Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes junio 16, 2020
donativo

Entre la Lista Árabe Conjunta y el nacionalismo conjunto

Nadie descartaría la cooperación con la Lista Árabe Conjunta si sus MK dejaran de recordarnos que esperan que Israel deje de existir como el estado-nación del pueblo judío.


En la batalla por la opinión pública,  delante de un posible gobierno minoritario, la izquierda está planteando la afirmación que supuestamente no hay diferencia entre formar un gobierno con los ultraortodoxos y uno apoyado por la Lista Árabe Conjunta, dado que ambos son anti- Sionistas.

Esta afirmación es una prueba de la condición del sionismo como el principio supremo y la esencia misma de la existencia de Israel como el estado-nación del pueblo judío. Esta afirmación, que incluso el campo nacionalista es apoyado por antisionistas para justificar la asociación con la Lista Árabe Conjunta, es una prueba por poder  que esta es una medida inapropiada en principio. Si el campo nacionalista puede desviarse del principio sionista y confiar en los ultraortodoxos, entonces la izquierda puede confiar en la Lista Árabe Conjunta.

Esta comparación, que coloca la resistencia al sionismo por parte de los ultraortodoxos y los árabes en el mismo nivel, es, en el mismo contexto, tonta, superficial y ridícula. De hecho, la gran mayoría del liderazgo ultraortodoxo luchó contra el sionismo como una idea y como un movimiento entre los judíos hasta la estadidad. Agudat Israel fue fundada en 1912 como una organización de grupos ultraortodoxos cuyo denominador común era la oposición al sionismo. Con el tiempo, la oposición siguió siendo simbólica en principio, pero disminuyó en el nivel práctico.

Sin embargo, incluso durante el pico de esta lucha histórica y prolongada, era obvio que se trataba de luchas y desacuerdos entre movimientos dentro del pueblo judío. La existencia de un circuito nacional era clara, incluso si la definición de nacional estaba abierta a una controversia aguda y profunda. En otras palabras, los judíos, como nación con afiliaciones claras, libraron una lucha interna sobre el contenido de la identidad judía y las formas apropiadas del pueblo judío. Los ultraortodoxos abogaron por el principio de que «nuestra nación es solo una nación en virtud de su Torá», es decir, que la única raíz de la identidad judía está en la adhesión a la Torá y la Halajá (ley judía) a través del enfoque ortodoxo. Los sionistas, en contraste, tanto religiosos como seculares, abogaron por el nacionalismo en su forma moderna.

Nada de esto tiene relevancia para la Lista Árabe Conjunta. Sus representantes socavan el principio muy básico del derecho a la autodeterminación del pueblo judío. Son los oponentes más ardientes de reconocer a Israel como el estado-nación judío, incluso en el marco de un posible acuerdo con los palestinos.

 

Rechazan el principio de «dos estados para dos pueblos». En lo que respecta a la Lista Árabe Conjunta, la intención es un estado y medio para el pueblo palestino, con medio estado para el pueblo judío en la forma de «Israel como un estado para todos sus ciudadanos». Algunos de ellos creen que el pueblo judío no es una nación, sino simplemente una religión, y por lo tanto niega su derecho a la autodeterminación. Estos principios básicos se traducen en patrones de comportamiento correspondientes:  participar en una variedad de actividades contra el Estado de Israel en foros internacionales, a veces hasta el punto de apoyar el BDS; difamando a Israel en cada oportunidad, apoyo para la persecución de altos funcionarios de la Corte Penal Internacional de La Haya; declaraciones de apoyo y alabanza a los terroristas, etc.

 

Descartar la cooperación con la Lista Árabe Conjunta no es racista, como intentan reclamar. Nadie rechazaría la cooperación con la Lista Árabe Conjunta basándose únicamente en su membresía árabe si su modus operandi realmente fuera similar al de los ultraortodoxos. Los ultraortodoxos, con toda su oposición de principios al sionismo, lo aceptaron a nivel práctico hace mucho tiempo y abogaron por la preservación social, cultural y religiosa de la sociedad ultraortodoxa dentro de Israel como un estado nación judío, la mayoría de cuyos valores y carácter se oponen. Los representantes de la Lista Árabe Conjunta, en contraste, nos recuerdan una y otra vez cuánto esperan por la anulación de Israel como el estado-nación del pueblo judío.

 

Israel es el estado del 100% de sus ciudadanos y el 100% tiene derecho a disfrutar de sus beneficios en general y de la democracia en particular. Sin embargo, es el estado nación de solo el 80 % de sus ciudadanos, y no es el estado nación del 20 % de sus ciudadanos que no están afiliados a la nación judía. La parte ultra ortodoxa de la mayoría nacional no solo no se moviliza, ya que la Lista Árabe Conjunta se basa en el principio básico de anular a Israel como el estado nación del pueblo judío.

 

La esencia del sionismo se basa en el principio de que solo el pueblo judío puede expresar su autodefinición en Israel como el estado nación del pueblo judío. La oposición a este principio está, por supuesto, permitida bajo el derecho a la libertad de expresión y la libertad de organización política, como es común en la democracia. Formar una coalición mayoritaria que se base en la Lista Árabe Conjunta significa confiar en un elemento político que niega fundamentalmente la esencia de la existencia de Israel.

 

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

 

https://www.israelhayom.com/opinions/between-the-joint-arab-list-and-joint-nationalism/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.