Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles abril 15, 2020
donativo

Netanyahu dice a la población la verdad sobre el Corona

Asciende a 143 casos la cantidad de enfermos con el virus en Israel


La necesidad de lidiar con la crisis causada por la propagación del Coronavirus en gran parte del mundo, se ha convertido en el tema principal que ocupa a la opinión pública israelí. Constantemente se informa sobre la cantidad de contagiados, dónde estuvieron y cuándo y a quiénes eso obliga a entrar en aislamiento. Al escribir estas líneas, asciende a 143 la cantidad de enfermos confirmados con COVID-19,  mientras que los israelíes en cuarentena son ya unos 31.000.

Este miércoles se confirmó que son 2 los pacientes graves y que entre los contagiados, hay 2 niños, de 4° y 6° de escuela, de la localidad de Kfar Yona.

Se han publicado nuevas restricciones,  resaltando la que determina que no puede haber concentraciones de más de 100 personas. Ello incide seriamente en la vida diaria. Se anunció el cierre de teatros y salas de cine, la limitación de las clases universitarias y la organización para brindas online y que los eventos deportivos serán sin público. Esto influye también en los eventos personales, que no pueden exceder de un centenar de personas.

En medio de esta situación, es necesario que las autoridades hablen claro. Y si bien no faltan las críticas y cuestionamientos sobre algunas prácticas y decisiones del Ministerio de Salud Pública, la sensación general es que se dice al pueblo la verdad, para que tome conciencia plena de la situación y logre adecuarse debidamente a la nueva realidad.

En esto, el papel del Primer Ministro Biniamin Netanyahu es clave. Recomendamos leer sus palabras.

Independientemente del hecho que cada país está en otra etapa de la epidemia, y que por cierto en América Latina recién se empieza a tomar conciencia al respecto, nos parece que ayuda compartir las palabras del Primer Ministro de Israel este miércoles 11 de marzo. Sirven para todo el mundo.

 

“Debe comprenderse que esta crisis es fundamentalmente diferente de otras. En otras crisis, sean por un atentado terrorista o hasta una guerra, hacemos todo para lidiar con una amenaza externa y para cambiar lo menos posible la rutina doméstica. En esta crisis, tras habernos ocupado de la capa externa y de haberla cerrado, o de haberla reducido y estrechado significativamente, ahora estamos obligados a cambiar las rutinas domésticas a fin de lidiar con esta crisis, por un virus que quiere atacarnos desde afuera”, dijo el Primer Ministro.

“Yo les pido, ciudadanos de Israel, que cambien vuestras rutinas, a fin de lidiar con una amenaza exterior. En resumen, les pido cambiar. No es fácil. Requiere que hagamos muchos cambios en cosas que a los israelíes les gusta mucho hacer. Nos encanta abrazar.  Nos gusta mucho darnos la mano. Nos encanta dar besos. No más. Yo ya he especificado algunos cambios que debemos hacer.

 

En primer término, hay que evitar dar la mano. Hay que lavarse las manos. Emitiremos también instrucciones, lo reitero, sobre cómo mantener la higiene personal. Quisiera que también vean el significado de ponerse un pañuelo de tela o de papel en la cara. Por favor, esto es lo que pasa cuando alguien estornuda. Transfiere la enfermedad, con esas gotitas de saliva, y por ende lo más fácil es simplemente tomar un pañuelo de papel. Yo llego conmigo pañuelos de papel todo el tiempo. Hagan esto (demuestra): estornuden o tosan a un pañuelo. No necesitan máscaras. Esto alcanza. Hagan esto y con ello estarán logrando un gran cambio, porque necesitamos protegernos unos a otros.

Eso es lo primero. Mantener la higiene, lavarse las manos, lo que ya les dije de los apretones de manos y el uso de pañuelos, para evitar toser o estornudar y dispersar así esas gotitas de saliva. También cuando se tocan la cara, cuidado lo más posible. Eso es lo primero.

 

Lo segundo que hacemos hoy, es cambio en el comportamiento.

Les pedimos vuestra ayuda: limitar los encuentros. Les pedimos: si no hay necesidad de conferencias o eventos, no los lleven a cabo y no vayan. Lo digo con la mayor claridad posible. Estamos en una epidemia global.

Yo les pido. Otros países que no tomaron las medidas que nosotros hemos adoptado, se hallan en una situación de gran deterioro. Nosotros estamos cuidando bien al país, pero necesitamos efectuar cambios de comportamiento para poder continuar cuidándonos y podamos salir de la crisis.

No se reúnan. Estamos limitando esto artificialmente a lugares cerrados de no más de 100 personas. Habrá excepciones por razones de seguridad y otras necesidades públicas, por cuestiones de salud y militares, u otros. Haremos excepciones. Lo anunciaremos de modo ordenado.  Esto es importante. Debe entenderse que estamos entrando una disciplina diferente. Y si van a un lugar en el que hay una reunion, traten de no amontonarse. Hagan todo para no amontonarse. Y, repito, mantengan la higiene”.

(…)

Y resumió:

“Yo llamo a todo esto de salud pública pero no es correcto. No es una cuestión de salud pública . No es una cuestión de si acaso alguien aquí se enfermará. Si alguien se enferma, si tiene 20 ó 30 años, o una edad similar, lo más probable es que no le pase nada. Simplemente estará un poco enfermo, quizás, si es que siente algo y se curará. Pero nuestro problema es que si no impedimos la propagación de la enfermedad  con este cambio de comportamiento y otras cosas que hemos decidido y que son duras, infectaremos a otras personas, que están en situación de riesgo mucho mayor.

Por eso, estamos hablando de preservar la vida.

Por lo tanto, cuando hablo aquí de salud pública, estoy hablando de nuestras vidas, ciudadanos de Israel. Estoy hablando de las vidas de vuestros padres y abuelos. Hoy estoy reclutando a los jóvenes para que cuiden a los mayores. Por lo tanto, esto requiere un cambio y sacrificio en las rutinas de todos y cada uno de nosotros. Les pido que lo hagan para preservar a vuestros padres, abuelos y abuelas.

Les digo que las cosas se tornarán más difíciles antes de tornarse más fáciles. Esto ocurre, se va desarrollando.

Pero creo que podemos sobreponernos a la crisis.

El hecho es que estamos funcionando mejor que casi todos los demás países del mundo y esto es gracias a ustedes, gracias a la política que hemos aplicado y gracias a la disciplina que ustedes, ciudadanos de Israel, están demostrando.

Con la ayuda de D´s y la cooperación de todos nosotros, nos sobrepondremos a la crisis”.

 

http://www.semanariohebreojai.com/articulo/2372/netanyahu+poblacion+verdad+sobre+corona

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.