Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes noviembre 1, 2019
donativo

La nueva vergüenza de la ONU se llama Venezuela

El régimen de Maduro elegido para el Consejo de Derechos Humanos


Deberíamos estar curados de espanto, porque no es la primera vez que el organismo internacional creado para proteger  a la comunidad de naciones después de los horrores de la Segunda Guerra Mundial, traiciona los principios de su propio origen. No es la primera vez que no solo ampara a regímenes dictatoriales y asesinos sino que hasta los coloca en puestos que deberían estar reservados para las democracias respetuosas de sus ciudadanos.  La nueva aberración, es la elección de Venezuela, por amplia mayoría, como miembro del Consejo de Derechos Humanos.

La Venezuela de Maduro, un régimen no democrático ni en origen ni en práctica diaria, tendrá ahora el tupé de presentarse formalmente como quien puede dictar moral a los demás. Socava desde hace años los derechos humanos de los venezolanos y celebra ahora su “victoria” en la ONU.

El problema central es que elegirlo para un marco de este tipo, es una forma de ampararlo, de envalentonarlo, lo cual pone en riesgo a los venezolanos a los que gobierna.

Maduro está en el Consejo en buena compañía: Mauritania-un país en el que hay medio millón de esclavos-, Libia (que en el pasado ya fue expulsada del Consejo)  y Sudán son los otros nuevos miembros. Ya han estado en el Consejo también Afganistán, Arabia Saudita, Pakistán, Somalia, Nigeria y Qatar, todos ellos países en los que, entre otras violaciones de los derechos humanos, hay leyes contra los homosexuales, por dar sólo un ejemplo.

Las democracias son una minoría en la ONU, lo cual por cierto no es culpa del organismo internacional sino de los países miembros. Pero el problema es que ello hace posible que regímenes que violan sistemáticamente los derechos humanos, se vean protegidos por la supuesta legitimidad internacional que da el organismo mundial.

En comisiones de la ONU, en marcos cerrados y profesionales, hay no poco trabajo serio. Pero en los marcos como la Asamblea General y el Consejo de Derechos Humanos, la situación es vergonzosa. Ello se manifiesta a varios niveles. 1) Eligiendo, como ahora, a regímenes violadores de los derechos humanos, como miembros de instancias que deberían ser justamente las que los condenen.

2) Absteniéndose de condenar a quienes deberían ser el motivo central de preocupación de la ONU.

3) Dedicando las energías centrales a condenar a Israel, dedicándole sesiones especiales en debates que lo colocan en el banquillo de acusados constantemente, sin condenar jamás a los terroristas que le atacan.

 

La vergüenza no comenzó ahora. Lo de Venezuela no hace menos que agravar lo ya conocido. El problema no es que se le haya dado una inmerecida victoria a Maduro, sino el mensaje de desamparo que eso transmite a los venezolanos y a todas las víctimas de violaciones de derechos humanos en el mundo de hoy.

http://www.semanariohebreojai.com/editorial/95

 

Lanzan petición para expulsar a Venezuela del Consejo de DDHH de la ONU

Aquí está el link para firmarla. Para firmar la petición, aprieta aquí

https://unwatch.org/global-campaign-to-expel-maduro-from-the-un-human-rights-council/

 

La ONG  UnWatch que tiene carácter de observadora en las Naciones Unidas y dedica su existencia misma a denunciar violaciones de derechos humanos de países miembros del organismo internacional, ha lanzado una campaña para lograr la expulsión de la Venezuela de Maduro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

UN Watch comienza recordando que la propia Asamblea General adoptó el 15 de marzo del 2006 la resolución  60/251 en la que se determinó que dicha instancia puede suspender los derechos de membresía en el Consejo de DDHH de quien comete grandes violaciones sistemáticas de derechos humanos. Asegura que el régimen de Maduro ha cometido asesinatos, ha torturado, encarcelado a prisioneros políticos, restringido la libertad de expresión y de prensa así como la actividad política, reprimiendo violentamente manifestaciones pacíficas y permitiendo impunidad a agentes del Estado que cometen abusos.

Asimismo, UN Watch señala que ya existe un precedente: la suspensión de Libia del Consejo en el 2011.

Ahora, Libia ha vuelto al Consejo, ganando el 87% de los votos. Sudán también con el 91% y Mauritania, donde hay medio millón de esclavos, el 89% de los votos.

Cortesía de Semanariohebreojai.com

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.