Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo octubre 13, 2019
donativo

¿Están Los Estados Árabes Y El Pueblo Árabe Finalmente Dispuestos A Aceptar A Israel?


El rechazo panárabe a Israel ha mostrado recientemente serios signos de haberse convertido en una fuerza fracasada.

Muchos gobiernos árabes, incluyendo Arabia Saudita, Egipto y los Estados del Golfo, han comenzado a interactuar con Israel en los frentes diplomático, de seguridad y económico de maneras que eran inimaginables hace apenas unos años.

La Autoridad Palestina (AP) ha hecho una gran concesión (de algún tipo) a Israel, e incluso los árabes israelíes han decidido que “si no puedes vencerlos, únete a ellos” puede ser la mejor política ahora. Este colapso de la oposición árabe -e incluso palestina- podría indicar que se están produciendo cambios fundamentales para Israel y la causa de la paz en el Oriente Medio

Claramente, la creencia del mundo árabe en la centralidad del conflicto israelí-palestino está disminuyendo. En parte, esto se debe a la amenaza iraní en Oriente Medio. Pero también parece reflejar un sentimiento creciente de que Israel es invencible, de que la causa palestina es una pérdida y de que Israel tiene mucho que ofrecer a los demás pueblos de la región.

En febrero, el líder de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, fue informado por Jerusalem de que su programa de “pago por matar” ya no recibiría un siclo de dinero israelí. Bajo los Acuerdos de Oslo, Israel recauda impuestos y aranceles para la Autoridad Palestina, y luego envía un cheque mensual a la Autoridad Palestina en Ramallah. De los 170 millones de dólares mensuales, Israel comenzó a deducir 12 millones, la cantidad que la Autoridad Palestina proporcionó al llamado Fondo de los Mártires, que ofrece generosos estipendios de por vida a los terroristas que asesinan y mutilan a los judíos.

Sorprendentemente, Abbas anunció entonces que rechazaría el dinero restante procedente de Israel “en solidaridad con nuestros héroes y mártires”. Esto puso al asistente personal en un horrible agujero financiero. Abbas ha seguido innumerables políticas autodestructivas, pero este fue un paso suicida demasiado lejos, y su rechazo de todos los ingresos fiscales de la Autoridad Palestina ha puesto en peligro la solvencia de su gobierno.

Es irónico que su acuerdo de aceptar ahora el envío parcial de dinero de Israel sea considerado como una “concesión” por parte de Abbas. Pero está claro que por una vez se ha enfrentado a la realidad y ha tirado la toalla en este asunto.

Mientras tanto, los ciudadanos árabes de Israel se han movido en una dirección inesperada de acercamiento con los líderes del partido sionista. Desde 1992, los partidos árabes nunca han apoyado al líder de un partido judío como primer ministro. Eso terminó cuando el jefe de la alianza de la Lista Conjunta, Ayman Odeh, respaldó a Benny Gantz, del Partido Azul y Blanco, para formar una coalición gobernante.

La adición de la delegación de la Lista Conjunta de 13 escaños situaría a Gantz muy cerca de la mayoría de 61 escaños necesaria para constituir un gobierno, con Gantz como primer ministro. Pero como suele ocurrir en la política israelí, las cosas no eran tan sencillas como parecían a primera vista.

Tras el anuncio de Odeh del respaldo de Gantz, uno de los partidos árabes de su bloque rechazó la medida y retiró sus tres nuevos votos de la Knesset del bloque de la Lista Conjunta.

Las recomendaciones para Gantz sumaban ahora un total de 53 votos, mientras que la mezcla de Likud, partidos menores de derecha y partidos judíos religiosos le dio a Netanyahu 54 recomendaciones para continuar como primer ministro. El presidente de Israel, Reuven Rivlin, dio así a Netanyahu el mandato de intentar crear un gobierno, ya que tenía un voto más que Gantz en el área de los endosos y, en cualquier caso, los miembros de la Lista Conjunta no se unirían realmente a una coalición de Gantz para crear una mayoría en la Knesset.

