Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes septiembre 21, 2020
donativo

Jerusalén, Jordania y los judíos


La Autoridad Palestina y Hamas niegan la conexión histórica o religiosa de los judíos con Jerusalém. Para citar un ejemplo, Ikrima Sabri, el muftí de la ciudad, anunció en 2001 que «No hay la menor indicación de la existencia de un templo judío en este lugar en el pasado. En toda la ciudad, ni siquiera hay una sola piedra que indique Historia judía «. Este extraño fraude, explicó Itamar Marcus, se basa en un simple cambio: tome la historia judía auténtica, «documentada por miles de años de continua literatura»: tache la palabra judío y reemplácela por árabe.

Demasiado para los rechazadores palestinos. ¿Qué pasa con el moderado y sobrio gobierno jordano, socio discreto de Israel desde hace mucho tiempo; qué dice? Amman no va tan lejos como para negar cualquier conexión judía, pero también modifica la historia.

Considere el libro oficial de 108 páginas: The Hashemite Custodianship of Jerusalem’s Christian and Christian Holy Sites 1917–2020 CE, recientemente publicado , solo en inglés, por el Instituto Real Aal Al-Bayt para el Pensamiento Islámico. (Aal al-Bayt significa «familia de la casa», o la familia de Muhammad, el profeta islámico). Aunque nominalmente es una organización no gubernamental independiente, el instituto fue fundado por el Rey Hussein en 1980 y desde entonces ha sido dirigido continuamente por un miembro de la familia real. Es un secreto su lujoso financiamiento, aunque parece depender completamente de la generosidad del gobierno.

La Custodia Hachemita declara llanamente:

· «Jerusalén siempre fue una ciudad árabe».

· «Cuando llegaron los antiguos judíos, atacaron, mataron y destruyeron a todos y todo lo que pudieron».

· «Sin embargo, incluso después de que conquistaron la ciudad de Jerusalém, [los judíos] nunca pudieron expulsar a todos los habitantes árabes originales».

· «Los árabes palestinos de hoy son en gran medida descendientes directos de los árabes indígenas cananeos que estuvieron allí hace más de 5.000 años».

Solo hay algunos problemas con esta cuenta. La identidad árabe no se remonta a 5,000 años; ni siquiera 3.000 años. Los cananeos no eran árabes. Los antiguos judíos hicieron un poco más que «atacar, matar y destruir a todos y todo lo que pudieron»; ¿realmente hay que señalar que la Biblia que escribieron sirve como base del judaísmo, el cristianismo y el islam, cuyos adherentes representan más de la mitad de la población mundial?

Y aunque la evidencia de ADN muestra que los descendientes de los cananeos en Palestina sobreviven en todo el Medio Oriente, la gran mayoría de ellos, musulmanes y cristianos, descienden de inmigrantes. Escribiendo en 1911, antes de las numerosas inmigraciones del siglo XX, el arqueólogo irlandés Robert Macalister ya enumeró 19 etnias extranjeras además de los granjeros nativos y judíos en Palestina: argelinos, árabes, armenios, asirios, bosnios, circasianos, cruzados, alemanes, griegos, italianos, kurdos, motawilas, nawars, persas, romanos, samaritanos, sudaneses, turcos y turcomanos.

Qué decepcionante que el Reino Hachemita de Jordania, que desea ser visto como responsable y moderado, publique tal tontería en un supuesto estudio académico. Es aún más desalentador cuando se recuerda que el rey Abdullah II, el gobernante de Jordania desde 1999, ha tomado una posición valiente y directa contra los islamistas, denunciándolos como «totalitarios religiosos… que buscan el poder mediante la intimidación, la violencia y la brutalidad». También ha pedido «un islam dinámico y moderado, un islam que defienda la santidad de la vida humana, llegue a los oprimidos, respete a hombres y mujeres por igual e insista en la comunión de toda la humanidad». Un libro oficial de estilo islamista aplaudido por un antisionista palestino socava sustancialmente estas audaces palabras.

Este libro oficial promueve un imperialismo islámico familiar. Otros ejemplos recientes incluyen el gobierno turco de Recep Tayyip Erdogan insistiendo en que la Catedral de Santa Sofía fue originalmente una mezquita; musulmanes presionando para usar la Catedral de Córdoba como mezquita; y la llamada Mezquita de la Zona Cero cerca del destruido World Trade Center en la ciudad de Nueva York.

Irónicamente, la Custodia Hachemita en inglés destinada al consumo internacional distorsiona la historia más que los materiales árabes destinados a los locales. Por ejemplo, el Comité Real de Jordania para Asuntos de Jerusalém solo afirma que los árabes fundaron Jerusalém hace 5.000 años sin el desagradable corolario de que los judíos «atacaron, mataron y destruyeron a todos y todo lo que pudieron».

El gobierno jordano puede y debe hacerlo mejor. Si falsificar la historia antigua parece un asunto pequeño, no lo es; tales errores forman opiniones, dan forma a los gobiernos y potencialmente conducen a renovadas hostilidades.

¿Dónde están los historiadores y teólogos para denunciar estas falsedades? ¿Dónde están los amigos de Jordania para instar a un rumbo responsable? ¿Dónde están los israelíes, inhibidos por un síndrome de amante siempre presente, para protestar por esta calumnia?

 

Original en Inglés: Jerusalem, Jordan, and the Jews
Traducido por Silvana Goldemberg

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.