Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
8 Tammuz 5779 | jueves julio 11, 2019
donativo

El plan americano no es lo que les cuentan


Los palestinos hemos perdido una vez más el tren al no asistir a la conferencia de Bahrein esta semana. La Autoridad Palestina, sin mencionar a Hamás, hizo todo lo posible para persuadir a los estados árabes de que no fueran a Manama. Falló en este intento, la mayoría de estos países han enviado delegados para participar en este evento. Para coronar este fracaso, todos acogieron favorablemente la iniciativa del gobierno de Trump de avanzar en la resolución de la disputa con Israel, comenzando por el aspecto económico. Todos subrayaron también que esta iniciativa no debería reemplazar ni ocultar la discusión política.

Ciertamente podemos intentar minimizar el alcance de esta reunión, pero nos equivocaríamos. Es cierto que no se tomó ninguna resolución y que la mayoría de las delegaciones oficiales estaban compuestas por actores de segundo plano. Ni siquiera había una delegación israelí, sino representantes no oficiales, muchos empresarios y expertos en seguridad. También había medios de comunicación del estado judío, que no dudaron en transmitir una cobertura muy amplia de la conferencia y así que transmitieron muchas entrevistas de los delegados árabes, los ministros, pero también de los individuos privados, todos exponen favorablemente las perspectivas de coexistencia pacífica con Israel.

Como se esperaba, se discutió de lo que se podría hacer para lanzar la economía palestina con un presupuesto de cincuenta mil millones de dólares, incluidas las inversiones en países que bordean la autonomía para crear las sinergias necesarias para el éxito del proyecto y para asociar a estos estados con el éxito esperado de esta especie de Plan Marshall.

También se ha dicho mucho en el plenario y, especialmente, entre bambalinas sobre el principal problema común que plantea Irán y, por lo tanto, la ampliación de la cooperación técnica y militar entre el mundo sunita y Jerusalén. Una cooperación que ya lleva muchos años y cuyo volumen de negocios alcanza ahora decenas de miles de millones de dólares; La tecnología azul-blanca se encuentra en todas partes en el Golfo Pérsico, así como en Arabia Saudita.

Es particularmente presente en el campo de la inteligencia, la supervisión y el suministro de materiales, en todo lo relacionado con la defensa contra Irán, la confrontación con los huthíes en Yemen, la guerra antiterrorista y actividades militares conjuntas. No es un secreto ya para nadie que existen patrullas aéreas conjuntas israelíes-jordanas alrededor de Siria e intervenciones aéreas operativas de la Fuerza Aérea Israelí en el Sinaí a pedido del gobierno egipcio.  A lo anterior, debe agregarse que en caso de conflicto u operación contra Irán, el cielo y la infraestructura árabe estarán totalmente abiertos a las actividades del Ejército israelí. Además, ya están muy extendidos.

Lo que es importante considerar es el objetivo que busca Jerusalén en sus relaciones con los países árabes. Es cierto que, aparte de Jordania y Egipto, no hay embajadas de estos estados en la entidad sionista, aunque las representaciones oficiales de este último, bien establecidas, se están multiplicando en los emiratos del Golfo.

Pero el objetivo buscado por Jerusalén nunca ha sido desarrollar clubs de vacaciones en Medina como tampoco en Abu Dhabi o Mascate. Ni venderles automóviles que el estado judío no produce, ni tratar de convertirlos en democracias o incluso convertirlos al sionismo.

El objetivo final de los israelíes era poner fin a la amenaza militar árabe que, hace unos años, constituía una amenaza existencial para su supervivencia a largo plazo en la región. Esta amenaza ha desaparecido por completo. La segunda expectativa se refería a la cooperación en el campo de la seguridad y contra la amenaza terrorista: también esto se ha obtenido.

El tercer objetivo era vender a los países de Medio Oriente productos en los que Israel sobresale, a saber, la exportación de conocimientos técnicos y equipo tecnológico y militar, pero en esta área, los resultados superan todas las expectativas. Las ventas de estos productos se convertirán, en los próximos años, en una parte cada vez más importante de los ingresos de los hebreos.

