Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves diciembre 5, 2019
donativo

Gantz debe elegir a Netanyahu en lugar de a Odeh

El líder de Kajol Labán debe romper con una de sus promesas de campaña para prevenir una tercera ronda de elecciones y reparar la fractura en la sociedad israelí, algo que tiene mayor importancia que la inclusión de las facciones árabes.


La pregunta acerca de si Israel debería tener una coalición basada en el apoyo de la Lista Árabe Conjunta, incluso si está fuera del gobierno, ha estado preocupando a Kajol Labán en las últimas semanas. Pero esta cuestión ha pasado de la teoría a la práctica ahora que Benny Gantz oficialmente recibió el mandato para formar un gobierno. Dos encuestas realizadas este año muestran que una clara mayoría del público árabe apoya alguna forma de asociación en un gobierno de coalición israelí. El problema es la brecha colosal entre la voluntad del público árabe y la voluntad de sus líderes. Los líderes de Kajol Labán no son los únicos que están siendo puestos a prueba: el presidente de la Lista Árabe Conjunta Ayman Odeh y compañía también están en el centro de la atención, con declaraciones de la última década demostrando que no son compañeros de coalición.

Odeh y Gantz

Ayman Odeh y Benny Gantz.
(AFP/Eli Dasa)
Cuando Yesh Atid, el partido de Yair Lapid, ganó 19 bancas en las elecciones de 2013, podría haber dirigido un bloque de 59 escaños -no uno obstaculizador, pero casi. Sin embargo, anunció que no formaría un bloque con “los Zoabis”, refiriéndose al parlamentario árabe Haneen Zoabi, del partido antisionista Balad, acusado de actuar contra el Estado de Israel y apoyar al terrorismo. En su lugar, Lapid prefirió una coalición con el primer ministro Benjamín Netanyahu y el Likud, y se convirtió en ministro de Finanzas. Lapid dejó en claro que no estaba excluyendo a todos los árabes, solo a aquellos como Zoabi que actuaban en contra de la existencia del Estado. Y pese a que Zoabi ya no forma parte de la Knesset, Balad no ha cambiado. Casi todo escenario posible para un gobierno futuro se encuentra con críticos que, correctamente, afirman que las chances de que sea formado son mínimas. Pero seguramente uno de estos supuestos ocurra, pese a las posibilidades poco convincentes.

Lista Árabe Conjunta

Parlamentarios de la Lista Árabe Conjunta.
(Reuters)
Y de todas las opciones, un gobierno de minoría apoyado por miembros de la Lista Árabe Conjunta, incluso si no son todos, no es el escenario menos probable. Pero si todos los partidos se adhieren a su promesas electorales, la peor posibilidad se convertirá en una realidad e Israel atravesará una tercera ronda electoral en menos de un año. Por lo tanto, Kajol Labán debe sacrificar uno de sus dos principios para formar una coalición, ya sea uniéndose a Netanyahu o asociándose a la Lista Árabe Conjunta. Kajol Labán asegura que devolverá la sanidad a la política y que reducirá la polarización en la sociedad, pero establecer un gobierno con el apoyo de legisladores provocadores, como Ofer Cassif, solo empeoraría las cosas e Israel se volvería aún más polarizado. Una alianza con Netanyahu, siguiendo una combinación de los esbozos de coalición propuestos por el presidente Reuven Rivlin y el líder de Yisrael Beiteinu Avigdor Liberman, implicaría no cumplir con una promesa explícita. Pero entre una promesa de campaña y el interés del público, la elección debe ser un gobierno de unidad. Netanyahu tendrá varios meses adicionales como primer ministro, pero es menos malo que un gobierno de minoría, el cual a su vez es menos horrible que una tercera ronda de elecciones. Una coalición con facciones árabes puede esperar. Reparar la fractura en la sociedad israelí es mucho más urgente e importante.
 
Comentarios

Ante todo, pragmatísmo y sentido de Estado por encima de diferencias ideológicas o simpatias personales …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.