Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes agosto 12, 2022

Es oficial: los palestinos se unen al campamento contra la paz liderado por Irán

Al realizar una protesta política en el recinto de la mezquita de Al-Aqsa, los palestinos no solo profanan la santidad del sitio, sino que también envían una advertencia a los ciudadanos de los Emiratos Árabes Unidos para que no visiten Jerusalén o la mezquita, como muchos aparentemente esperaban hacer.


  • La Declaración Conjunta de los Estados Unidos, Israel y los Emiratos Árabes Unidos del 13 de agosto señala que, según la Visión de Paz del presidente Donald J. Trump, «todos los musulmanes que vengan en paz pueden visitar y rezar en la Mezquita Al-Aqsa y Jerusalén. Otros lugares sagrados deben permanecer abiertos para los adoradores pacíficos de todas las religiones «.
  • Esta advertencia muestra que los palestinos creen que tienen control exclusivo sobre el tercer sitio más sagrado del Islam y son libres de decidir quién puede visitar el sitio y quién no. Por lo tanto, es el momento adecuado para que árabes y musulmanes intervengan para exigir el fin de la hegemonía palestina sobre la mezquita de Al-Aqsa y otros lugares sagrados en Jerusalén.
  • Al declarar la guerra a los Emiratos Árabes Unidos, el liderazgo palestino ha optado por alinearse con aquellos que buscan la eliminación de Israel: Irán, Hamas, la Jihad Islámica Palestina y Hezbollah. El liderazgo palestino ha vuelto a demostrar su determinación de actuar en contra de los intereses de su propio pueblo, que podría haberse beneficiado del acuerdo entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel al buscar ayuda financiera de los países árabes y empleos en los estados del Golfo.

 

*******************************

Los palestinos han pasado los últimos meses tratando de persuadir a la comunidad internacional, incluidos los países árabes, para que ayuden a evitar que Israel aplique su soberanía a partes de Cisjordania.

Ahora que uno de estos países, los Emiratos Árabes Unidos, logró llegar a un acuerdo con Israel, según el cual se suspendería el plan israelí de extender la ley israelí a más tierras , los palestinos están llevando a cabo una campaña de difamación sin precedentes contra los EAU y su líder de facto, el príncipe heredero Mohammed Bin Zayed.

En lugar de agradecer a los Emiratos Árabes Unidos por haber logrado suspender el plan israelí, los palestinos están protestando contra los Emiratos Árabes Unidos por su decisión de normalizar sus relaciones con Israel. Los palestinos han quemado banderas de los Emiratos Árabes Unidos y fotos de Bin Zayed y lo han denunciado como un «traidor», además de acusarlo de «apuñalar a los palestinos y árabes por la espalda» y «traicionar la mezquita de Al-Aqsa, Jerusalén y la causa palestina». »

La campaña contra los Emiratos Árabes Unidos, encabezada por la Autoridad Palestina (AP) y su presidente, Mahmoud Abbas, se lleva a cabo bajo el lema «La normalización [con Israel] es traición «.

Esta es la misma Autoridad Palestina cuyos líderes firmaron el Acuerdo de Oslo con Israel en 1993, entablaron conversaciones de paz con israelíes durante casi 20 años, reconocieron ostensiblemente el derecho de Israel a existir y, hasta hace poco, incluso coordinaron la seguridad con las fuerzas de seguridad israelíes en la Margen Occidental del país.

La facción gobernante de Abbas, Fatah, a menudo descrita por los occidentales como un grupo palestino «moderado» y «pragmático», ha estado liderando la campaña palestina de incitación contra los Emiratos Árabes Unidos y el príncipe heredero Mohammed Bin Zayed. En una serie de publicaciones en las redes sociales, Fatah ha publicado fotos y videos de palestinos pisoteando y quemando fotos de Bin Zayed, así como una serie de caricaturas que muestran el acuerdo entre Emiratos Árabes Unidos e Israel como un acto de traición  a árabes y palestinos.

Fatah incluso se ha jactado de que una de las protestas contra los Emiratos Árabes Unidos, en la que los palestinos corearon consignas denunciando a Bin Zayed como un «traidor», se llevó a cabo durante las oraciones del viernes en el recinto de la mezquita Al-Aqsa de Jerusalén. Los miembros de Fatah parecen encantados de ver a los palestinos pisotear y quemar la foto de un jefe de estado árabe musulmán en el tercer lugar más sagrado del Islam después de las ciudades de La Meca y Medina en Arabia Saudita.

Al realizar una protesta política en el recinto de la mezquita de Al-Aqsa, los palestinos no solo profanan la santidad del sitio, sino que también envían una advertencia a los ciudadanos de los Emiratos Árabes Unidos para que no visiten Jerusalén o la mezquita, como muchos aparentemente esperaban hacer.

Los agentes de policía israelíes apostados en el complejo fueron los únicos que intervinieron para evitar que los palestinos quemaran más fotos de las banderas de los Emiratos Árabes Unidos y Bin Zayed. También es una señal de los tiempos en que la policía israelí tuvo que intervenir para evitar que los musulmanes profanaran la santidad de un santuario islámico e insultaran a un líder árabe musulmán.

La Declaración Conjunta de Estados Unidos, Israel y los Emiratos Árabes Unidos del 13 de agosto señala que, según la Visión de Paz del presidente Donald J. Trump , «todos los musulmanes que vengan en paz pueden visitar y rezar en la Mezquita de Al-Aqsa y Jerusalén. otros lugares sagrados deben permanecer abiertos para los adoradores pacíficos de todas las religiones «.

