Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves julio 7, 2022

Un Medio Oriente cambiado por el coronavirus

Israel ha superado hasta ahora la epidemia relativamente indemne, mientras que los palestinos han visto que pueden arreglárselas sin Abbas y Arabia Saudita se ha encontrado en desacuerdo con los Estados Unidos por el petróleo


Mohammad Bin Salman de Arabia Saudita, Principe heredero

La amenaza del coronavirus está disminuyendo lentamente a nuestro alrededor, y los países de la región (con la excepción de Irán) han atravesado la crisis en buena o incluso muy buena condición médica general.
 
Ahora es el momento para que las diversas naciones evalúen el daño económico que soportaron, y aunque está claro que el daño a todas las economías es grave, la pregunta es qué tan grave y si habrá alguien para ayudar.

פתיחת שוק הכרמל בצל הקורונה

El mercado del Carmelo de Tel Aviv reabre
( Foto: Moti Kimchi )
Cuando se trata de los palestinos, el manejo de la crisis puede verse como un prólogo del día posterior a la renuncia del presidente Mahmoud Abbas. Mientras que los palestinos no tienen un país real, sus capacidades de «estado profundo» seguramente han demostrado ser efectivas.
El primer ministro palestino, Mohammad Shtayyeh, los ministerios del gobierno de la Autoridad Palestina y las organizaciones de seguridad funcionaron de manera efectiva, y aunque Abbas desapareció principalmente durante la crisis, salvo el discurso ocasional, los residentes de la AP confiaron en sus funcionarios.
Incluso los intentos de abrir mezquitas por la fuerza fueron derrotados.
Hubo una estrecha colaboración con Israel, mientras que al mismo tiempo (como de costumbre) los líderes de la AP incitaron contra el estado judío, que declararon determinado en sus esfuerzos por infectar a los palestinos con el coronavirus.
Si alguien se preguntaba si alguien realmente cree esta incitación, la respuesta es sí. Cuando los trabajadores palestinos volvieron a trabajar en Israel, muchos de ellos tenían tanto miedo de ponerse en contacto con los lugareños que se negaron a cambiar de compras o tomar el café de la mañana.

El primer ministro palestino Mohammad Shtayyeh y el presidente Mahmoud Abbas asisten al funeral del ex alto funcionario de Fatah Ahmed Abdel Rahman, en Ramallah

El primer ministro palestino Mohammad Shtayyeh y el presidente Mahmoud Abbas
( Foto: Reuters )
Una vez más, Cisjordania y Gaza operaron en dos dimensiones diferentes. A Hamás le fue bien durante la crisis, pero el líder de la organización en Gaza, Yahya Sinwar, volvió rápidamente a sus hábitos favoritos de amenazar a Israel y discutir los acuerdos de intercambio de prisioneros.
Abbas también está tratando de reanudar su rutina habitual, principalmente denunciando la anexión de Israel del Valle del Jordán, pero parece que está teniendo dificultades para ganar impulso.
A los jordanos también les fue bien durante la crisis, que le dio al gobierno y al Rey Abdullah un impulso muy necesario para la popularidad.
De hecho, Jordania está tratando de comercializar su éxito contra el virus y marcarse como un país «limpio» que será uno de los primeros en recibir a los turistas.
Si la situación entre Jordania e Israel fuera diferente, una colaboración en ese sentido podría haber estado sobre la mesa. Pero Jordania ha enfriado aún más su relación con Israel, evitando oficialmente cualquier conexión innecesaria, y ni siquiera la llamada telefónica anual frustrada antes del Ramadán.
Los palestinos son débiles, y Arabia Saudita y Egipto no están dispuestos a enfrentarse a la administración del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, lo que significa que cualquier presión con respecto a la anexión de Israel provendría de Jordania.

הפגנות בעמאן, ירדן, נגד העברת גז מישראל

Protestas en Jordania contra la transferencia de gas desde Israel
( Foto: AFP )
Y aunque Jordania no amenaza públicamente con cancelar el acuerdo de paz con Israel, a medida que se acerca la fecha de la anexión, es seguro asumir que tratarán de presionar a los Estados Unidos amenazando con revocar el acuerdo de 26 años o tal vez incluso tomar alguna otra medida inusual.
Los jordanos esperan tener una vez más el oído del asesor principal de Trump, Jared Kushner, o el liderazgo de Cajol Laban, y frustrar la anexión.
En Arabia Saudita, la epidemia de coronavirus aparentemente no fue suficiente, y el colapso del mercado energético mundial también contribuyó a una guerra de precios entre Rusia y Arabia Saudita, que aumentó su suministro a proporciones monstruosas justo cuando la demanda se desplomó a cero.
En el ojo de la tormenta se encontraba el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, quien una vez más demostró su tendencia a caminar al límite. Solo que esta vez su tendencia entró en conflicto directo con los intereses estadounidenses, lo que llevó a los senadores estadounidenses a amenazar con suspender toda ayuda militar al reino.

ועידה G20 אוסקה יפן

Mohammed bin Salman
( Foto: AP )
De hecho, Bin Salman puede haber debilitado a los competidores de Arabia Saudita en el mercado petrolero estadounidense, pero cerró varias puertas de alto perfil para sí mismo en Washington.
La audacia de Bin Salman también se caracteriza por su tendencia a dar un escenario a los críticos del liderazgo palestino, y por sus llamados a la normalización con Israel.
Aquí también hay desacuerdos dentro de la familia real de Arabia Saudita, lo que resulta en la desaparición de artículos pro-Israel y repentinos llamados de apoyo a los palestinos.
Sin embargo, a partir de 2020, sería mucho peor amenazar el estado de Bin Salman como el aparente heredero de Arabia Saudita.
Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.