Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado abril 4, 2020
donativo

Informe completo de UNWatch

ONU lanza lista negra anti-Israel, impulsando campaña mundial de boicot, desinversión y sanciones


GINEBRA, 12 de febrero de 2020  – La oficina de la Directora de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, publicó hoy una lista negra sin precedentes   de empresas que hacen negocios con israelíes que viven en el barrio judío de Jerusalén y otras áreas en la Línea Verde de 1949 reclamadas por israelíes y palestinos.

La oficina de Bachelet había pospuesto la publicación de la lista,  reconociendo la  «complejidad legal, metodológica y fáctica».

La controvertida base de datos de compañías que hacen negocios con asentamientos israelíes, que la oficina de Bachelet aún no ha producido en ningún otro estado, fue ordenada por una resolución del Consejo de Derechos Humanos de la ONU de marzo de 2016 que fue patrocinada por Kuwait en nombre del Grupo Árabe de 22 miembros, Pakistán en nombre del grupo islámico de 56 naciones, junto con Sudán, Venezuela, Argelia, Bahrein, Bolivia, Chad, Cuba, Yibuti, Ecuador, Egipto y Libia.

«Las dictaduras iniciaron esta lista negra no porque se preocupen por los derechos humanos, sino para desviar la atención de los abusos de los derechos de serie cometidos por miembros del Consejo como Venezuela, Libia y la República Democrática del Congo, al hacer chivo expiatorio al estado judío», dijo Hillel Neuer, director ejecutivo de Ginebra. de vigilancia basada en la organización.

UN Watch ha publicado un detallado  Myth & Facts en la Blacklist (Traducido debajo de esta nota).

“Hacer negocios en territorios en disputa nunca ha estado prohibido por el derecho internacional, ni, hasta hoy, sujeto a una lista negra de la ONU. Por ejemplo, la UE tiene negocios y negocios financieros en el Sáhara Occidental ocupado por Marruecos y en el norte de Chipre ocupado por Turquía ”, dijo Neuer.

«Curiosamente, de las más de 100 disputas territoriales en el mundo de hoy, incluso en el Tíbet, Cachemira, Crimea, el Sáhara Occidental y el norte de Chipre, la ONU eligió solo incluir en la lista negra a las empresas que hacen negocios en los territorios en disputa de Israel», agregó.

“Como varias democracias importantes escribieron a la ONU, el organismo mundial no tiene el mandato legal de decirles a las compañías dónde deberían o no operar. Además, si esto realmente se tratara de los derechos humanos, entonces el factor clave sería considerar si los derechos humanos palestinos son realmente violados, pero eso se ignora ”.

«Lamentablemente, este es un ejemplo más del secuestro palestino de organismos de la ONU para promover una agenda política unilateral que fomente el conflicto en lugar de promover la paz».

«La Alta Comisionada Bachelet, que debería defender los principios de universalidad e igualdad de la Carta de la ONU, ahora ha permitido que su oficina se convierta en una herramienta para el movimiento discriminatorio anti-Israel BDS, que señala al estado judío por boicot, desinversión y sanciones . Con la lista negra, la ONU se ha convertido en la Zona Cero para el BDS global «.

 

La Lista Negra Anti-Israel de la ONU: Mitos y realidades en la «Base de datos de asentamientos»

 

El mandato

El 24 de marzo de 2016, en su 31 ° período de sesiones, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDH) adoptó la resolución 31/36 titulada » Asentamientos israelíes en el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén oriental, y en el Golán sirio ocupado «.

La resolución solicitó al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, en estrecha consulta con el Grupo de Trabajo sobre el tema de los derechos humanos y las empresas transnacionales y otras empresas comerciales, que produzca una base de datos de todas las empresas comerciales que «directa e indirectamente, permitieron, facilitaron y se beneficiaron de la construcción y el crecimiento de los asentamientos ”. La base de datos se actualizará anualmente.

