Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles diciembre 8, 2021

SHEMOT 5781


B’H

Éxodo 1:1-6:1

Los Hijos de Israel se multiplican en Egipto. Amenazado por la creciente cantidad de Israelitas, el Faraón los esclaviza y ordena a las parteras hebreas Shifra y Pua, matar a todos los varones que nazcan. Cuando ellas no cumplen, manda a su propia gente a arrojar a los bebes hebreos al Nilo.

Iojeved, la hija de Levi, y su marido Amram tienen un hijo. El niño es colocado en un canasto en el río, mientras su hermana, Miriam, observa desde lejos. La hija del Faraón descubre al niño, lo cría como propio y lo llama Moshé.

Ya de joven, Moshé deja el palacio y descubre las dificultades de sus hermanos. Ve a un egipcio golpeando a un hebreo y mata al egipcio. Al día siguiente ve dos judíos peleando entre ellos; cuando los advierte, éstos revelan lo que Moshé hizo el día anterior, por lo que se ve forzado a huir de Egipto hacia Midián. Allí rescata a las hijas de Itró, se casa con una de ellas – Tzipora, y se vuelve el pastor del ganado de su suegro.

Di-s se aparece a Moshé en una zarza ardiente al pie del Monte Sinaí, y le ordena ir hacia el Faraón y exigirle: «Deja ir a mi pueblo, para que Me sirvan». Aarón, el hermano de Moshé, es designado como su portavoz. En Egipto, Moshé y Aarón reúnen a los ancianos del pueblo de Israel para decirles que el tiempo de la redención llegó. La gente les cree; pero el Faraón se niega a dejarlos ir, además intensificando el sufrimiento del pueblo.

Moshé retorna hacia Di-s y protesta: «¿Por qué has hecho el mal con esta gente?». Di-s le promete que la redención está cercana

 

DESCONOCIMIENTO CONSTANTE

8 Un nuevo rey, que no sabía de Iosef, tomó el poder en Egipto. (Éxodo 1:8)

 

A lo largo de su milenaria historia el pueblo judío ha contribuido al progreso de los países que lo han albergado durante su exilio. España, Polonia, Alemania, Francia. En todos ellos el judío ha dejado su huella, tanto a nivel comercial, como científico, político y artístico. Pero no importa cuánto se haya esforzado, no importa cuán identificado se ha sentido con esos países, siempre surge un “nuevo rey que no sabía de Iosef”, y entonces se producen los ataques, la discriminación, las expulsiones y las masacres, y todo ese esfuerzo puesto por el judío para que ese país progrese queda en la nada.

 

Por nombre y número

Por Itzjak Meir Kagan

«Estos son los nombres de los hijos de Israel que vinieron a Egipto: Reubén, Shimón…» (Éxodo 1:1).

El famoso comentarista Rashi escribe: «A pesar que Di-s ya los enumeró por nombre cuando vivían, los enumera nuevamente a su muerte para expresar el amor de Di-s por ellos, pues ellos son comparados con las estrellas que Él las saca y recoge por nombre y número, como está dicho: ‘Él saca sus ejércitos por número, Él las llama por nombre'».

Israel es comparado a las estrellas.

Cada estrella tiene dos aspectos diferentes. Está la cualidad común a todas las estrellas —la importancia y grandeza de cada estrella como estrella. Esto amerita que sean mencionadas por número, porque las cosas preciosas e importantes son contadas cuidadosamente. Sacando las estrellas «por número» muestra lo precioso de todas las estrellas, pero no expresa las características individuales de cada estrella particular. Esto encuentra expresión en el nombre de la estrella: las cualidades que distinguen una estrella de otra, las propiedades que posee cada estrella que son únicamente de ella sola, la influencia particular que ejerce en el cosmos diferente de las otras estrellas —todo eso amerita que cada una sea llamada por su propio nombre, como declara el profeta, «Di-s las llama por nombre».

Es evidente entonces que «nombre» y «número», a pesar que ambos indican importancia, expresan dos —y a menudo contradictorios —aspectos del objeto numerado y nombrado. Número expresa ese aspecto común a todas las cosas enumeradas. Si varios objetos son contados juntos es a causa del elemento común que comparten (objetos que no comparten un factor común no pueden ser contados juntos). Por el otro lado, el nombre expresa esa cualidad por la cual se diferencia el objeto, separado y diferente de otro objeto, por la que cada uno tiene un nombre diferente.

Israel también posee los dos aspectos: Está la esencia del judío, la «parte de Di-s en lo alto», poseída por cada judío como judío; el Todopoderoso hace conocer este cariño al mencionar a los hijos de Jacob por número. Al enumerar Di-s a los judíos por nombre, por el otro lado, expresa Su amor por cada individuo como un alma separada, distinta y única, con cualidades que no comparte con otra. (www.es.chabad.org)

FACEBOOK: bit.ly/2NPF3YF

YOUTUBE: bit.ly/2OV485i

 

 
Comentarios

Cuando se alude al pueblo judio, como pueblo de D-, conviene no olvidar que tal eleccion no se substancia en la pertenencia a un linaje segun la sangre, sino con arreglo a la obedencia a unos principios …la descendencia de Abraham heredera de las bendiciones prometidas al patriarca, obedece unicamente a criteros espirituales y de fé …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.