La normalización sigue siendo un área en la que sus expectativas aún no se han cumplido. El cese de la postura automáticamente hostil de los árabes en las instituciones internacionales, la apertura de las fronteras al mayor número y la normalización de las relaciones diplomáticas.

Dicho esto, primero podemos preguntarnos: ¿Con quién tienen relaciones normales los estados árabes? Ni siquiera entre ellos, varias fronteras siguen siendo intransitables entre los países musulmanes o pertenecientes a la Liga Árabe. Luego podemos destacar, lo que probablemente sea difícil de entender para los Occidentales, que la mayoría de los regímenes árabes no quieren esta apertura, permaneciendo acampados en sus particularidades, celosos de sus excepciones y de la licencia que toman para eludir los principios generales e individuales relacionados con los derechos humanos y su aplicación medieval de la ley religiosa, la tortura y la pena capital.

¿Es difícil entender que los saudíes, por ejemplo, no quieren realmente ver un tsunami de turistas israelíes, pantalones cortos y camisetas en el zoco de Medina, tomando fotografías de todo lo que tienen para ver allí?

Contrariamente a las aspiraciones de los palestinos, una simple lectura de la situación lleva a la conclusión que los israelíes ya han obtenido todo lo que querían en sus relaciones con el mundo árabe. Para Jerusalén, las relaciones que prevalecen y las dinámicas que se han lanzado cumplen o superan las expectativas.

Pueden seguir siendo lo que son hoy durante décadas sin ninguna necesidad urgente de resolver la complicada disputa con nosotros. No nos interesan los turistas israelíes en Jeddah ni los turistas omaníes en Tel Aviv.

Para no quitarle nada al éxito del espectacular acercamiento árabe-israelí, vemos que cada iniciativa, como la reunión de Manama, cuando hacemos negocios, descubrimos denominadores comunes y solo hablamos de horizontes pacíficos, se minimiza así la importancia de la causa palestina. Ya, si los países árabes que participan en la cumbre de Bahrein se vieran obligados a elegir entre cortar puentes con Jerusalén o Ramallah, la respuesta unánime no consolaría a los palestinos.

Está claro que nuestros líderes cometen todos los errores posibles, lo cual es un hábito en ellos. Rechazaron el plan de intercambio en 1947 que nos daba la mayor parte de la tierra cultivable, el Plan de Gunnar Jarring en 1967, la posibilidad de concluir una paz de dos estados con el gobierno de Olmert en 2009, que nos otorgaba el 97% de Cisjordania y el conjunto de Gaza, y ahora se están atrincherando en la negativa y en su aislamiento, facilitando así el acercamiento tectónico entre nuestros “hermanos” y nuestros adversarios.

Como después de cada oportunidad perdida, el alcance de nuestras demandas y, por lo tanto, de nuestro margen de maniobra se reducirá aún más; ya no podremos esperar más que una autonomía reducida o incluso un sub estado que disfrute solo de prerrogativas limitadas, lo que equivale prácticamente a la misma cosa.

Sin embargo, el plan de Kushner está construido de manera muy inteligente. No contiene disposiciones políticas, no nos pide que hagamos ninguna concesión y, por lo tanto, no respalda ninguna de nuestras demandas y aspiraciones nacionales. En su sentido formal, ni en sus intenciones, no prevé su reemplazo mediante el otorgamiento de ventajas financieras; no se trata de comprar nuestra emancipación contra dinero contante. Quienes afirman lo contrario no lo han leído o están participando en la propaganda de la Autoridad Palestina para justificar su oposición.

De hecho, su dinámica es totalmente diferente: su objetivo es enriquecer a la Palestina para reducir el odio generado por la miseria y la ociosidad que experimentan una parte tangible de mis compatriotas. El plan se basa en la premisa de que lo que ha fallado en todas las negociaciones hasta ahora es la diferencia abismal en el bienestar y las perspectivas entre israelíes y los palestinos.

El Plan Kushner no solo no reduce el alcance de nuestras aspiraciones teóricas, sino que su presentación demuestra que no se desarrolló conjuntamente entre Washington y Jerusalén. Incluye cláusulas, como la construcción de una carretera palestina que conecta Gaza con Cisjordania, que ciertamente no es del gusto de la derecha israelí que trabaja para dislocar el vínculo entre estos dos territorios y su distinto futuro.