Los palestinos, sin embargo, llevan mucho tiempo amenazando a los árabes que visitan Jerusalén y la Mezquita Al-Aqsa por invitación de Israel. El año pasado, un periodista saudí , Mohammed Saud, fue atacado por palestinos cuando visitó el sitio. Con su ropa tradicional del Golfo Árabe, Saud fue filmado siendo expulsado de la Ciudad Vieja de Jerusalén mientras los palestinos lanzaban sillas de plástico, lo insultaban y lo acusaban de ser un traidor y sionista.

El Sindicato de Periodistas Palestinos dominado por Fatah condenó enérgicamente la visita de Saud y subrayó que la Federación de Periodistas Árabes «rechaza todo tipo y forma de normalización con el enemigo sionista».

En 2017, también, los palestinos expulsaron a una delegación de Bahrein que visitaba la mezquita de Al-Aqsa con el pretexto de que sus 24 miembros llegaron a Jerusalén para «normalizar y fortalecer los lazos con Israel».

Los ciudadanos de los Emiratos Árabes Unidos que se espera que visiten Jerusalén y la Mezquita Al-Aqsa probablemente recibirán el mismo trato por parte de los palestinos. También vale la pena señalar que los palestinos han emprendido en los últimos años una campaña similar de incitación e intimidación contra los judíos que visitan el lugar.

La campaña antijudía comenzó poco después de que Abbas declarara en 2015:

«Damos la bienvenida a cada gota de sangre derramada en Jerusalén. Esto es sangre pura, sangre limpia, sangre en camino a Allah. Con la ayuda de Allah, cada Shaheed (mártir) estará en el cielo, y cada herido recibirá su recompensa. Al-Aqsa es nuestra, y la Iglesia del Santo Sepulcro es nuestra, toda nuestra. Ellos (los judíos) no tienen derecho a profanarlos con sus pies sucios y no se lo permitiremos «.

Al respaldar y alentar las protestas contra los Emiratos Árabes Unidos, Abbas y Fatah están enviando una advertencia a todos los árabes y musulmanes que quieren hacer las paces con Israel de que los palestinos no les permitirán visitar la Mezquita Al-Aqsa. Es posible que Abbas ahora tenga que actualizar su declaración de 2015 para agregar a los ciudadanos de los Emiratos Árabes Unidos a los judíos a los que ha acusado de «profanar con sus pies sucios» la mezquita.

Algunos palestinos ya han dejado en claro que tienen la intención de expulsar de la mezquita a los fieles musulmanes que visitan los Emiratos Árabes Unidos. «Nuestros hermanos en los Emiratos dejaron nuestra mezquita bendecida en las garras de la muerte», dijo Kamal Attoun, un comerciante palestino de la Ciudad Vieja de Jerusalén. Cuando se le preguntó si daría la bienvenida a los musulmanes de los Emiratos Árabes Unidos o del Golfo, Attoun dijo : «Usted ha visto cómo se ha recibido a los colaboradores de Arabia Saudita en el pasado. El mismo destino les espera a los emiratíes».

Esta advertencia muestra que los palestinos creen que tienen control exclusivo sobre el tercer sitio más sagrado del Islam y son libres de decidir quién puede visitar el sitio y quién no. Por tanto, es el momento adecuado para que árabes y musulmanes intervengan para exigir el fin de la hegemonía palestina sobre la mezquita de Al-Aqsa y otros lugares sagrados de Jerusalén.

Los palestinos han acusado a menudo a Israel de negarles el acceso a sus lugares sagrados, incluida la mezquita de Al-Aqsa. Ahora los palestinos están mostrando al mundo que son ellos los que buscan evitar que los musulmanes que creen en la paz con Israel recen en la mezquita de Al-Aqsa.

Es probable que la feroz campaña de los palestinos contra los Emiratos Árabes Unidos tensione aún más sus relaciones con otros árabes, particularmente con los estados del Golfo. La campaña también aumentará el aislamiento de los palestinos en el mundo árabe y los colocará en curso de colisión con países influyentes como Bahréin y Omán, que han acogido con satisfacción el acuerdo entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel para mantener relaciones normales. Azzam al-Ahmed, un alto funcionario de la OLP y de Fatah, afirmó que la reacción positiva de algunos países árabes al acuerdo entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel «debilita la posición palestina y es una traición a Palestina y Jerusalén».

Al manifestarse en contra de los Emiratos Árabes Unidos y otros estados del Golfo, los palestinos están repitiendo el gran error que cometieron en 1990, cuando apoyaron la invasión de Kuwait por Saddam Hussein. De los 400.000 a 450.000 palestinos que habían vivido en Kuwait antes de la invasión iraquí, unos 360.000 terminaron en Jordania. Los líderes árabes que ahora ven a los palestinos quemar las fotos del príncipe heredero Ben Zayed se dirán a sí mismos: «Después de todo el dinero y los empleos que les dimos en las últimas décadas, estos palestinos son ingratos».

Al declarar la guerra a los Emiratos Árabes Unidos, el liderazgo palestino ha optado por alinearse con aquellos que buscan la eliminación de Israel: Irán, Hamas, la Jihad Islámica Palestina y Hezbollah. El liderazgo palestino ha vuelto a demostrar su determinación de actuar en contra de los intereses de su propio pueblo, que podría haberse beneficiado del acuerdo entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel al buscar ayuda financiera de los países árabes y empleos en los estados del Golfo. Hasta hace poco, el liderazgo palestino trabajó duro para frustrar el plan de Israel de extender su soberanía a una mayor parte del país. Ahora que el plan está fuera de la mesa, al menos por un tiempo, el liderazgo palestino está dedicando sus energías a apaciguar al bando liderado por Irán que está frustrando la paz entre un país árabe e Israel.

Khaled Abu Toameh, un periodista galardonado con sede en Jerusalén, es miembro de periodismo Shillman en el Instituto Gatestone.

 

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Gatestone Institute

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.