Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes febrero 4, 2020
donativo

Abandonar Israel y volver, años después, como un mejor judío

El saxofonista israelí Daniel Zamir se fue a los EE.UU. hace más de 20 años con la intención de no regresar, pero estar al otro lado del océano lo acercó más al judaísmo y a Israel.


Hace 20 años, en 1999, dejé Israel y me fui a Nueva York. El ex primer ministro Yitzhak Rabin había sido asesinado unos años antes de mi partida.
Fui parte de lo que llamaron la «generación de las velas», que lleva ese nombre debido a las velas que encendíamos en la plaza Rabin de Tel Aviv durante casi un mes luego del asesinato. El hecho de que Benjamín Netanyahu fuera elegido primer ministro poco después de los asesinatos fue la gota que colmó el vaso y me hizo decidir irme para nunca volver.
Una vez en los Estados Unidos, me separé de todo lo que tuviera que ver con ser judío o israelí

Daniel Zamir

Daniel Zamir
(Ynet)
Todos mis amigos eran estadounidenses, nunca salía con israelíes y sólo hablaba hebreo una vez por semana, cuando mis padres me llamaban.
Comencé a estudiar en la universidad The New School, en Nueva York. Allí me sentaba a componer música y, por alguna razón, cada vez que oía melodías de sonido del Medio Oriente se me quedaban atrapadas en la cabeza. Realmente no sabía cómo definirlo.
Pensé que era música árabe o incluso india. Pero no sabía de dónde venía.
Un viernes por la noche, estaba tocando en el centro de conciertos de Knitting Factory, en un escenario pequeño, mientras John Zorn tocaba en el escenario principal del lugar. Zorn, hasta el día de hoy, es uno de los mejores músicos de Nueva York y un compañero saxofonista, además de un gurú del género Avant Garde que en ese momento tenía su propio sello discográfico internacional.
Le di a Zorn una copia de un demo que grabé con mi banda. Al día siguiente, el sábado por la mañana, recibí un mensaje en mi contestador automático. El mensaje era del propio Zorn. Comentó que quería que grabe un álbum para su sello musical. «Estoy muy orgulloso de ti por hacer esta música judía», mencionó al final de ese mensaje.
Fue entonces cuando finalmente me di cuenta de la naturaleza de las melodías que habían quedado atrapadas en mi cabeza: eran judías.
Aproximadamente un año después me volví completamente religioso. Algunos sostienen que la música tiene mucho que ver con la profecía.
Después de encontrar la religión, quería volver a vivir a Israel. Y en 2006 encontré una excusa para hacerlo cuando me ofrecieron un buen contrato discográfico con un sello israelí.
La compañía Hatav Hashmini me pidió que grabara un nuevo álbum basado en composiciones antiguas que había grabado con Zorn, junto con nuevas canciones. El álbum que surgió de esa experiencia, llamado «Amén», realmente resonó entre las personas religiosas del país.
Creo que el hecho de que era religioso, combinado que la música tenía muchos elementos judíos, llegó a ellos.
Por primera vez vi a muchas personas religiosas venir a mis shows o a cualquier show de jazz.
«Amen» se convirtió en el álbum de jazz más vendido en la historia de la música israelí. Gracias a Dios.
Hoy soy el único músico de jazz ultraortodoxo en el país. De alguna manera, intentar conectar estos dos mundos totalmente opuestos creó algo mágico.
La vida es un circulo.
Daniel Zamir se presentará el 20 de diciembre en el Museo de Arte de Tel Aviv, celebrando 13 años del lanzamiento de «Amen».
Los días 22 y 23 de enero actuará en Nueva York en un lugar llamado «The Mansion», en 107 east 16th street.
Imagen relacionada
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.