El Alto Comisionado recibió instrucciones de presentar los datos en forma de informe al Consejo en su sesión de marzo de 2017, pero pidió que el plazo se retrasara hasta diciembre de 2017. Este plazo perdió un mes y el informe  se presentó el 26 de enero de 2018, pero la base de datos en sí no se incluyó debido a la falta de recursos, escribió el Alto Comisionado. Su oficina identificó 206 compañías que cumplían con los criterios de la Resolución 31/36, pero la oficina no había podido comunicarse con todas ellas y esperaba que la base de datos se publicara en alguna fecha futura.

El párrafo 17 de esta resolución solicita que el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos elabore una base de datos de todas las empresas comerciales involucradas en ciertas actividades de asentamiento israelíes en el territorio palestino ocupado, en consulta con el Grupo de Trabajo sobre el tema de los derechos humanos y las empresas transnacionales y otros empresa de negocios.

El Alto Comisionado está obligado a cumplir el mandato que le dio el CDH e implementar la resolución de la manera más imparcial, objetiva y efectiva posible.

El alcance de la base de datos

Como se especifica en la resolución 31/36, los parámetros de las actividades comerciales que se reflejarán en la base de datos se definen en el párrafo 96 del informe de la Misión Internacional Independiente de Investigación para investigar las implicaciones de los asentamientos israelíes en el ámbito civil, político, derechos económicos, sociales y culturales del pueblo palestino en todo el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén oriental ( A / HRC / 22/63 ). 

El párrafo 96 de A / HRC / 22/63 dice lo siguiente:

96. La información recopilada por la misión demostró que las empresas comerciales han permitido, facilitado e beneficiado, directa e indirectamente, la construcción y el crecimiento de los asentamientos. Además de las violaciones mencionadas anteriormente de los derechos de los trabajadores palestinos, la misión identificó una serie de actividades comerciales y cuestiones relacionadas que plantean preocupaciones particulares sobre las violaciones de los derechos humanos. Incluyen:

  • El suministro de equipos y materiales que facilitan la construcción y la expansión de los asentamientos y el muro, y las infraestructuras asociadas.
  • El suministro de equipos de vigilancia e identificación para los asentamientos, el muro y los puestos de control directamente vinculados con los asentamientos.
  • El suministro de equipos para la demolición de viviendas y propiedades, la destrucción de granjas agrícolas, invernaderos, olivos y cultivos.
  • El suministro de servicios de seguridad, equipos y materiales a empresas que operan en asentamientos.
  • La provisión de servicios y utilidades que apoyan el mantenimiento y la existencia de asentamientos, incluido el transporte.
  • Operaciones bancarias y financieras que ayudan a desarrollar, expandir o mantener asentamientos y sus actividades, incluidos préstamos para vivienda y el desarrollo de negocios.
  • El uso de los recursos naturales, en particular el agua y la tierra, con fines comerciales.
  • Contaminación, y el vertido de residuos en o su transferencia a las aldeas palestinas
  • Cautiverio de los mercados financieros y económicos palestinos, así como prácticas que perjudican a las empresas palestinas, incluso a través de restricciones de circulación, restricciones administrativas y legales
  • Uso de beneficios y reinversiones de empresas de propiedad total o parcial de los colonos para desarrollar, expandir y mantener los asentamientos.

El momento del informe

El 13 de febrero de 2017, el Consejo de Derechos Humanos, de conformidad con la recomendación del Alto Comisionado, decidió diferir la consideración del informe para permitir más tiempo para considerar cuidadosamente las presentaciones recibidas y garantizar un proceso justo para las partes interesadas interesadas. El informe se presentará a más tardar a fines de diciembre de 2017. El informe se presentará luego al Consejo de Derechos Humanos durante su 37a sesión en marzo de 2018.

