Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes febrero 4, 2020
donativo

A pesar de las fotos, Irán se enfrenta solo a los EE. UU.


El presidente de Rusia, Vladimir Putin, con el presidente de Irán, Hassan Rouhani (izquierda) y el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan. Crédito de la foto: Kremlin.ru

Irán ahora está evaluando si debería tomar represalias contra los EE. UU. por el ataque a Qassem Soleimani y, de ser así, cómo. Sus relaciones con Rusia y Turquía pueden parecer cálidas, pero están preocupadas. Es probable que ninguno salte al lado de Teherán en su enfrentamiento con los Estados Unidos. Israel debería explotar las fisuras de Irán con Rusia y Turquía para su beneficio.

La era de la confrontación de superpotencias apenas provoca nostalgia. Sin embargo, la Guerra Fría poseía una cualidad redentora: la claridad. Fue relativamente fácil identificar amigos y formar alianzas para consolidar esas relaciones. Este fue claramente el caso en el Medio Oriente: Siria, Irak, el Egipto de Nasser y Argelia estaban claramente del lado soviético; Israel, Jordania, Arabia Saudita, los Estados del Golfo y Marruecos estaban en el lado occidental.

En el Medio Oriente de hoy, esa claridad ha dado paso a la oscuridad.

Considere las numerosas cumbres entre Vladimir Putin, el presidente iraní Hassan Rouhani y el presidente turco Recep Tayyip Erdogan para negociar las treguas en Siria. Todos tienen muchas sonrisas y fotos de apretones de manos.

Y hay algo de sustancia en ese calor. Después de todo, Turquía compró el sistema de defensa aérea ruso S-400 desafiando a Washington. Trump, considerado durante mucho tiempo como un amigo de Erdogan, tomó represalias al reducir la venta de F-35 a Turquía, una precaución sabia, ya que Washington no puede vender aviones diseñados para evitar el S-400 a un país que bien puede dar la vuelta y usar su acceso a esos aviones para ayudar a los rusos a mejorar su capacidad de derribarlo.

Presumiblemente, Rusia también disfruta de una relación cálida con Irán, al menos en el frente nuclear. Abrazó el acuerdo nuclear de 2015 y denunció de manera firme y consistente las sanciones económicas contra Irán en 2012, cuando se impusieron originalmente, y en 2017, cuando se volvieron a aplicar.

Lo mismo puede decirse de las relaciones turco-iraníes. A menudo se culpa a Ankara por ser un conducto comercial y financiero que le permite a Teherán aliviar la mordedura de las sanciones lideradas por Estados Unidos. El aeropuerto de Estambul es la principal puerta de entrada de Irán a Europa.

Pero las acciones de estos tres países en las guerras en el terreno en el Medio Oriente cuentan una historia diferente.

En Siria, Turquía está básicamente librando una guerra de poder contra Siria y su aliado ruso. Las salidas rusas están a la vanguardia de la campaña contra el último bastión rebelde sunita en Idlib, la mayoría de los cuales están armados y financiados por los turcos.

No hay nada nuevo sobre esta guerra de poder. Comenzó con el asalto aéreo ruso masivo en septiembre de 2015 contra estos mismos rebeldes respaldados por Turquía en las afueras del este y sur de Damasco, una intervención que muchos expertos militares creen que salvó al régimen sirio del colapso.

Hay una guerra de poder turco-rusa similar más reciente en Libia. Rusia respalda el asalto del general Khalifa Haftar contra Trípoli en nombre del gobierno de Tobruk en el este contra el gobierno sancionado por la ONU en Trípoli en el oeste de Libia, que, según Egipto, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, todos los cuales apoyan a Haftar, es dominado por la Hermandad Musulmana. Turquía, junto con Qatar, respalda al gobierno en Trípoli, tanto que Erdogan pidió y recibió permiso de su parlamento para enviar tropas turcas para detener el avance de Haftar.

Incluso hay un lado técnico fuerte en el conflicto entre Rusia y Turquía en Libia. Los rusos proporcionaron a Haftar drones cargados de bombas, que son de importancia crítica a medida que las fuerzas de Haftar penetran cada vez más en las zonas densas y urbanizadas de Trípoli. Los drones ayudan a Haftar a identificar y matar a las fuerzas progubernamentales. Ankara respondió proporcionando drones turcos al gobierno en Trípoli.

