Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo agosto 7, 2022

La ‘Primavera Árabe’ una década después

Los 10 años de las revueltas desatadas en 2010 han llevado a muchos países árabes al borde del abismo. Lo peor puede estar por venir si la administración de Biden toma las medidas previstas en interés de Irán.


El 17 de diciembre de 2010, en una pequeña ciudad provincial de Túnez, un joven llamado Muhammad Bouazizi se prendió fuego en protesta por una bofetada que había recibido de una mujer policía por poner en marcha un vegetal no autorizado al hacer un esfuerzo por ganarse la vida. Sus amigos lanzaron manifestaciones contra el gobierno corrupto del presidente Zine Abidine Ben Ali, y esas protestas se extendieron rápidamente a Túnez, la capital.

Al Jazeera transmitió las manifestaciones a través de las ondas de radio sin parar, lo que llevó a más y más tunecinos a unirse a ellos en una marea creciente. Después de aproximadamente un mes de protestas masivas, el presidente huyó con su esposa e hijos al exilio político en Arabia Saudita.

A partir de enero de 2011, las manifestaciones se extendieron a Egipto, Yemen, Libia, Siria, Bahréin, Argelia, Jordania, Marruecos, Irak, Sudán, Kuwait, Líbano, Mauritania e incluso Arabia Saudita y Omán. En la mayoría de estos estados, disminuyeron o fueron reprimidos a través de una intervención extranjera como la de Arabia Saudita en Bahrein. En Siria, Libia y Yemen, sin embargo, la sangrienta lucha interna ha continuado hasta el día de hoy, mientras atrae la intervención extranjera armada.

Egipto ha sufrido importantes cambios de régimen, incluido un año de gobierno de la Hermandad Musulmana, y estos cambios afectaron aún más a la ya debilitada economía. Túnez ha vacilado entre fuerzas cívicas opuestas, desde el islam político hasta el liberalismo europeo.

 

Al principio, el principal objetivo de los manifestantes era acabar con la opresión y corrupción de los regímenes reinantes, el desempleo, la pobreza, la ignorancia, la marginación social y el desprecio generalizado que las autoridades estatales mostraban a sus ciudadanos. La amarga realidad en la mayoría de los estados árabes contrasta fuertemente con la situación en las monarquías del Golfo, Europa y América, a las que ahora están expuestas las masas, gracias a los medios de comunicación, los canales de satélite y las redes sociales, sobre todo Facebook.

Al Jazeera , que se lanzó a finales de 1996, se había convertido en un medio de comunicación yihadista que representaba a los Hermanos Musulmanes, y difundió el fervor de las manifestaciones y la revuelta contra las autoridades de un país a otro. El mundo árabe a finales de 2010 era como un polvorín con chispas de iluminación de Al Jazeera a su alrededor. Bouazizi fue la chispa que encendió a las masas.

Los países que habían estado a la vanguardia del panarabismo durante muchos años —Siria, Libia e Irak (donde comenzó la agitación en 2003) — descendieron a la guerra civil y sus poblaciones heterogéneas todavía luchan por sobrevivir hasta el día de hoy. La Liga Árabe, la organización que solía representar a la «nación árabe» ante el mundo, mientras desempeñaba un papel conciliador y mediador dentro del dominio árabe, ha caído en una parálisis total.

Cuando los regímenes dejan de ser efectivos y prevalece la anarquía, quien consigue huir lo hace lo más rápido posible. Millones de árabes han emigrado a cualquier país del mundo que los acoja. Personas con educación universitaria, académicos, ingenieros, médicos y personas de profesiones liberales se fueron al extranjero en busca de entornos tranquilos y seguros para ellos y sus familias. Millones de emigrantes fueron a Turquía, Europa y otros lugares, dejando a sus países de origen sin la capacidad de reconstruirse.

Al mismo tiempo, los actores más peligrosos, aquellos que habían sido subyugados pero estaban esperando una oportunidad para salir a la superficie, ahora salieron a la vista: a saber, las organizaciones islámicas radicales engendradas por las madrazas de los Hermanos Musulmanes, particularmente al-Qaeda y sus ramificaciones. Ganaron legitimidad para sí mismos al luchar sin piedad —es decir, librando la yihad contra— los regímenes crueles y corruptos.

En 2014, lograron un objetivo importante al establecer el Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS). Este estado sembró el miedo en todo el mundo con horribles formas de asesinato y dio lugar a un consenso internacional sobre la necesidad de una intervención extranjera, en particular por parte de Rusia y Estados Unidos. La demolición de ISIS, sin embargo, no erradicó la ideología radical en en que se basó; en cambio, esa ideología simplemente buscó nuevos pastos. Ahora está vivo y matando en el Sinaí, Argelia, África, Europa y en todos los lugares donde huyeron los terroristas de ISIS. De vez en cuando monta ataques terroristas. Recientemente, vimos cuchillos ISIS en acción en Francia.

