Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves julio 7, 2022

Palestinos: cómo se ve el fracaso

Una cosa es fallarle a su gente robándoles el dinero que les envía la comunidad internacional. Pero es otro nivel de indiferencia inaceptable hacer la vista gorda ante las atrocidades cometidas contra su propio pueblo por un país árabe.


Cuando árabes como el príncipe saudí Bandar bin Sultan bin Abdul Aziz denuncian a los líderes palestinos como «fracasos», se refieren específicamente a la corrupción financiera, las divisiones entre los palestinos, la ingratitud hacia los países árabes que los apoyaron financiera y políticamente, y las muchas oportunidades perdidas para resolver el conflicto palestino-israelí.

Recientemente, sin embargo, los líderes palestinos mostraron otro de sus continuos «fracasos» cuando visitaron Siria, donde, durante los últimos nueve años, miles de palestinos han sido asesinados, heridos, desplazados, arrestados y obligados a abandonar sus hogares. Los líderes no viajaron a Siria para encontrar formas de ayudar a los palestinos que viven allí.

Esta vez, los líderes palestinos, que representan a la facción gobernante de Fatah, llegaron a Damasco durante la primera semana de octubre para conversar con los líderes de las facciones palestinas con sede en Siria sobre las formas de lograr la «unidad nacional», celebrando nuevas elecciones para la Autoridad Palestina (AP ) presidencia y parlamento (Consejo Legislativo Palestino) y «confrontar las conspiraciones israelo-estadounidenses» contra el pueblo palestino.

La delegación de Fatah fue enviada a Siria por el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, como parte de su esfuerzo por unificar a los palestinos contra Israel y los EE. UU. y  celebrar elecciones para la presidencia de la Autoridad Palestina y el PLC, que se esperaban desde hace mucho tiempo.

La delegación, encabezada por Jibril Rajoub, secretario general del Comité Central de Fatah, ignoró por completo la difícil situación de los palestinos en Siria durante su estancia en Damasco.

Rajoub y su delegación ni siquiera plantearon el tema con el viceministro de Relaciones Exteriores sirio, Faisal Mekdad, cuando se reunieron con él el 6 de octubre. En cambio, Rajoub elogió al gobierno sirio por su éxito en «lograr seguridad y estabilidad» y expresó su esperanza de que los sirios sería capaz de «erradicar el terrorismo en todas las partes de Siria».

Una vez más, la delegación palestina no tuvo nada que decir sobre el sufrimiento de los palestinos en Siria cuando sus miembros se reunieron con líderes de la Jihad Islámica Palestina respaldada por Irán y otros grupos radicales palestinos como As-Saiqa, Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP ), Frente Democrático para la Liberación de Palestina (FDLP) y Frente Popular-Comando General.

Vale la pena señalar que estas facciones con base en Siria se oponen totalmente a cualquier proceso de paz con Israel, no reconocen el derecho de Israel a existir y están comprometidas con la «lucha armada» para destruir a Israel. Algunas de estas facciones, especialmente el Comando General del Frente Popular, encabezado por Ahmed Jibril, han estado involucradas en las atrocidades de las autoridades sirias contra los palestinos en Siria desde el comienzo de la guerra civil en ese país en 2011.

Los grupos con base en Siria pertenecen al campo «rechazo» palestino, que ha rechazado los Acuerdos de Oslo firmados entre Israel y la OLP en 1993 y 1995. ¿Es Abbas tan ingenuo para suponer que el sector de «rechazo» aceptaría participar en las elecciones palestinas? ¿Se opone tan vehementemente a los Acuerdos de Oslo? Estas facciones no se preocupan por las elecciones. No les importan los planes de paz. No les importa la «unidad» entre la facción Fatah de Abbas y Hamas. Los impulsa un objetivo: perpetrar ataques terroristas contra Israel y matar a tantos judíos como sea posible.

Si las facciones palestinas no se preocupan por el sufrimiento de su propia gente en Siria, ¿Qué hace pensar a Abbas que les importaría el bienestar de los palestinos en Cisjordania o la Franja de Gaza?

Durante sus discusiones en Damasco, los líderes de las facciones palestinas no dijeron una palabra sobre los 4.048 palestinos muertos durante la guerra civil en Siria. No mencionaron a los 1.800 palestinos que languidecieron en las cárceles y centros de detención del gobierno sirio durante muchos años. Los líderes de las facciones palestinas no tenían nada que decir sobre los 620 palestinos que murieron como resultado de la tortura mientras estaban detenidos en Siria. Por supuesto, también optaron por ignorar los llamamientos de las familias y parientes de 333 palestinos que han desaparecido en Siria durante la guerra civil.

Huelga decir que los líderes de las facciones palestinas no se enteraron del caso de Shadi Amareen, un palestino de la ciudad siria de Duma, que murió bajo tortura el 11 de octubre mientras se encontraba bajo custodia siria. Amareen, según su familia, fue arrestado por las fuerzas de seguridad sirias hace cuatro años por razones desconocidas.

Algunos pueden argumentar que los líderes de las facciones palestinas tienen miedo a plantear la cuestión de las atrocidades contra su pueblo traiga represalias por parte del régimen de Bashar Assad. Saben que en el momento en que se pronuncien contra los crímenes de los sirios a los palestinos, firmarán sus propias órdenes de ejecución.

Los líderes de las facciones palestinas también saben que si alienan al régimen de Assad, serían afortunados si solo fueran encarcelados junto con los cientos de palestinos que ya están retenidos por los sirios. Si fueran desafortunados, estos líderes se sumarían a la estadística de más de 4.000 palestinos muertos en Siria durante los últimos nueve años.

Una cosa es fallarle a su gente robándoles el dinero que les envía la comunidad internacional. Pero es otro nivel de indiferencia inaceptable hacer la vista gorda ante las atrocidades cometidas contra su propio pueblo por un país árabe.

Para las familias de los palestinos asesinados en Siria, la celebración de nuevas elecciones no los compensará ni consolará por la pérdida de sus seres queridos. Del mismo modo, a los 1.800 palestinos detenidos en las cárceles sirias no les importa lo más mínimo las elecciones o el rechazo del plan de paz del presidente estadounidense Donald Trump para el Medio Oriente, que ha sido condenado enérgicamente por Abbas y todos los líderes de las facciones palestinas.

Al elogiar al gobierno sirio por «lograr seguridad y estabilidad», los líderes de Fatah en realidad están enviando el mensaje a Assad  que puede seguir matando, encarcelando y torturando a miles de palestinos.

Al celebrar reuniones en Damasco sin discutir cómo ayudar a su pueblo atribulado en Siria, los líderes palestinos están enviando el mensaje de que frustrar los planes de paz y condenar a los árabes por hacer la paz con Israel tiene prioridad sobre la seguridad de su pueblo. En resumen, esta visita marca otro «fracaso» estrella del liderazgo palestino.

Khaled Abu Toameh, periodista galardonado con sede en Jerusalén, es miembro de periodismo Shillman en el Instituto Gatestone.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Gatestone Institute

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.