No existe tal guerra de poder en suelo sirio entre Irán y Rusia. De hecho, en el apogeo de la guerra civil, existía una considerable coordinación entre los dos. Rusia «negoció» una tregua con los rebeldes alrededor de Damasco que les permitió retirarse a Idlib. Tres años después, los rusos están ayudando a Siria, Hezbolá y otras milicias chiítas respaldadas por Irán para acabar con ellos. La retirada rebelde (incluidas sus familias) requirió un paso seguro a través de las zonas controladas por Hezbolá. La retirada se realizó en autobús y fue acompañada por la policía militar rusa. Se llevó a cabo sin ningún contratiempo.

Pero la cooperación entre Moscú y Teherán ha dado paso a una amargura considerable, ya que Rusia ha dado luz verde a Israel para destruir la acumulación militar e industrial de Irán en Siria, que está diseñada para someter a Israel a la amenaza de una serie de misiles guiados con precisión.  Israel afirma que realizó más de 200 ataques en Siria contra Irán y sus representantes, solo en 2018. El objetivo principal es golpear la infraestructura, no matar al personal iraní, pero esto último a menudo ocurre. La tolerancia de Moscú a estos ataques israelíes no le hace cariño a Teherán.

Esta divergencia refleja sus diferentes puntos de vista sobre lo que debería ser Siria. Rusia quiere ver un estado sirio fuerte, básicamente una restauración de Siria al status quo anterior , por lo que Siria puede albergar de manera confiable una base militar y naval rusa en el Mediterráneo. Irán, por el contrario, quiere convertir al estado sirio en un «Líbano» en el que, como Hezbolá en la tierra de los cedros, las milicias chiítas pro iraníes sean fuertes y el estado sea débil.

En cuanto a las relaciones turco-iraníes, el tercer lado en la relación triangular, uno solo necesita leer la invectiva en los medios de comunicación pro iraníes de  al-Manar , el sitio oficial de medios de Hezbollah y  al-Mayadin. Turquía es vilipendiada, en términos similares a los utilizados sobre Israel, por su apoyo a los fundamentalistas sunitas que matan a los combatientes de Hezbolá en territorio sirio. Turquía también controla franjas de territorio iraquí habitado por sunitas, presumiblemente para protegerlos de la ira de las milicias chiítas respaldadas por Irán.

Las turbias relaciones entre los aliados con respecto a Oriente Medio apenas se limitan a la tríada ruso-turca-iraní.

La alianza entre Estados Unidos y Europa, una de las más poderosas y resistentes desde la Segunda Guerra Mundial, siempre se ha caracterizado por tensiones sobre el Medio Oriente, particularmente el conflicto israelí-palestino. Bajo Trump, estas tensiones alcanzaron un nuevo nivel con la decisión de Gran Bretaña, Alemania y Francia de crear un sistema financiero entre la República Islámica y Europa para aliviar el dolor de las sanciones estadounidenses.

Tampoco el calentamiento de las relaciones entre Israel y los estados árabes sunitas les impide tomar la iniciativa en las decisiones que denuncian las supuestas fechorías de Israel contra los palestinos o condenan a los estados que muestran algún deseo de abrir una oficina de representación en la capital de Israel, Jerusalén. Pero al menos no hay guerras de poder entre ellos.

Por confusas y a veces violentas que sean las relaciones entre los «aliados» en ambos lados de la división, las lecciones son desventajosas para Irán y prometedoras para Israel.

Para Irán, quieren decir que será solo el que enfrentará las consecuencias si decide actuar contra los Estados Unidos. Para Israel, las divisiones entre Irán y sus «aliados» pueden explotarse para mantener el país seguro en un vecindario peligroso.

El profesor Hillel Frisch es profesor de estudios políticos y de Medio Oriente en la Universidad de Bar-Ilan y asociado a la investigación sénior en el Centro de Estudios Estratégicos Begin-Sadat

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://besacenter.org/perspectives-papers/iran-faces-us-alone/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.