Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes octubre 22, 2021

Cobertura del conflicto árabe-israelí: Tanta atención, para callar tanto


Tanta atención puesta en “El Conflicto” – por lo que se desprende de la mucha atención, del mucho énfasis; incluso más importante que el conflicto en Siria, sí señor –, para callar tanto. Tanta atención, para no lograr entender el mensaje claro, cristalino, del liderazgo palestino.

En este caso, era un miembro del la “oficina política” del grupo terrorista Hamás quien decía lo que siempre dicen, pero que la mayoría de los medios de comunicación en español se empeñan o bien en silenciar, o, de tanto en tanto, de explicarle a la audiencia que en realidad cuando dicen lo que dice, esos líderes quieren decir algo distinto, casi opuesto.

Según daba a conocer MEMRI, el 12 de diciembre de 2020, Fathi Hamad, un alto cargo de Hamás, dijo, en una entrevista en el canal Al-Aqsa (de Hamás), en Gaza, que “una vez que el ‘monstruoso’ estado de Israel esté aniquilado, se acabará toda la corrupción, belicismo y robo en el mundo”. Y señaló que cualquier acuerdo de paz o reconciliación permanente contradice la ideología y la agenda de Hamás.

Hamad – que fue “ministro de Interior y seguridad nacional de Gaza” entre 2009 y 2014 – decía lo que todos saben. Incluso quienes, de manera cómplice, hacen de cuenta que no se enteran, y que así limpian la imagen del grupo terrorista palestino de cara a sus audiencias.

El mismo Fathi Hamad que en un discurso transmitido por el canal de televisión Al-Aqsa (MEMRI) en febrero de 2008 reconocía, o, más bien, se vanagloriaba de que:

“[Los enemigos de Alá] no saben que el pueblo palestino ha desarrollado sus [métodos] de muerte y de búsqueda-de-la-muertePara el pueblo palestino, la muerte se ha convertido en una industria en la cual, las mujeres sobresalen, de la misma manera que todos los que viven en esta tierra. Los ancianos sobresalen en ello, lo mismo que los mujahideen y los niñosEs por esto que hemos formado escudos humanos de mujeres, niños y ancianos y mujahideen, para desafiar la máquina de bombardeo sionista. Es como si le estuviesen diciendo al enemigo sionista: ‘Deseamos la muerte como tú deseas la vida’”.

Ni entonces ni ahora los medios en español se dieron por enterados.

Tanta atención puesta en “El Conflicto” para acallar algo tan relevante, termina por ser mucha atención puesta en un único actor: Israel. Un interés que se traduce en un retrato, si no siempre, demasiado asiduamente negativo de este estado.

Sólo unos días después (14/12/2020) de estas declaraciones, el grupo terrorista emitió un comunicado con motivo del 33º aniversario de su fundación, en el que prometía continuar la lucha contra Israel “hasta la liberación de Palestina, desde el mar [Mediterráneo] hasta el río [Jordán]”. Es decir, eliminar a Israel.

Alto y claro: la causa del conflicto es la propia existencia del estado judío.

Lo mismo han dejado en claro los líderes palestinos en Cisjordania. Tanto en los textos fundacionales de sus dos organizaciones más importantes como en declaraciones dirigidas al público árabe. Y se han encontrado con el mismo benévolo silencio encubridor mediático.

Tanta atención, después de todo, va a terminar siendo obsesión: la del activista, la del complaciente, la del profundo desconocedor de lo que aborda. De una u otra manera, el lector, el oyente, el televidente, reciben un material que está viciado de equivocaciones (voluntarias – por omisión o por acción -, o involuntarias – aunque llamativamente siempre en el mismo sentido). El resultado es que se cambia el significado del conflicto: sus causas, sus responsabilidades.
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.