Pero la iniciativa de la Lista Conjunta de apoyar a un candidato judío fue impresionante en sí misma. En 1992, la última (y única) vez que los partidos árabes apoyaron a un candidato para dirigir el gobierno, su representante fue Yitzhak Rabin del Partido Laborista. Se trataba de la ratificación de los Acuerdos de Oslo, defendidos por Rabin.

La aprobación árabe de Rabin permitió el paso de Oslo y el establecimiento de la Autoridad Palestina. Así que la decisión israelí-árabe de 1992 de romper con los precedentes tuvo mucho sentido para la comunidad árabe de Israel y sus hermanos en los territorios en disputa. (Puede preguntarse si Oslo fue bueno para Israel, pero ciertamente fue adoptado en su momento en Israel y en el extranjero).

Ningún asunto tan urgente es apremiante ahora. Gantz es un sionista tan apasionado como Netanyahu. Sus políticas sobre el manejo de los territorios y las necesidades de seguridad de Israel son en gran medida indistinguibles de las de Netanyahu. Entonces, ¿por qué la Lista Conjunta ha apoyado a Gantz? ¿Qué dice sobre la comunidad árabe de Israel, que representa aproximadamente el 20 por ciento de la población del país?

En parte, es una cuestión de puro odio árabe hacia Netanyahu. Las duras políticas de Netanyahu durante la última década, así como sus ataques verbales contra los árabes israelíes, han motivado una actitud de “cualquiera menos Bibi” entre los líderes árabe-israelíes. Gantz es el vehículo que podría dejar a Netanyahu sin energía.

Pero la participación de los árabes en la política sionista también dice algo sobre la evolución de la condición de la minoría árabe de Israel. Las encuestas revelan que la mayoría de los árabes israelíes no desean marcharse, y que las perspectivas de educación y empleo en Israel eclipsan a las de cualquier otro país de Oriente Medio.

Por muy imperfecto que sea Israel a los ojos de los árabes israelíes, es claramente muy superior a la cleptocracia antiliberal y corrupta de la Autoridad Palestina, o a la sangrienta dictadura terrorista de Hamas, en Gaza.

Parece que se están dando cuenta de que una inclusión más plena en los beneficios de Israel implica una participación más plena en la política “sionista”. Es difícil ser escuchado cuando te niegas a tomar un lugar en la mesa. Este fue el mensaje que se hizo evidente en el editorial explicativo de la Lista Conjunta en The New York Times.

El cisma en la Lista Conjunta revela que todo no ha cambiado, pero puede haber un deshielo en las actitudes de muchos árabes israelíes hacia la “entidad sionista” y la sociedad que ha construido.

En las turbulentas aguas de la política y el arte de gobernar de Israel, cualquier signo de movimiento positivo debe ser celebrado. Puede ser que Israel finalmente haya convencido a todos (o a la mayoría) los líderes árabes de que está ahí para quedarse y tiene mucho que ofrecer.

Si la voluntad de la Lista Conjunta de participar en los empujones postelectorales israelíes con los sionistas va más allá de la aversión a Bibi, la voluntad de Abbas de “aceptar” los pagos de Israel indica un entendimiento de que hay que tratar a Israel con un mínimo de respeto, y la colaboración del mundo árabe con Israel continúa: es posible que Israel haya puesto finalmente a Oriente Medio en el camino de la paz y el apoyo mutuo.

Traducido por Noticias de Israel

 
Comentarios

Todas esas señales son ciertas, la cuestion es saber si obedecen a un cambio substancial acerca de la vision que los árabes tienen de Israel, o a una mera estratégia, consistente en contemporizar en espera de «tiempos mas propícios» para ellos o mas delicados para Israel, en los que poder dár rienda suelta al rechazo que el «Estado sionista» (como asi lo denominan), inspira en ellos …
No creo definitivamente, que un ódio visveral y secular como el que han venido manifestando hacia Israel, pueda aplacárse por médio de convenios comerciales, ni tampoco diluirse bajo de efectos de un súbito pragmatísmo o de un estado de desánimo colectivo …lamento decirlo …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.