 

Mitos y realidades

  1. MITO: Los miembros del UNHRC que votaron por la resolución y la creación de esta lista negra fueron motivados por las preocupaciones de los derechos humanos y el derecho internacional.
  2. MITO: Pero al menos las pocas democracias que votaron por la resolución fueron motivadas por preocupaciones objetivas sobre hacer negocios en territorios ocupados o en disputa.
  3. MITO: Todos los miembros de UNHRC apoyaron la lista negra, que cuenta con el apoyo de un consenso internacional.
  4. MITO: La lista negra está totalmente en línea con la política de la UE de negar el apoyo a ocupaciones y asentamientos en cualquier parte del mundo.
  5. MITO: La lista negra es simplemente un mecanismo de informe, no una sanción. Por lo tanto, el ACNUR actuó plenamente dentro de su mandato al crear esta base de datos (Global Legal Action Network, 6 de diciembre de 2017, párrafo 10; Amnistía Internacional, 30 de noviembre de 2017, párrafo 7).
  6. MITO: Toda actividad comercial en los asentamientos es ilegal.
  7. MITO: La lista negra es consistente con los acuerdos de paz israelo-palestinos y promueve la paz.
  8. MITO: La lista negra respeta el debido proceso para todas las compañías que pueden estar listadas.
  9. MITO: La lista negra no es discriminatoria.
  10. MITO: La lista negra no es anti-Israel, se trata simplemente de crear transparencia con respecto a las empresas y los productos en beneficio de los inversores y consumidores. (Informe del Alto Comisionado, 26 de enero de 2018, párrafo 9; Carta conjunta de Amnistía Internacional, 30 de noviembre de 2017, párrafo 3; Carta conjunta de 8 ONG, 8 de noviembre de 2017, párrafos 4-8).
  11. MITO: La lista negra es totalmente coherente con el derecho internacional de los derechos humanos.
  12. MITO: De conformidad con los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre las empresas y los derechos humanos, las empresas tienen la responsabilidad de dejar de hacer negocios con los asentamientos israelíes. (HRW, 28 de noviembre de 2017, párrafos 6-7).
  13. MITO: La lista negra se dirige solo a empresas involucradas en abusos contra los derechos humanos de los palestinos.
  14. MITO: La lista negra ayuda a los palestinos.
  15. MITO: La lista negra del ACNUR respeta y preserva el derecho inherente de Israel a la legítima defensa en virtud del derecho internacional.

RECURSOS

Informe de la ONU y sitio web

Apoyando la lista negra

Criticando la lista negra

Noticias

Cronograma

24 de marzo de 2016 – El Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas adopta la resolución 31/36 que pide que el Alto Comisionado para los Derechos Humanos publique una base de datos de empresas que hacen negocios en los asentamientos israelíes para su transmisión al Consejo de Derechos Humanos en su 34ª sesión en marzo de 2017. La resolución se aprueba por 32 votos a favor, 0 en contra y 15 abstenciones. Estados Unidos no tiene voto sobre la resolución, ya que se adopta durante el año libre obligatorio de Estados Unidos del Consejo de Derechos Humanos después de dos mandatos consecutivos.

23 de diciembre de 2017: la Asamblea General de la ONU aprueba un presupuesto de $ 138,700 para financiar la compilación de la base de datos: $ 102,400 por salario durante ocho meses y $ 36,300 por «documentación».

23 de diciembre de 2017: el Consejo de Seguridad de la ONU adopta la Resolución 2334 que califica los asentamientos israelíes como «una violación flagrante del derecho internacional». Estados Unidos se niega a ejercer su veto, absteniéndose en la votación.

13 de febrero de 2017: a solicitud del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, el ACNUR acuerda diferir la publicación de la base de datos a más tardar en diciembre de 2017.

Septiembre-octubre de 2017: UN HRC envía cartas a 190 empresas, 130 israelíes y 60 internacionales, advirtiendo que están a punto de ser agregadas a una base de datos de empresas que hacen negocios en asentamientos israelíes.

26 de enero de 2018: el Alto Comisionado para los Derechos Humanos presenta un informe de conformidad con la Resolución 31/36, pero se abstiene de cotizar compañías. El informe identifica 206 compañías que cumplen con los criterios de la resolución, ubicadas en 21 países, incluidos Israel, los Estados Unidos, Alemania, Francia y los Países Bajos. El informe recomienda que se asignen más recursos al proyecto y establece que la lista se publicará en alguna fecha futura.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Fuente : UNWatch.

 
Comentarios

La ONU ella, no precisa de campañas de desprestigio en su contra … ya que se básta por si sola para promoverlas, y alcanzar el absoluto descrédito en el que lleva anclada todos éstos años …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.