Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles abril 21, 2021
donativo

El lanzamiento de la vacuna inspira a los judíos a trasladarse a Israel y a los israelíes a regresar

Israel luce más atractivo que nunca como lugar para vivir.


La crisis del coronavirus ha logrado lo que décadas de campañas publicitarias gubernamentales no lograron: ha traído de regreso a cientos de miles de israelíes del extranjero y ha hecho que el país sea más atractivo como hogar para los judíos estadounidenses.

Hasta julio, más de 190.000 israelíes habían regresado a Israel desde el extranjero, incluidos más de 6.000 que habían estado fuera del país durante más de medio año, según datos publicados por el Ministerio de Relaciones Exteriores. Muchos de los que regresaron a principios de la pandemia eran israelíes que trabajaban en China, donde se sintieron por primera vez los efectos del virus. Las embajadas y consulados israelíes en el extranjero han emitido aproximadamente 10,000 documentos de viaje, incluida la emisión de nuevos pasaportes (a menudo para hijos de israelíes nacidos en el extranjero que aún no habían estado en Israel) y la renovación y extensión de pasaportes para los israelíes que planean regresar desde el comienzo de la pandemia.

Si bien Israel ha tenido sus desafíos para manejar la pandemia, todavía tiene una tasa de mortalidad por la enfermedad notablemente más baja que la de muchos países del mundo donde los israelíes tienden a vivir, en particular los EE. UU., que ha tenido más de 1,000 muertes por cada millón de personas, a diferencia de Israel, con 370 muertes por millón. Las áreas donde viven muchos israelíes, incluidas ciudades como Nueva York, se han visto particularmente afectadas. Por ejemplo, ha habido más de 7.700 muertes solo en el distrito de Brooklyn desde que comenzó la pandemia, muchas de ellas en la comunidad judía.  

Y ahora, con la campaña de vacunación en Israel llevando la vacuna Pfizer a más de un millón de israelíes en menos de dos semanas, Israel parece más atractivo que nunca como lugar para vivir, tanto para los israelíes que han estado viviendo en el extranjero como para los judíos estadounidenses que están pensando en mudarse a Israel.

«No tenemos idea de cuándo nos vamos a vacunar», dijo la neoyorquina Shira Dicker, escritora independiente y consultora de relaciones públicas. Aunque ella tiene 60 años, su esposo 71 y tienen un seguro privado, «Simplemente no lo sabemos». Recientemente, alguien a quien ella llama «amiga nominal» se le acercó con una sugerencia sobre «cómo podrían saltar la línea» para vacunarse, una oferta que ella llama «sórdida» pero que ella ve como una señal de los tiempos, siguiendo el escándalo de vacunas fraudulentas de ParCare en Nueva York.

La hermana de Dicker, Adina Feldman, es una cantante muy conocida en Israel, y Dicker y su familia han pasado tres años en Israel en diferentes momentos, así que aunque no tienen la ciudadanía israelí, «hacer aliá siempre ha sido un pensamiento constante».

Tiene muchos amigos que están pensando seriamente en mudarse a Israel y algunos que realmente están haciendo el cambio ahora, dijo, aunque finalmente decidió que no era práctico para su familia en este momento.

 

Pero desde que comenzó la pandemia, Dicker dijo: «Me consumió la creencia, que se confirmó,  que Israel era el lugar más seguro para estar durante la pandemia». Ella y su familia quedaron particularmente impresionados por cómo Israel manejó la primera ola y el cierre y ahora el lanzamiento de la vacuna.

«No soy ciego al comportamiento de algunos israelíes durante la pandemia , que no estaban siguiendo las reglas», dijo. Pero al ver a sus amigos en Israel vacunarse y comparar el lanzamiento de vacunas de Israel, el más rápido del mundo, con la gestión de la crisis en los EE. UU., dijo: “Veo a mis amigos vacunándose en Israel y me siento como el niño que consiguió un par de calcetines en Hanukkah y los niños del otro lado de la calle consiguieron un cachorro «.

Si Dicker y su familia llegaran a Israel como nuevos inmigrantes, serían admitidos inmediatamente en uno de los cuatro fondos de salud del país. Para los residentes que regresan, el proceso es más complicado. Los ciudadanos israelíes que han vivido en el extranjero durante años y no han cumplido con sus pagos de seguridad social israelíes, como muchos no lo han hecho, deben pagar 12.000 NIS y luego pueden unirse a los fondos de salud cuando regresen, según un portavoz de uno de los fondos de salud.

Solly Boussidan, un periodista de Sao Paolo que nació en Brasil y tiene la ciudadanía israelí a través de su padre israelí / francés, ha considerado venir a Israel para vacunarse, al igual que algunos de sus amigos israelíes que viven en el extranjero. Su «impulso principal» para regresar a Israel en este momento sería «el hecho de que Israel está usando el jab de Pfizer», ya que cree que Brasil, que siente que está «arruinando» el lanzamiento de la vacuna, tiene más probabilidades de obtener el AstraZeneca vacuna, que no puede tomar por razones de salud.

Una de las razones por las que Aliya Slepkov-Dror, una israelí que ha trabajado en el mundo judío sin fines de lucro en Los Ángeles durante 15 años, regresó a Israel el verano pasado con ella y su esposo, Pini Dror, que trabaja en turismo, fue el coronavirus.

“Siempre supimos que queríamos volver”, dijo. Pero los eventos de este año les dieron el empujón que necesitaban para dar el paso, en particular las protestas de Los Ángeles Black Lives Matter, que tuvieron lugar justo en la puerta de su casa – «Nos despertamos con una escena de guerra» – así como el coronavirus.

Si bien ella y su esposo no están preocupados por ellos mismos, la idea de que sus padres puedan enfermarse de coronavirus es aleccionadora. “La pandemia nos ha enseñado que la vida es preciosa y que puede pasar cualquier cosa”, dijo.

 

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

The Jerusalem Post

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.