Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes mayo 7, 2021
donativo

Los problemas de Nasrallah siguen aumentando

Entre la batalla contra el coronavirus y la devastadora crisis económica del Líbano, Nasrallah está perdiendo su control. Su participación en la organización disminuye e Irán toma decisiones operativas, si las hay en estos tiempos.


Medio año después de asumir el cargo de primer ministro, Hassan Diab de Líbano visitó a las fuerzas de paz de las Naciones Unidas en el sur del país, cerca de la frontera con Israel, el miércoles pasado. Esta visita no sorprendió a Israel, que decidió no interferir.
 
Diab, calmado y calculado en sus palabras, citó la Resolución 1701 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que puso fin a la guerra Israel-Líbano de 2006, y afirmó que su país salvaguarda la soberanía de ambas naciones. Diab no mencionó las repetidas violaciones de Hezbolá e inmediatamente acusó a Israel de tratar implacablemente de «sacudir la estabilidad de su país».

El primer ministro libanés, Hassan Diab, revisa la guardia de honor de las fuerzas de paz de las Naciones Unidas, a su llegada a su cuartel general en la ciudad fronteriza costera del sur de Naqoura

El primer ministro libanés, Hassan Diab, revisa la guardia de honor de las fuerzas de paz de las Naciones Unidas, a su llegada a su cuartel general en la ciudad fronteriza costera del sur de Naqoura
( Foto: AP )
Así es como funciona: un día antes de la visita del primer ministro, el secretario general de Hezbolá, Hassan Nasrallah, acusó a Israel y a los Estados Unidos de presionar al personal de mantenimiento de la paz de la ONU, la FPNUL, para ampliar aún más su mandato en el sur del Líbano.
Nasrallah esencialmente dijo que a Hezbollah no le importa la participación de la FPNUL y seguirá protegiendo al Líbano contra los «intentos de toma de posesión israelíes».
La presencia más fuerte de Hezbolá, a través de guardias armados y agentes vestidos de civil, se establece en el Aeropuerto Internacional de Beirut. Nadie puede entrar y salir sin que su identidad sea verificada por el grupo terrorista, y cualquiera cuyo nombre encienda una bandera roja está en problemas. Hezbolá está buscando «agentes» o «enviados» israelíes, así como una serie de otras figuras extranjeras contra quienes se han emitido órdenes de interrogatorio.
Sin embargo, el Líbano necesita ayuda financiera y la situación empeoró debido al brote de coronavirus. Decenas de miles de civiles recién desempleados salieron a las calles para protestar contra el gobierno y la corrupción del escalón político.

 

Es suficiente echar un vistazo a las lujosas moradas de cada uno de los ministros del gobierno para tener una idea de cómo están funcionando las cosas.
El ministro de defensa y el viceprimer ministro Diab, Zeina Akar, vive en una espaciosa casa justo al lado de la villa palaciega de su predecesor Saad Hariri.
Cuando asumió el cargo de alto rango después de que Hariri renunció a principios de este año, su personal de seguridad fue transferido a ella.
Mientras tanto, nadie cree que las cifras de virus que Beirut había publicado. Hasta el sábado, hay 1.172 casos confirmados, unas pocas docenas de pacientes en estado grave y bajas mínimas.
No olvidemos el convoy aéreo que aterrizó desde Irán, lleno de pacientes con coronavirus que vinieron a recibir tratamiento médico en el Líbano en los primeros días de la pandemia. Nadie sabe cuántos de ellos murieron, cuántos ciudadanos libaneses pudieron haber infectado o cuántos fueron hospitalizados.

Trabajadores sanitarios libaneses rociando desinfectante durante brote de coronavirus

Trabajadores sanitarios libaneses rociando desinfectante durante brote de coronavirus
( Foto: Reuters )
La difícil situación económica creó una nueva realidad en la que los combatientes de Hezbolá se mezclan con manifestantes cristianos y musulmanes sunitas en las calles. Todos buscan ganarse la vida, todos provienen de familias hambrientas y no pueden ver una solución más adelante.
Los manifestantes esperan que llegue la ayuda internacional, pero Francia está lidiando con su propio brote de virus, Arabia Saudita está manteniendo una distancia segura y Alemania monta más condiciones con respecto a la participación de Hezbolá.
Entre la batalla contra el virus y la crisis económica, Nasrallah ha estado perdiendo el control. Su participación en la organización disminuye, y Irán ha tomado decisiones operativas, si las hay en estos tiempos.

Hospital improvisado para pacientes con coronavirus, retrato de Nasrallah a la izquierda

Hospital improvisado para pacientes con coronavirus, retrato de Nasrallah a la izquierda
( Foto: Reuters )

 

Nasrallah ha estado sentado en su escondite con tiempo de sobra para leer traducciones de noticias israelíes, escribir notas y pronunciarlas en sus discursos grabados.
Beirut apenas ha mostrado interés en el líder chiíta, otros países árabes solo lo recuerdan vagamente, y solo Israel todavía lo escucha. Él sabe perfectamente que Israel puede eliminarlo en cualquier momento, y por qué ni siquiera se molesta en hacerlo.
Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.