Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves abril 16, 2020
donativo

Las omisiones europeas ante el antisemitismo


Hace un año, el centenario desfile de Carnaval de Aalst en Bélgica se hacía famoso por una repugnante muestra de antisemitismo en carros alegóricos y disfraces que Hitler hubiera aplaudido con fruición. En 2019, UNESCO lo sacó de su lista porque consideró que la exhibición era inadmisible.El Alcalde antisemita de Aalst defendió la muestra de odio e incitación al odio diciendo que “era una expresión de libertad”.

El gobierno belga dijo que iba a poner coto al desborde. En 2020, y en esta semana de Carnaval, UNESCO demostró que tenía razón; el Alcalde de Aalst Christoph D´Haese ratificó su antisemitismo sin tapujos y con soberbia; y la Primer Ministra de Bélgica, Sophie Wilmes, dio prueba fehaciente de que muchos gobiernos europeos parecen haber olvidado a Chamberlain y Daladier y que sus aparentes hermosas expresiones verbales se dan de bruces contra la realidad brutal de los hechos. El despreciable Alcalde de Aalst ya dijo el año pasado que los estereotipos antisemitas puedan ocurrir libremente en el carnaval, y sigue siendo Alcalde.

Este año, se sintió con más fuerza todavía así que declaró:“No vi un desfile ni antisemita ni racista. Al contrario, lo que vi es una gran cantidad de libertad de expresión y creatividad”. Para cerrar su actuación y su impunidad, D’Haese posó para una fotografía con un asistente ataviado como judío caricaturizado.

Las declaraciones de la Primer Ministra belga demuestran la falta de convicción por llamar a las cosas por su nombre. Con declaraciones y actitudes así, es muy previsible que en Aalst sigan haciendo lo que quieran y podemos esperar que hasta se constituya en el carnaval de odio antisemita por excelencia. Veamos qué dijo la Primer Ministra belga:” “A pesar de que el carnaval de Aalst es mucho más que eso, estos hechos desvirtúan nuestros valores y reputación como país”.

Bélgica es un Estado de Derecho. Corresponde al Departamento de Justicia y las autoridades interesadas ver si los eventos durante el carnaval son contrarios a la ley.

Los estereotipos que estigmatizan conducen a la división y ponen en peligro a la sociedad, específicamente cuando son acciones reiteradas y conscientes”. Sra. Primer Ministra: no dudamos que Bélgica sea un Estado de Derecho. Pero en un Estado de Derecho que se precie, el carnaval de Aalst no podría haber hecho un desfile carnavalesco de incitación y expresión de odio antisemita por segundo año consecutivo. En un Estado de Derecho, el antisemitismo y toda forma de discriminación, xenofobia, racismo e incitación, son delitos, y no se espera la reiteración de un delito para que las autoridades vean si es contrario a las leyes como usted declaró.

Siendo un delito, obvio que es contrario a todas las leyes en todo país democrático. Un grupo de 11 hombres que empujaban una maqueta del Muro de los Lamentos, ataviados en un disfraz que mezclaba un atuendo jasídico con el de una hormiga, con estampillas que decían “obedece”, fue una de las tantas muestras de estereotipos antisemitas en el carnaval. En una carroza otro grupo presentaba narices ganchudas falsas y atuendos jasídicos, con frases en el vehículo que decían “Regulaciones para el comité del partido judío”, “No se burlen de los judíos y “Ciertamente no digan la verdad acerca del judío”. También, varios asistentes estaban ataviados como oficiales nazis. Al menos cuatro portaban prendas alusivas a la élite militar nazi, con vistosas trenzas pelirrojas, un botón con el diseño de una Estrella de David y estampas a la espalda que decían “UNESTAPO”, en aparente mofa y comparación a la UNESCO con la Gestapo nazi. A veces la esperanza se confunde y se mezcla con ingenuidad. Hay que reconocer que medidas de varios gobiernos europeos, deben haber hecho pensar que el antisemitismo no puede avanzar porque tiene muros de contención, especialmente legales. Nos equivocamos. Todos los judíos. Las declaraciones de las autoridades belgas son lapidarias. No sólo Aalst puede quedar impune. Carnaval en Criptana, España, esta semana.

Dicen que una comparsa va a rendir homenaje al Holocausto. Y allí se vio el homenaje: un grupo, que pone de frente soldados vestidos con uniformes nazis. Mujeres de blanco con la bandera del Estado de Israel bailando, mientras otro grupo vestidos de manera similar mostraban un disparo lleno de sangre del lado opuesto a la bandera. Se avista la carroza, de gran porte. Sobresalen sus dos chimeneas emulando los crematorios nazis. Una mujer, vestida de manera llamativa pero con típica alusión nazi, porta en su mano un bastón con la típica Águila adoptada por Hitler y debajo una Cruz de Malta.

Detrás de las chimeneas, una Menorá. Se podían observar niñas vestidas de rojo. Quizás aluden al film ” La Lista de Schindler”. Las acompañan hombres vestidos con trajes de prisioneros de campos de concentración. Hubo dos reacciones.

El Ayuntamiento de Campo de Criptana ha asegurado que comparte las críticas recibidas por la representación ‘Holocausto’ hecha por la Asociación Cultural ‘El Chaparral’ de Las Mesas en el Desfile Regional de Carnaval y ha apuntado que se permitió la participación de esta comparsa “desde el convencimiento de que se trataba de un recuerdo a las víctimas desde la más firme condena del Holocausto”.

Y los que desfilaron (Asociación Chaparral) decidieron no participar este próximo domingo en otra ciudad “porque se ha suscitado polémica”.

¿Quién condenó en España esta burla a la Shoá?. Nadie. La Alcaldía comparte las críticas. ¿De quién? De organizaciones judías, del gobierno de Israel. Y los ofensores no vuelven a desfilar porque hay “polémica”, no porque se les haya aplicado alguna ley que castigue la incitación al odio y la mofa al Holocausto.

El Vicepresidente del gobierno español, Pablo Sánchez considera que Israel es un Estado ilegal. No precisamos la definición mundial reconocida de antisemitismo para calificar a Sánchez. Lo que sí necesitamos es tomar conciencia que el crecimiento del antisemitismo en varios países de Europa no surge por casualidad. Desde gobernantes antisemitas a otros gobernantes que miran para el costado, el camino del odio es cada vez más ancho. Los gobiernos que si quieran enfrentar el avance antisemita, den un paso al frente, porque en el siglo 21 podrá haber inacción, complicidad, o ambas, pero les aseguramos que no habrá silencio. Nunca más

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.