtió a Irak en una especie de estado vasallo. Lo llenó de milicias chiítas que dominan Bagdad, subsumen los deseos de independencia kurdos y destruyen las organizaciones militantes sunitas. Muchas de estas milicias también se han dirigido contra el personal militar de los Estados Unidos, una medida que pretende disuadir contra un posible ataque estadounidense contra Irán.

Irán ha equipado a esas milicias con misiles que pueden atacar a Israel, y les ha pedido que asistan a Hezbollah en caso de una futura guerra con el estado judío. Khamenei amplió esta política a Siria, donde Irán ha utilizado a Hezbollah para entrenar a más milicias chiítas con el fin de apuntalar al gobierno sirio contra los yihadistas sunitas y los grupos rebeldes. Irán ha enviado un buen número de su propio personal militar para supervisar este proyecto.

Parte del objetivo de Irán es crear un vasto imperio chií que se extienda desde Teherán hasta el Mediterráneo. Con tal imperio en su lugar, Teherán podría amenazar a Israel desde un largo frente norteño si la guerra con Hezbollah estallara. Pero esa no es la suma total de sus aspiraciones. También quiere crear un escudo con el que proteger a Irán de la invasión extranjera.

Por el momento, Estados Unidos es prudente para evitar una guerra innecesaria con Irán. Los ataques aéreos israelíes en Siria y Gaza han debilitado el proyecto de Irán, al igual que la destrucción de los túneles que Hezbollah había excavado en el norte de Israel. Las renovadas sanciones estadounidenses en Teherán han obligado a los mullahs a recortar los gastos militares, así como a apoyar a los grupos de poder.

Pero se puede y se debe hacer más para evitar que los iraníes intensifiquen sus pretensiones. El presidente Trump debe comenzar revocando las exenciones de sanciones en Irak que le permiten al país importar energía iraní. También debe ampliar las sanciones a la industria petroquímica de Irán y eliminar las exenciones de sanciones para el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI). Esto continuaría debilitando la economía iraní. Al mismo tiempo, el uso de la fuerza será necesario si Irán continúa atacando a los petroleros o drones estadounidenses en el Golfo.

En lugar de golpear directamente a Irán, EE.UU. debería destruir sus activos y poderes militares en Irak y Siria. Puede hacerlo en gran parte desde el aire, aunque si es necesario, las tropas estadounidenses en la región pueden trabajar en concierto con el peshmerga kurdo y los ataques aéreos israelíes.

Negar a Irán un escudo en su “casi extranjero” protegerá las bases y los aliados de Estados Unidos en la región. Pero también obligará a los líderes iraníes a reconocer que no tiene ningún amortiguador contra una invasión extranjera. El temor de ser invadido por un ejército estadounidense muy superior, posiblemente en conjunto con otros países, junto con una economía débil, puede ser suficiente para obligar al ayatollah Ali Khamenei a “beber del cáliz envenenado” (como lo hizo su predecesor) y negociar con Trump un mejor trato.

Traducido por Hatzad hasheni

https://besacenter.org/perspectives-papers/a-new-strategy-toward-tehran-exploit-irans-fear/

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.