Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves febrero 27, 2020
donativo

Israel: una próspera economía del primer mundo en un mar del tercer mundo


Israel posee activos e innovaciones que pueden resolver muchos de los problemas que afectan a sus vecinos árabes. Si es posible lograr la paz entre Israel y el mundo árabe, el potencial para relaciones prácticas y económicas mutuamente beneficiosas es astronómico.

Israel es una democracia parlamentaria con una avanzada economía de libre mercado. Su crecimiento se debe sustancialmente a su gran inversión en investigación y desarrollo tecnológico, lo que ha convertido a Israel en el Silicon Valley de Oriente Medio.

Las principales industrias de Israel incluyen productos de alta tecnología (que abarcan aviación, comunicaciones, diseño y fabricación asistidos por computadora, electrónica médica, fibra óptica y más), productos farmacéuticos, diamantes cortados y gas natural, entre otros. Con el fin de mantener su ventaja competitiva de alta tecnología,  Israel dedica el 4,5% de su PIB a la investigación y el desarrollo , la proporción más alta del mundo.

Israel es una de las pocas naciones que ha logrado llegar a la luna. La URSS y los EE. UU. lo hicieron en 1966. China lo logró en 2013. En enero de 2019, SpaceIL, una organización israelí sin fines de lucro, intentó convertirse en la primera entidad israelí en aterrizar una nave espacial en la superficie lunar. Se acercó mucho  pero no pudo lograr el aterrizaje .

El contraste entre el Israel del primer mundo y los estados árabes del tercer mundo que lo rodean es hoy más marcado que nunca. El PIB per cápita de Israel es casi 20 veces mayor que el de Egipto empobrecido y cinco veces mayor que el Líbano semidesarrollado. El futuro pertenece a quienes innovan, no a quienes se sientan en el petróleo. Las reservas de divisas extranjeras de Israel han crecido hasta eclipsar las reservas de muchos de sus vecinos, y los economistas dicen que las  ganancias inesperadas de sus depósitos de gas natural  deberían ayudar a Israel a luchar por encima de su peso y competir directamente con las naciones ricas en petróleo de la región en los próximos años.

Según el profesor Joseph Pelzman de la Universidad George Washington, “los países árabes circundantes perdieron su posición entre las economías mundiales debido a su celo por la autoconservación de las influencias cristianas. Los países musulmanes se cerraron a las ideas del mundo y nunca pensaron en las consecuencias de tal acción sobre la economía «.

En las zonas de Oriente Medio donde existe la paz, las economías prosperan. Donde no está, el potencial de los países se ve limitado. Si se puede lograr la paz entre Israel y sus vecinos árabes, la ganancia económica potencial para todos los interesados ​​sería astronómica.

La paz árabe-israelí ayudaría al desarrollo económico al abrir nuevas rutas comerciales y expandir la contribución potencial de Israel en toda la región. Israel puede proporcionar soluciones viables a algunos de los desafíos abrumadores que afectan a Medio Oriente, incluso en las áreas de agua, energía y desarrollo industrial sostenible.

Las capacidades y las fortalezas económicas de Israel deberían permitirle desempeñar un papel mucho más central en la cooperación económica regional. Con la combinación de la tecnología israelí y el capital del Golfo, no hay escasez de sinergias a desarrollar mientras los Estados del Golfo exploran nuevas reformas económicas visionarias que van más allá de la dependencia de los ingresos del petróleo.

El Medio Oriente, y el Golfo en particular, probablemente se verán profundamente afectados por el cambio climático en este siglo. A medida que aumentan las temperaturas, el crecimiento de la demanda de electricidad a partir del desarrollo industrial se transformará por la demanda de aire acondicionado y desalinización. Sin redes eléctricas más maduras y resistentes, esta tendencia podría ser catastrófica para los Estados del Golfo. Una asociación con el mercado fotovoltaico (PV) de Israel puede ayudar mucho aquí, al igual que la cooperación para resolver problemas de energía y desalinización. Con Arabia Saudita, los EAU e Israel probablemente afectados por el cambio climático, esta es un área clara para la cooperación económica y la coinversión.

Una integración económica en el Medio Oriente, incluido Israel, traería paz, estabilidad y prosperidad al Medio Oriente, una región con el potencial de prosperar a largo plazo a través de la cooperación económica regional. Establecer relaciones bilaterales y multilaterales implicaría la formación de industrias regionales a través de organismos internacionales y consorcios internacionales independientes.

Finalmente, una vez que se logre la paz, el Medio Oriente puede unirse en un mercado común, cuya existencia misma fomentaría un interés colectivo en mantener la paz a largo plazo.

El Dr. Frank Musmar es un especialista en gestión financiera y de desempeño

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://besacenter.org/perspectives-papers/israel-innovation-economy/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.