Honestamente, debemos entender algo: nuestra causa, la causa palestina, se ha hinchado en la revindicación nacional de proporcionar a los Estados árabes que pensaron alcanzar la legitimidad para eliminar a Israel del mapa.

Durante la Guerra de 1948, la Campaña de Suez en 56 y la Guerra de los Seis Días en 1967, los grandes Estados árabes nunca tomaron en cuenta la creación de un estado palestino, lo que hizo que el mundo acordase su simpatía con Israel amenazado con una guerra de exterminio por  fuerzas numérica y materialmente diez veces superior. ¿La prueba más obvia? Desde 1948 hasta 1967, Gaza, toda Cisjordania y más de la mitad de Jerusalén estaban bajo la indiscutible soberanía árabe, pero nunca se trató de fundar un Estado palestino allí.

El advenimiento de la reivindicación nacional palestina, inventada por el KGB y la inteligencia egipcia bajo Nasser y brillantemente defendido por el tribuno Arafat, apoyado en gran parte por atentados y secuestros antiisraelíes y anti occidentales, funcionó y generó un cambio de simpatías en el mundo para este pueblo sin tierra que nosotros constituimos, en detrimento de los israelíes que se han convertido en ocupantes y cuya existencia, desde la Guerra de Octubre [Yom Kippur] en 1973, ya no fue cuestionada.

Nuevo cambio ahora: los estados árabes ya no tienen la intención de erradicar a Israel, sino de utilizar su experiencia para luchar contra el enemigo chiíta. Las escorias de la coartada palestina ya no son necesarias, incluso más, desde un punto de vista estrictamente estratégico, obstaculizan y molestan.

Quedamos nosotros. Nosotros, que hemos crecido en número, que no pertenecemos a ningún otro país árabe, que Israel no tiene intención de integrar, que hemos creído tanto que somos una nación, que terminamos constituyendo una. No somos viento, somos seres humanos que, como otros seres humanos tenemos el derecho fundamental de gobernarnos a nosotros mismos.

En 1910, éramos los árabes de Palestina, sin ambición de emancipación claramente articulado, pero más numerosos que los judíos; Ahora, parafraseando a Luigi Pirandello, somos cuatro millones y medio de ciudadanos que buscamos tener un Estado.

La pregunta que se nos plantea es estrictamente táctica: ¿cuál es la mejor manera de lograr nuestros fines? ¿Postrándonos en el rechazo, estando al lado de la Corte Penal Internacional buscando acusar a Israel de crímenes imaginarios? Arriesgando, como es el caso ahora, de encontrarnos acusados por la misma instancia de las torturas muy reales que la autonomía palestina está infligiendo a sus oponentes políticos, en primer lugar, a los simpatizantes de Hamas?

¿Apoyando el BDS sin poder reducir ni un solo tanto por ciento las exportaciones o las inversiones? ¿Pagando con el dinero de los países donantes a los asesinos de israelíes y sus familias? ¿Manteniendo el odio en la escuela? ¿Prendiendo fuego al Neguev y arrojando a los habitantes de Gaza contra las barreras con la esperanza de que sean asesinados?

Al afirmar estas eventualidades, entendemos bien que no conducen a nuestra emancipación. Sirven para mantener el odio de la gente hasta que se cansen de odiar o hasta que nuestros “hermanos” árabes negocien una solución a espaldas nuestras. O perder el interés en nuestras reivindicaciones como ya es el caso.

La otra opción es participar en la negociación del Plan Kushner. Porque el poder que determina el futuro del Planeta, con el que cuenta el mundo árabe, no es Francia, Islandia o Irlanda, sino América.

Comenzar por poner a trabajar a nuestros jóvenes, involucrarlos en el crecimiento de la región y del mundo es una buena manera de poner en marcha un proceso. Especialmente cuando fallamos en todos nuestros otros intentos. Especialmente, también, si nos da la oportunidad de comprobar que el dinero prometido está realmente invertido y si podemos garantizar que la parte política de la negociación se comprometa a corto plazo y no a las calendas griegas. Lo que nadie hará por nosotros si continuamos boicoteando las únicas discusiones que hay sobre nuestro futuro.

Análisis   http://www.menapress.org/

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.