Los grandes perdedores de la “Primavera Árabe” son las masas desafortunadas que salieron a las calles con demandas totalmente justificadas, pero encontraron una fuerza brutal y el silencio ensordecedor de la apatía internacional hacia el derramamiento de sangre desenfrenado. La hipocresía desnuda del Consejo de Derechos Humanos de la ONU quedó al descubierto cuando otorgó escaños precisamente a los estados acusados ​​de violaciones masivas de derechos humanos.

Las tragedias de la “Primavera Árabe” convirtieron el problema palestino en un tema marginal. Muchos políticos árabes entienden que este problema no avanza hacia una solución, principalmente porque Israel no se está sometiendo a la narrativa inventada por los grupos terroristas, desde Fatah y las organizaciones del “Frente” hasta Hamas y la Jihad Islámica. 

En Arabia Saudita incluso se ha afirmado que la mezquita de al-Aqsa mencionada en el Corán estaba en la Península Arábiga y no en Jerusalén, lo que puso patas arriba los reclamos religiosos palestinos de propiedad del tercer santuario más sagrado del Islam y, por implicación, de Jerusalén y Palestina .

Los grandes ganadores de la «Primavera Árabe» son los estados de la Península Arábiga (aparte de Yemen) que escaparon a su peor parte. Los países que hasta hace una década estaban al margen del mundo árabe, muy alejados del foco de la política regional e internacional, son ahora actores clave en la política internacional de Oriente Medio.

Los levantamientos de Oriente Medio han permitido a fuerzas no árabes, tanto periféricas como extranjeras, penetrar en la región a voluntad. Rusia rescató al régimen de Assad en Siria a cambio de apoderarse de la parte occidental del país y de los enormes depósitos de gas natural en el lecho marino del Mediterráneo que pertenecen a Siria. Irán, a través de sus representantes y fuerzas expedicionarias, ha ganado el control de Irak, Siria central y oriental, Líbano, Yemen y Gaza. La Turquía del presidente turco Recep Tayyip Erdogan está asumiendo el control de partes de Siria y Libia. Mientras tanto, Israel —que en el pasado fue descrito como un “cuchillo en el corazón de la nación árabe” – sigue alargando la lista de estados árabes que han aceptado su existencia, la han reconocido y han hecho las paces con ella.

Etiopía se siente lo suficientemente fuerte en relación con Egipto que ha construido una presa en el Nilo que podría causar una devastadora escasez de agua para los 100 millones de habitantes de Egipto. Sudán se ha dividido en dos países, Sudán del Sur y Sudán, y ese proceso podría continuar más allá de Sudán en otros estados árabes.

Los 10 años de la “Primavera Árabe”, el último de los cuales es el año del COVID-19, han llevado a muchos países árabes al borde del abismo. La escasez de alimentos, las guerras interminables en Libia, Siria, Irak y Yemen, la expansión iraní y la apatía mundial han empeorado la angustia de Oriente Medio.

Lo peor de todo se avecina en un futuro cercano: la administración entrante de Estados Unidos, que tiene como objetivo volver al acuerdo nuclear de 2015 y levantar las sanciones a Irán. Esos pasos mejorarán la capacidad de Teherán para interferir en los países árabes y sembrar la muerte y la destrucción. Un resultado bien podría ser un aumento adicional de la emigración (o, más exactamente, la huida) de millones de habitantes del Medio Oriente a nuevos países donde pueden reconstruir vidas que fueron destruidas por la «Primavera Árabe».

En resumen, tan grande como las esperanzas que acompañaron a la “Primavera Árabe” en sus inicios es la desilusión que ha dejado a su paso.

 

***El teniente coronel (res.) Dr. Mordechai Kedar es investigador asociado senior en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos. Se desempeñó durante 25 años en inteligencia militar de las FDI especializándose en Siria, discurso político árabe, medios de comunicación árabes, grupos islámicos y árabes israelíes, y es un experto en la Hermandad Musulmana y otros grupos islamistas.

Este artículo, una versión editada de un artículo que apareció en Makor Rishon el 11 de diciembre de 2020, fue publicado por primera vez por el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos .

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

 
Comentarios

No habrá «primavera» para el mundo árabe, sino estado de hibernacion permanente en tanto persistan en él atavísmos del pasado, y no dé un paso al frente a la hora de separar el ámbito religioso que tanto péso sigue teniendo en él, de aspectos estrictamente politicos, educativos sociales y judiciales, algo que a dia de hoy, no se avísta por ningun lado …
Asi pues, todas aquellas espectativas de apertura que tantos creyeron ver entonces, coincidiendo con la caida de Mubarak y Gaddafi, se antojan años despues a la luz de la realidad, pueriles y sin fundamento …
El islam deberá pues, proceder a hacer su particular «aggiornamiento» ya que en tanto el tal no se prodúzca, seguirá siendo un obstaculo insalvable para el proceso de democratizacion tan necesario en todos esos paises …la «shariá» no puede seguir siendo , una referencia inexcusable en la aplicacion de la justicia, la educacion de los escolares, las decisiones politicas, o las tendencias sociales …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.